POLÍTICA

Un viaje de Zapatero al Sáhara Occidental genera otro conflicto con el Gobierno y el PSOE

13/03/2015 09:06 CET | Actualizado 13/03/2015 09:06 CET
GTRES

Otro viaje del expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero vuelve a causar polémica con el Ejecutivo y con el PSOE.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, desveló ayer jueves que Zapatero le había informado por carta que esta semana viajaría a Dajla (al sur del Sáhara Occidental) para participar en el foro internacional Crans Montana organizado por una ONG suiza.

Margallo ha criticado que Zapatero acuda a un foro que, según ha recordado, la Unión Africana pidió que se cancelase por considerar que celebrar reuniones internacionales en territorios ocupados es "ilegal conforme al derecho internacional" y contradice "los esfuerzos de la comunidad internacional para resolver el conflicto del Sáhara Occidental".

Según el ministro, el viaje de Zapatero responde a cuestiones privadas y no representa a España. "Es una decisión del expresidente y de la que tendrán que responder los que hacen la visita y han autorizado la visita o se han dado por enterados de la misma", ha asegurado Margallo, en alusión al actual líder del PSOE, Pedro Sánchez.

Alex Sáez, portavoz adjunto de los socialistas en la Comisión de Exteriores en el Congreso, evitaba ayer dar su apoyo expreso al viaje de Zapatero e insistía en que la posición del PSOE es la de la ONU. "Nuestro respeto, pero, en cualquier caso, no hay ningún cambio en relación a la posición en relación al Sáhara Occidental", dijo Sáez.

La secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, Carme Chacón, también ha asegurado que respeta el viaje del expresidente, pero ha aclarado que "todos los gobiernos de España desde 1976 de forma constante, clara y coincidente con las resoluciones de la ONU y las de la OUA, actual Unión Africana".

FORO APOYADO POR RABAT

El problema es que para Marruecos, que este foro se celebre en Dajla, refuerza su tesis sobre la "marroquidad" del Sáhara Occidental.

Además, la Unión Europea ha confirmado que no enviará representante alguno a este encuentro, así como otros países occidentales como Suiza.

El viaje de Zapatero tendrá lugar apenas unas semanas después de su polémica visita a Cuba, en la que se reunió con Raúl Castro sin avisar previamente al Gobierno español.

En esa visita, defendió públicamente la salida de Cuba de la lista estadounidense de países patrocinadores del terrorismo sin saber que España negocia a través de EEUU que ese paso no sé dé sin conseguir antes de La Habana un compromiso sobre extradiciones de etarras refugiados en el país caribeño. García-Margallo denunció que con esa declaración el expresidente había perjudicado la negociación de España.