BLOGS
23/11/2015 13:16 CET | Actualizado 21/11/2016 11:12 CET

Djokovic deja a Nadal sin final en Londres

nadal djokovicSe le resiste el título del World Tour Finals a Rafa Nadal. Un Djokovic muy superior ha sido quien le ha apeado de la final de Londres. Una derrota inevitable, viendo el despliegue del serbio sobre la pista. El número 1 ha ganado en regularidad, constancia, efectividad y control de la situación.

AFP

Se le resiste el título del ATP World Tour Finals a Rafa Nadal. Un Djokovic muy superior ha sido quien le ha apeado de la final de Londres (6-3,6-3 en 1 hora y 19 minutos). Una derrota inevitable, viendo el despliegue del serbio sobre la pista del O2.

A Nadal ya no le vale con aguantar las embestidas del serbio y esperar a que se vaya del partido, a que se desquicie mentalmente. El número 1 ha ganado en regularidad, constancia, efectividad y control de la situación. Apenas comete errores y no da opción cuando sirve. Rafa no tuvo ninguna bola de break a su favor en todo el encuentro, por cinco del serbio (de las que aprovechó tres).

Pintaba a partido memorable antes de empezar. Rafa, con la confianza recobrada tras superar a Wawrinka, Murray y Ferrer, y Djokovic, con ganas de reivindicarse como el gran número 1 que es e igualar a victorias a su rival en el cara a cara particular. Esta vez, sin embargo, la práctica fue bastante más real y distó mucho de las expectativas teóricas.

Los mandobles de Nole dejaban a un Rafa aturdido. Lo nunca visto, pero es que el serbio pegó y pegó como en sus mejores días, y movió a Nadal de esquina a esquina con bolas imposibles. Poco podía hacer ante el torrente de golpes que desencadenó Djokovic. El número 1 del mundo dominaba desde el fondo y no dejaba a Nadal imponer su ritmo.

Rafa Nadal reconoció la superioridad de su rival, Novak Djokovic. Foto: Javier Marcos.

Se sucedían los juegos y a Rafa le fue imposible equilibrar ese break tempranero que le hizo Novak, quien no dio opción al restador en ningún momento. Para muestra, un botón: el balear no tuvo ninguna bola de rotura en todo el partido. Intentaba Nadal presionar el servicio de Nole, pero éste no le daba bola; si acaso, golpeaba sobre el servicio de Rafa, como hizo en el quinto juego de la segunda manga. Una rotura definitiva, un golpe mortal para el tenista español.

El número 5 del mundo combinaba excelentes derechas y fallos clamorosos; y con este menguado patrimonio no le da -ni a él ni a nadie- para batir al fantástico jugador de Belgrado. En cambio, su rival mostraba una regularidad absoluta y una determinación bárbara. Sacaba a pasear su increíble derecha con una potencia espectacular, buscando y encontrando golpes ganadores constantemente (24, por 9 de Nadal).

Novak tuvo tiempo de romper el saque de Nadal una vez más con unos paralelos impresionantes que dejaron petrificado a Rafa, a quien no le quedó más remedio que claudicar y aplaudir la exhibición de su rival: "Djokovic es, a día de hoy, casi invencible, es mejor que yo, pero nadie puede tener tantos años buenos seguidos", manifestó el ganador de 14 grandes tras el partido.

La máxima del tenis se cumplió, y el que jugó mejor acabó llevándose la victoria. La superioridad evidenciada de Nole no debe ensombrecer el buen torneo de Rafa. "Ha sido uno de mis mejores Másters. Me voy contento por el juego realizado esta semana. Cada día estoy mejor", declaró el español.

Djokovic se verá las caras en la final con Roger Federer, quien se deshizo de su compatriota Stanislas Wawrinka por 7-5 y 6-3 en apenas una hora y diez minutos.

NUEVOS TIEMPOS