Noche en calma: Israel y la Yihad Islámica firman alto el fuego tras 44 muertos en Gaza

Hay 15 niños entre las víctimas mortales y 360 heridos. Tel Aviv promete flexibilizar el cerco y la liberación de un miembro de la milicia, encarcelado actualmente.
|

Israel y la Yihad Islámica Palestina (YIP) alcanzaron en la noche de ayer un acuerdo de alto el fuego mediado por Egipto que puso fin a una escalada de violencia de tres días que ha dejado al menos 44 muertos palestinos, entre ellos 15 niños, y más de 360 heridos.

El acuerdo entró en vigor este domingo a las 23:30 hora local (una hora por delante de la hora de Madrid), aunque fue seguido por el lanzamiento de una última serie de cohetes desde la Franja de Gaza. Pocos minutos antes de la hora marcada también se registraron intercambios de fuego.

Tras mantenerse la calma al menos por ahora, se espera que este acuerdo marque el final de tres sangrientas jornadas de intercambios de fuego, iniciadas el viernes por una “ofensiva preventiva” israelí en Gaza.

“Durante la noche, realizamos evaluaciones respecto a los próximos pasos que se tomarán para un regreso gradual a la rutina, mientras nos mantenemos alerta y preparados para cualquier cambio en la situación actual”, señaló hoy el Ejército israelí en un comunicado. Por otra parte, se anunció la reapertura hoy de los cruces fronterizos entre Israel y Gaza, tanto de personas como de bienes, y con “fines humanitarios”.

Según el COGAT, organismo militar israelí que regula los asuntos civiles en los territorios palestinos, “la futura apertura de los cruces y el regreso completo a la rutina será posible tras nuevas evaluaciones de la situación y siempre que se garantice la seguridad en el área”.

La reapertura de los cruces fronterizos permitirá, entre otras cosas, el ingreso a Gaza de ayuda humanitaria y del combustible necesario para reactivar la única central eléctrica del enclave. Esta debió interrumpir sus operaciones el sábado por falta de combustible, dejando a los residentes de la Franja con tan solo cuatro horas de energía eléctrica al día y amenazando con la interrupción de servicios básicos como la atención médica.

Las negociaciones

Después de múltiples intentos fallidos, las negociaciones de un cese de hostilidades llegaron a buen puerto con la visita ayer de una delegación egipcia a la Franja, donde se ultimaron los detalles.

De esta manera, Egipto vuelve a tener un rol decisivo como interlocutor entre Israel y las milicias palestinas, al igual que en ocasiones pasadas, como durante la escalada bélica de mayo del año pasado.

El Ministerio de Sanidad de Gaza ha precisado que entre las 44 víctimas mortales de estos tres días hay 15 niños y cuatro mujeres. Además, informó de que más de 360 palestinos resultaron heridos por los bombardeos israelíes.

La YIP, por su parte, identificó al menos a nueve de los muertos como milicianos del grupo, incluyendo a los dos principales comandantes de su brazo armado: Taysir al Yabari y Jáled Mansur. Del lado israelí no se registraron muertes y se contabilizaron unos 40 heridos leves.

Durante los tres días de hostilidades, la Yihad Islámica lanzó más de 930 cohetes desde Gaza hacia Israel, según estimaciones del Ejército, que detalló que la gran mayoría cayeron en áreas despobladas o fueron interceptados por el sistema de defensa antiaérea Cúpula de Hierro.

Los bombardeos israelíes, por otra parte, atacaron más de 160 objetivos presuntamente pertenecientes a la YIP. Entre estos incluyeron instalaciones donde dijeron se fabricaba y almacenaba armamento, sitios desde donde se lanzaban cohetes y una red de túneles presuntamente utilizados por el grupo.

Los ataques israelíes alcanzaron también torres residenciales, viviendas y otras estructuras civiles, agravando aún más la crisis humanitaria en el bloqueado enclave.

Uno de los menores muertos por ataques de Israel en esta ofensiva, en la morgue de Gaza.
Uno de los menores muertos por ataques de Israel en esta ofensiva, en la morgue de Gaza.
NurPhoto via Getty Images

Las claves de la ofensiva y el acuerdo

Uno de los elementos clave de esta escalada fue la decisión del movimiento islamista Hamás, que gobierna de facto en Gaza y cuenta con un poderío armamentístico muy superior al de la YIP, de no sumarse a la respuesta armada ante la ofensiva israelí del viernes.

Además, los proyectiles lanzados por la Yihad fueron en su mayoría de corto alcance, con excepción de una serie de cohetes lanzados en dirección a las ciudades de Tel Aviv y Jerusalén.

Según informó ayer Mohamad al Hindi, que encabeza al departamento político de la Yihad Islámica en Gaza, entre las condiciones del acuerdo de alto el fuego figuran la flexibilización del bloqueo israelí sobre Gaza, la entrada de combustible para la reactivación de la central eléctrica y la liberación de un miembro del grupo encarcelado por Israel.

Este prisionero es Bassem Saadi, importante líder del grupo y cuyo arresto por parte de Israel en Cisjordania ocupada el pasado lunes marcó el comienzo de la tensión que culminó con la escalada, la más sangrienta en más de un año.

Su detención en la ciudad de Yenín generó una amenaza de represalia por parte de la YIP, que llevó a Israel a cerrar los cruces fronterizos con Gaza e interrumpir la circulación en las comunidades fronterizas, antes de comenzar el viernes su “ofensiva preventiva” ante lo que consideraba una “amenaza inminente” de ataque.

No obstante, esta mañana el Gobierno de Israel ha descartado que haya accedido a excarcelar a dos altos cargos de Yihad Islámica. El secretario general de la milicia, Ziyad Nakhala, ha exigido la salida de prisión de Bassam al Sadi y Jalil al Awawda, alegando que así figura en el acuerdo de alto el fuego. “Si el enemigo no cumple con lo que acordamos a través del mediador egipcio, reanudaremos la lucha nuevamente y Dios hará con nosotros lo que quiera”, ha avisado, según el diario The Jerusalem Post.

Sin embargo, el ministro de Seguridad Interior israelí, Omer Barlev, ha afirmado en la televisión pública que “Israel no ha acordado nada” y que, de hecho, se ha negado a las reclamaciones de la otra parte en lo referente con las liberaciones de los dos altos mandos milicianos bajo su custodia. Así, ha afirmado que ambos son “como cualquier otro preso”.

EEUU, con Tel Aviv

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha asegurado esta madrugada que acoge “con satisfacción” el anuncio del alto el fuego. El demócrata ha detallado que, “durante estas últimas 72 horas”, su Administración ha trabajado con altos funcionarios de Israel, Palestina, Egipto, Qatar y Jordania, así como con otros países de la región, con el objetivo de “fomentar una rápida solución al conflicto”.

“Doy las gracias al presidente (de Egipto) Abdelfatá al Sisi y a los altos funcionarios egipcios que han desempeñado un papel central en esta diplomacia, así como al emir Tamim bin Hamad Al Thani de Catar y a su equipo por ayudar a poner fin a estas hostilidades”, ha expresado el mandatario estadounidense en un comunicado publicado por la Casa Blanca.

El presidente de Estados Unidos ha recalcado que el apoyo de su país a Israel es “antiguo e inquebrantable”, incluido en materia de autodefensa. En este sentido, ha sostenido que en loa últimos días Israel “ha defendido a su pueblo de los ataques indiscriminados con cohetes lanzados por el grupo terrorista Yihad Islámica”, motivo por el cual Estados Unidos “está orgulloso” de su apoyo con el sistema de autodefensa Cúpula de Hierro, que ha interceptado cientos de cohetes en los últimos días.

No obstante, Biden ha subrayado que los informen que relatan el número de víctimas civiles en Gaza “son una tragedia”, por lo que ha apoyado “una investigación oportuna y exhaustiva de todos los informes”. “También hacemos un llamamiento a todas las partes para que apliquen plenamente el alto el fuego, y para que garanticen que el combustible y los suministros humanitarios fluyan hacia Gaza a medida que disminuyen los combates”, ha agregado.

Biden, que realizó a mitad de julio una gira por Oriente Próximo y se reunió con los representantes tanto de Israel como de Cisjordania, ha reiterado que cree que “ambos, israelíes y palestinos, merecen vivir con seguridad y disfrutar de las mismas medidas de libertad, prosperidad y democracia”.

“Mi administración seguirá comprometida con los líderes israelíes y palestinos para apoyar esa visión y aplicar las iniciativas lanzadas durante mi visita para mejorar la calidad de vida de palestinos e israelíes por igual”, ha añadido.

Máxima tensión en Gaza