Huffpost Spain

13 motivos por los que una mujer debería masturbarse habitualmente

Publicado: Actualizado:
Imprimir

masturbation woman

Olvidad los diamantes. El mejor amigo de una chica son sus manos.

La masturbación nunca ha tenido buena prensa, pero ¿qué hay de malo en hacerse el bien? Además de proporcionar un enorme placer, presenta numerosos beneficios para la salud.

Diversos estudios muestran que la mayoría de las mujeres se han masturbado al menos una vez, pero la mayoría sólo lo hace de manera ocasional. Según un sondeo sobre las prácticas sexuales realizado en Estados Unidos por la Universidad de Indiana, sólo el 7,9% de las mujeres de 25 a 29 años se masturba entre dos y tres veces por semana (frente al 23,4% de los hombres que lo hace dentro de la misma franja de edad). ¡Vamos, chicas! Podemos hacerlo mejor...

La masturbación es una actividad totalmente normal, agradable y buena para la salud. ¡Se acabó el tabú del placer femenino en solitario! Ya es hora de darse cuenta de que tiene muchas más ventajas de las que creemos.

Nuestros compañeros de la edición estadounidense de The Huffington Post preguntaron a la doctora Lauren Streicher, profesora adjunta en ginecología y obstetricia en la Universidad de Northwestern, los beneficios de la masturbación para la salud. Streicher explica que esta práctica contribuye a la mejora de nuestro estado de salud en general: ayuda a dormir mejor, disminuye el estrés y permite sentirse más cómoda con su cuerpo. Streicher recuerda que, al igual que el ejercicio físico o un masaje, la masturbación es una forma perfecta para relajarse tanto emocional como físicamente. En lugar de pagarse un masaje caro, ¿por qué no quedarse en casa para un masajito en solitario?

Así que baja las luces, enciende unas velas y métete en la cama (o donde te sientas más cómoda) para explorar tu cuerpo. A continuación, 13 razones por las que todas las mujeres deberían masturbarse de forma habitual:

1. Te sientes más feliz…

"El placer nos hace sentir bien", explica Streicher. Tan simple como eso. Con los orgasmos se liberan endorfinas, dopamina y oxitocina, que nos ponen de buen humor y nos dan un subidón natural. ¿Quién necesita drogas teniendo el placer tan a mano?

2. … y mejor con tu cuerpo

Es fundamental sentirse cómoda con una misma: es una de las pocas cosas que no nos abandonará en la vida. Los mejores resultados pasan por una exploración metódica. "Es esencial que las mujeres conozcan bien su cuerpo y la forma de procurarse placer", añade la experta. ¡Llegó la hora de pasar a la práctica!

me time

3. La masturbación puede mejorar nuestra vida sexual

Al explorar nuestro cuerpo, podemos descubrir lo que nos da más placer. Nos da seguridad en la cama y nos ayuda a hacer partícipe de nuestros deseos a nuestra pareja. Cuando averiguas lo que más te gusta, puedes decirle dónde quieres que te toque.

4. Nos ayuda a dormir mejor

¿Por qué siempre caemos en los brazos de Morfeo después de retorcernos de placer? Porque los orgasmos disipan las tensiones emocionales y físicas y agotan el cuerpo, haciendo que nos durmamos rápidamente. "Solemos dormir mejor después de masturbarnos, porque nos sentimos relajadas y satisfechas", indica la especialista. La masturbación, igual que la lectura, ayuda a dormir.

5. Y a relajar la tensión sexual

Si has decidido no mantener relaciones sexuales o te encuentras en un período de abstinencia involuntaria, la masturbación es un medio muy eficaz para satisfacer la libido.

6. La masturbación puede reducir el dolor físico, incluido el menstrual

"Contraer el útero durante la masturbación favorece el flujo menstrual… y, en teoría, reduce los dolores menstruales", señala Lauren Streicher. A pesar de que los estudios realizados sobre esta teoría son aún escasos, la experta no conoce ningún motivo por el que no haya que masturbarse durante la regla. "Nunca viene mal. Así que, si os alivia, no os privéis". En cualquier caso, es mucho más divertido que una manta eléctrica...

masturbate

7. Desestresa

"Todo lo que ayuda a relajarse tras una dura jornada, ya sea una sesión de yoga o un masaje en los pies, funciona igual", explica Streicher. "No tiene por qué ser algo sexual, pero el sexo y la masturbación son medios muy eficaces para desestresarse". ¡Así da gusto liberar tensiones!

8. Mantiene nuestro cuerpo a punto para el sexo aunque no estemos practicándolo

"La masturbación no sólo permite mantener la elasticidad y el buen estado de los tejidos y aumentar la presión sanguínea, sino también la estimulación mental", agrega Streicher. "Sabemos que el sexo y la excitación nacen en el cerebro. Cuanto más hacemos el amor, más ganas tenemos, porque más pensamos en ello. Cuando llevamos un tiempo sin mantener relaciones sexuales, la mayoría de las veces ni siquiera pensamos en ello".

9. Hay un montón de juguetes que pueden contribuir a nuestro placer

Desde vibradores manos libres hasta falsos pintalabios, ¡Hay un dildo para cada una de nosotras!

vibrator

Más vale que sea un vibrador

10. Estando en pareja, permite diversificar el placer… para después volver a por más

Como señala la experta, cuanto más lo practicamos, más ganas tenemos. Siguiendo esa lógica, cuanto más nos masturbamos, más cómodas estamos con nuestra sexualidad y más ganas tendremos de hacerlo con nuestra pareja. "Se sabe que la masturbación estimula la zona del cerebro que controla la libido", aclara la investigadora.

11. Orgasmos. Múltiples.

Entender el funcionamiento del cuerpo nos permite saber con precisión cómo darle placer. Una, dos, tres veces… ¡Depende de ti! Los hombres suelen llegar al clímax sólo al final del coito, pero las mujeres pueden seguir disfrutando. Entonces, ¿por qué privarse?

12. No tiene efectos negativos

La masturbation no tiene "ni un solo efecto negativo", explica Streicher. "Esta actividad no presenta ningún inconveniente: no coges nada, no te quedas embarazada, no tienes náuseas. Es el único vicio que no conlleva ninguna repercusión negativa".

13. Simplemente, es espectacular.

Nada más que añadir.

Así que, haz hueco en tu agenda: ¡las sesiones íntimas empiezan hoy mismo!

ADEMÁS...

Este artículo fue publicado anteriormente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano.

Ve a nuestra portada   Síguenos en Facebook   Síguenos en Twitter