Ucrania se niega a hacer concesiones a Rusia y reclama más armamento occidental

”¿Negociar con un país que ha tomado como rehenes a millones de personas? Tenemos una idea mejor", dice el asesor principal de Zelenski.
Dos soldados ucranianos beben en honor de sus compañeros caídos en el cementerio de Jarkov, en el este de Ucrania, el pasado 22 de mayo.
Dos soldados ucranianos beben en honor de sus compañeros caídos en el cementerio de Jarkov, en el este de Ucrania, el pasado 22 de mayo.
Bernat Armangue via AP

Ucrania, que espera que la llegada de más armamento occidental le ayude a equilibrar las fuerzas con Rusia y le permita incluso pasar a la contraofensiva, reiteró este domingo su negativa a hacer concesiones a Moscú. ”¿Negociar con un país que ha tomado como rehenes a millones de personas? Tenemos una idea mejor: el mundo debe acordar suministrar a Ucrania lanzacohetes múltiples autopropulsados y otro armamento pesado para desbloquear el mar Negro”, escribió en Twitter Mijailo Podolyak, asesor de la Presidencia de Ucrania. Del resto, agregó, “nos encargaremos nosotros”.

El alto cargo, miembro de la delegación ucraniana que participó en las conversaciones con Rusia en las primeras semanas del conflicto, actualmente paralizadas, comentó así las sugerencias de la prensa estadounidense de que Kiev negocie con Moscú el desbloqueo de los puertos del mar Negro.

La semana pasada, el viceministro de Exteriores de Rusia, Andréi Rudenko, vinculó el desbloqueo de los puertos ucranianos al levantamiento de las sanciones a las exportaciones rusas.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, que ha acusado a Rusia de robar el trigo ucraniano en las regiones ocupadas por sus tropas, aseguró que el bloqueo ruso ha inmovilizado 22 millones de toneladas de granos.

“Tenemos que desbloquear esa vía, porque hay una crisis (alimentaria). Se puede hacer de distintas maneras y una de ellas es la militar. Por eso les pedimos a nuestros socios el armamento necesario para ello” dijo el mandatario.

Armamento occidental, la clave

El rearme del Ejército ucraniano con armamento pesado occidental es considerado clave, sobre todo para contener la ofensiva rusa en el este de Ucrania, en particular en la región de Lugansk, donde las tropas de Moscú controlan ya más del 90 % de su territorio, según admiten las propias autoridades ucranianas.

“La situación es grave. Es una carrera contrarreloj. Debemos disponer del armamento occidental antes de que Rusia acumule reservas para desarrollar su ofensiva”, señaló en su canal de Youtube el experto militar ucraniano Oleg Zhdánov, coronel retirado.

Agregó que incluso en caso de que haya que entregar Severodonetsk, uno de los bastiones ucranianos en el norte de la región de Lugansk, sería “solo una derrota, no una catástrofe”.

“Lo importante es conservar las tropas”, subrayó Zhdánov, que pronosticó que con el armamento occidental el Ejército ucraniano mejorará cualitativamente y dentro de algunas semanas estará en condiciones de lanzar ofensivas.

Por contra, aseguró el experto, las fuerzas de tierra rusas ante las ingentes pérdidas que han sufrido en casi tres meses de combates disponen como reemplazo solo de tanques y otro armamento antiguo.

La esperanza

Este sábado, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ratificó el nuevo paquete legislativo de ayuda militar y humanitaria a Ucrania por valor de cerca de 40.000 millones de dólares, que aumentará de manera considerable el flujo de armamento a esta antigua república soviética.

Además, este lunes se celebrará por vídeoconferencia la segunda reunión del grupo de contacto militar para Ucrania, con la participación de los ministros de Defensa de más de 40 países, en la que el Gobierno de Kiev espera que se decida la entrega al Ejército ucraniano de sistemas de misiles estadounidenses MLRS.

El M270 MLRS es un lancohetes múltiple autopropulsado y blindado, cuyos proyectiles, dependiendo del tipo, pueden tener un alcance de hasta 300 kilómetros, lo que según los militares ucranianos permitiría compensar la superioridad aérea de Rusia.

En cualquier caso, Ucrania se prepara para una guerra prolongada: la Rada Suprema (Parlamento) extendió hoy hasta el 23 de agosto la ley marcial y la movilización general en el país, que según Zelenski ha permitido conformar un ejército de 700.000 hombres.

Rusia informa de objetivos neutralizados

Por su parte, el mando militar ruso se limitó hoy a ofrecer una relación de objetivos ucranianos destruidos en la pasada jornada, sin dar una evaluación de la situación en los distintos frentes.

“Como resultado de los ataques aéreos fueron eliminados más de 210 nacionalistas y destruidas 38 unidades de armamento pesado”, afirmó el portavoz de Ministerio de Defensa de Rusia, general Igor Konashénkov.

Según Moscú, desde el comienzo de su “operación militar especial” en Ucrania, el pasado 24 de febrero, las fuerzas rusas han destruido 174 aviones, 125 helicópteros y 997 drones ucranianos. Además, aseguran los militares rusos, a día de hoy las Fuerzas Armadas de Ucrania han perdido 317 sistemas de misiles antiaéreos, 3.198 tanques y otros blindados, 408 lanzacohetes múltiples autopropulsados, 1.622 piezas de artillería y 3.077 vehículos militares.