Huffpost Spain

Jacintha Saldanha: la enfermera de la broma al hospital de Kate Middleton, encontrada muerta

Publicado: Actualizado:
ENFERMERA
Reuters

La enfermera que atendió la broma telefónica en el hospital donde estaba ingresada la duquesa de Cambridge, Catalina Middleton, ha sido encontrada muerta. La policía británica sospecha que se ha suicidado, tras encontrar el cuerpo en una propiedad cercana al sanatorio King Edward VII.

Los Duques de Cambridge han lamentado en un comunicado la muerte de la enfermera, llamada Jacintha Saldanha.

“El Duque y la Duquesa de Cambridge están profundamente apenados por las noticias de la muerte de Jacintha Saldanha.

Sus Altezas Reales fueron cuidados maravillosamente en todo momento por todo el mundo en el Hospital King Edward VII, y pensamientos y rezos están con la familia, amigos y compañeros de Jacintha Saldanha en este momento tan triste".

La mujer trabajaba en la recepción del hospital y fue la primera persona en contestar el teléfono. Después pasó la llamada a otra de sus compañeras que fue la que explicó a los presentadores de la radio que la duquesa había pasado "una noche sin incidentes".

Portavoces del hospital King Edward VII han afirmado que se trataba de una "enfermera de primera clase", "víctima de una llamada de broma".

Saldanha había recibido la madrugada del martes la llamada de una radio australiana 2Day FM en la que la presentadora se hizo pasar por la reina Isabel II y preguntaba por la salud de Middleton, que había sido ingresada por presentar síntomas de hiperémesis gravídica relacionados con su embarazo. "Hola, ¿Puedo hablar con mi nieta Kate?", le dijo la presentadora fingiendo ser la reina.

La policía ha informado de que a las 9.25 recibieron una llamada que indicaba que una mujer estaba inconsciente en un domicilio en Weymouth Street, a unas calles del hospital donde la enfermera trabajaba. Sin embargo, los servicios de emergencia que la atendieron la declararon muerta.

La prensa británica señaló que los duques de Cambridge se molestaron por la intromisión, aunque el príncipe Carlos llegó a bromear sobre ello. "¿Cómo saben que no soy de una emisora de radio?", dijo a los periodistas.