VIRALES
10/07/2019 10:29 CEST

Un usuario cuenta en Twitter la extraña escena que presenció en Madrid: hay ambulancias, policía y un accidente

La publicación lleva más de 1.000 'retuit'.

Twitter

Historias, anécdotas, acontecimientos. Todo tiene cabida en Twitter, una red social que cada día deja nuevos y sorprendentes relatos. El usuario Óscar Martínez (@gutibalondeoro) ha narrado el último, sucedido en el barrio madrileño de Carabanchel.

“Acabo de presenciar algo bastante bizarro desde la ventana de mi casa”, avisa Martínez, antes de hacer el ya tradicional hilo de Twitter.

Él estaba en su casa y escuchó “una sirena, un frenazo y un golpe”. Así que con todo ese jaleo no le quedó más remedio que salir a ver qué había pasado. 

“Una ambulancia ha embestido a un turismo que iba a efectuar un giro, subiéndolo a la acera. Un accidente durante un traslado de un herido. Hasta aquí todo normal”, comienza.

A partir de ahí la historia se lió y se enrevesó mucho más de lo que podía esperarse. 

Una segunda ambulancia entró en escena, a la que desde ese momento llamó ambulancia ‘B’, para distinguirla de la original. Esa tenía la función de llevar al enfermo de la primera. Como dice él, “lo que viene siendo una metambulancia”.

¿Qué la historia iba a acabar ahí? No, todavía queda más trama. “La tarde no había hecho más que empezar”, describe Martínez. 

Así sigue: “De pronto, ha vuelto a sonar otra sirena y ha comparecido una tercera ambulancia (en adelante, ambulancia C) para atender a la acompañante de la enferma trasladada por la ambulancia A, víctima de una crisis de ansiedad, ya que la ambulancia B estaba preparando el otro traslado. Y claro, los de la ambulancia A no estaban para atender a nadie”.

Tres ambulancias no son suficientes, iba a llegar una cuarta, la D. “Esto es mejor que una serie de Netflix”, comenta. 

“Personal de las ambulancias B y C han puesto un collarín al conductor de la ambulancia A y la ambulancia D ha llegado para proceder a su traslado, ya que también le han inmovilizado el hombro y el brazo”, describe.

Iba a cerrar la ventana para seguir con sus tareas, pero al final se ha quedado. Menos mal, porque a la situación solo le faltaba la llegada de la policía. Así que como buena serie han terminado por entrar en escena: Llega la policía. Dos motoristas de la policía municipal. Su cara era un poema. No sabían ni donde ir ni con quién hablar”

Y también llega la grúa para llevarse el primer turismo, mientras que los policías entrevistaban al personal de las ambulancias: “A todo esto, llega el de la grúa del primer turismo y empieza a hacer fotos a diestro y siniestro (no me extraña, por otra parte), mientras los policías entrevistaban al personal de las ambulancias A y C (la B y la D ya habían partido a efectuar sus traslados)”.

Y Martínez empezó a hacer preguntas para ver cómo podía continuar ese concatenación de vehículos: cuatro ambulancias, dos motos de policía y una grúa.

“Imbuido por el espíritu de lo que estaba viviendo yo pensaba: ‘si la grúa no puede con la ambulancia, ¿llegará una segunda grúa para ayudarla?’. Pero el que llegó fue un reportero. 

Al final no pasó mucho más, pero hubo un momento que llegó a pensar que era una inocentada para la gala. 

SOMOS LO QUE HACEMOS