Rusia confirma un ataque contra una fábrica de misiles en Kiev

El Kremlin ha asegurado este viernes que "aumentará" la ofensiva contra la capital ucraniana tras el ataque de Briansk
Efectivos ucranianos se movilizan en un vehículo blindado donde había una posición rusa que fue derrotada, el jueves 31 de marzo de 2022, en las afueras de Kiev, Ucrania.
Efectivos ucranianos se movilizan en un vehículo blindado donde había una posición rusa que fue derrotada, el jueves 31 de marzo de 2022, en las afueras de Kiev, Ucrania.
AP Foto/Vadim Ghirda

El Ministerio de Defensa de Rusia ha informado este viernes de un ataque contra una fábrica de misiles de Kiev, tras intensificar su plan de acción militar en la capital de Ucrania un día después de que las tropas de Volodímir Zelenski hundieran el buque insignia ruso Moskva.

El portavoz de Defensa ruso, Igor Konashenkov, ha revelado que “los misiles navales de largo alcance Kalibr alcanzaron un emplazamiento militar en los alrededores de Kiev”. “El ataque en la planta de Zhulyany Vizar destruyó una cadena de fabricación de misiles de largo alcance antiaéreos y antibuques”, ha añadido.

Según el Ministerio de Defensa ruso, han quedado destruidos una planta de construcción de maquinaria, talleres para la producción y reparación de sistemas de misiles antiaéreos de largo y mediano alcance y misiles antibuque.

Rusia “aumentará” la ofensiva contra Kiev

El ataque se ha producido el mismo día en el que el departamento ruso de Vladimir Putin ha asegurado que “aumentará” la cantidad y el grado de la ofensiva contra la capital de Ucrania, Kiev, en respuesta a un presunto ataque llevado a cabo por la fuerzas ucranianas en la localidad rusa de Klimovo, en la región de Briansk.

Según ha detallado el portavoz de la cartera de Defensa rusa, los sistemas de defensa antiaérea rusos han derribado el helicóptero Mi-8 ucraniano responsable del ataque, que tuvo lugar el jueves, ha recogido la agencia de noticias rusa TASS.

Por otro lado, las autoridades de la provincia de Briansk han introducido un estado de emergencia en Klimovo a raíz del ataque, según ha confirmado el gobernador provincial, Alexander Bogomaz, en declaraciones a la televisión rusa.

Según Bogomaz, las autoridades quieren “brindar toda la asistencia necesaria” para restaurar las casas afectadas, ha informado la agencia de noticias Interfax. El Ministerio de Salud ruso ha informado de que ocho personas resultaron heridas como consecuencia del bombardeo, incluido un menor de casi dos años.

Las autoridades ucranianas han negado haber perpetrado el ataque. El Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) ha acusado este viernes a Rusia de disparar contra su propio territorio y culpar a Ucrania, en base a unas conversaciones telefónicas interceptadas. “Esto se hace para provocar”, puede oírse en la conversación, atribuida a efectivos rusos y recogida por la agencia de noticias ucraniana Ukrinform.

La Inteligencia de Ucrania avisó el martes de que los servicios especiales de Rusia planean llevar a cabo ataques terroristas en su propio territorio para “agitar” a la ciudadanía e “inyectar histeria antiucraniana”.

Estos ataques se concentrarían sobre viviendas, hospitales y escuelas y, tras ellos, acusarían a las Fuerzas Armadas de Ucrania y a los batallones de voluntarios de “atrocidades”.

Cadáveres en la estación tras el bombardeo

Matanza de civiles en la estación de Kramatorsk