INTERNACIONAL
19/04/2019 11:58 CEST | Actualizado 19/04/2019 12:01 CEST

Muere una periodista por disparos en Irlanda del Norte en una acción "terrorista"

Un viejo fantasma del pasado, el de la violencia, irrumpe de pronto en Londonderry: “es probable que el Nuevo IRA esté detrás”.

EFE
La periodista Lyra McKee posa a las puertas del Sunflower Bar en Belfast, en una imagen de 2017. 

Una periodista de 29 años falleció a consecuencia de heridas de bala durante una serie de disturbios ocurridos en la noche del jueves en Londonderry (Irlanda del Norte) en unos hechos que la policía está tratando hoy como “terrorismo”.

La policía de Irlanda del Norte ya ha abierto una investigación por asesinato y apuntó este viernes a disidentes republicanos como posibles autores de la muerte de la reportera Lyra McKee.

El inspector jefe adjunto del cuerpo policial de Irlanda del Norte, Mark Hamilton, indicó este viernes en una rueda de prensa que “es probable que el Nuevo IRA esté detrás” de ese fallecimiento.

El suceso se produjo durante una noche de actos violentos en el área de Creggan, en la ciudad de Derry, en la que también se produjeron lanzamientos de bombas de gasolina contra vehículos policiales, tras una serie de redadas acometidas en la zona.

Hamilton dijo que sobre las 23.00 GMT de la noche del jueves -una hora más en la España peninsular-, “un pistolero apareció (en esa zona) y comenzó a disparar contra la policía”. “Lyra McKee, una joven de 29 años, resultó herida. Fue sacada de la zona en un coche policial hasta el hospital Altnagelvin pero desafortunadamente, falleció”, agregó.

“Creemos que esto es un acto terrorista, creemos que ha sido perpetrado por disidentes republicanos violentos; nuestra valoración en este momento es que es probable que el Nuevo IRA esté detrás y esto constituye nuestra primera línea de investigación”, afirmó.

Durante las redadas policiales, los agentes buscaban armas de fuego que pudieran ser empleadas durante el periodo festivo de Semana Santa, desveló el agente, que indicó que anoche se arrojaron más de 50 bombas de gasolina contra la policía y se incendiaron dos vehículos policiales en esos disturbios.

Otra reportera que se encontraba en la zona, Leona O’Neill, indicó que vio cómo un pistolero “apareció por una esquina y empezó a disparar de manera indiscriminada hacia las patrullas policiales”. Esa misma fuente añadió que en ese lugar “había varias viviendas con familias, y todas salieron a la calle a ver qué estaba ocurriendo”.

Al parecer, McKee, natural de Belfast, no se encontraba en ese vecindario trabajando en el momento en que fue disparada.

Según reveló Hamilton en la rueda de prensa, la reportera fallecida se había mudado a Derry recientemente para vivir con su pareja y se encontraba preparando un nuevo libro, cuya publicación estaba prevista para 2020.

Una promesa

La periodista, que en 2016 fue incluida dentro de la lista de 30 periodistas menores de 30 años elegidos por la revista Forbes, trabajaba actualmente como editora para el portal de noticias con sede en California Mediagazer.

La ministra para Irlanda del Norte, Karen Bradley, se mostró hoy “profundamente en ‘shock’ y entristecida” por los acontecimientos. “Aquellos responsables de la violencia de anoche no tienen nada que ofrecerle a nadie en Irlanda del Norte. Sus acciones intolerables son rechazadas por una mayoría abrumadora de personas que quieren construir un futuro pacífico y más próspero para todos en Irlanda del Norte”, remarcó.

Por su parte, el número dos del opositor Partido Laborista, Tom Watson, apuntó en su cuenta de Twitter: “Otra pérdida sin sentido de una vida joven. Hoy es un día muy triste”. 

PULEVA PARA EL HUFFPOST