Huffpost Spain
Antonio Ruiz Valdivia Headshot

Francina Armengol, la cara del 'no' a Rajoy

Publicado: Actualizado:
FRANCINA
Francina Armengol | EFE
Imprimir

Sábado, uno de octubre. 9:00 horas. Militantes enfurecidos rodean la puerta de la sede del PSOE en la madrileña calle de Ferraz. Francina Armengol entra a pie. Algunos le gritan: “¡golpista!”. Un periodista se vuelve hacia ellos y les dice: “Es de los vuestros”. Entonces le aplauden y vitorean. Las cámaras se abalanzan sobre ella.

En apenas tres semanas, la política balear ha pasado de ser un rostro casi desconocido a nivel nacional a protagonizar titulares y atraer a todos los medios. ¿La razón? Se ha convertido en la única presidenta autonómica que defiende abiertamente y ante los micrófonos el ‘no’ a Mariano Rajoy y rechaza tajantemente la abstención.

Armengol (Inca, 1971) ha sido uno de los apoyos más férreos de Pedro Sánchez en los últimos meses. En el Comité Federal respaldó su propuesta de congreso exprés y se alineó junto a otros líderes territoriales como Miquel Iceta (Cataluña), Luis Tudanca (Castilla y León), Idoia Mendía (País Vasco) y Sara Hernández (Madrid). Eso sí, ella es la única baronesa en este grupo con un Ejecutivo detrás frente a los que antes eran los críticos -Susana Díaz, Javier Fernández, Guillermo Fernández Vara, Emiliano García-Page, Ximo Puig y Javier Lambán-.

"LA MILITANCIA LE DA ÁNIMOS PARA MANTENER EL NO"

De aquella reunión del Federal el socialismo salió más dividido, sin secretario general y reorientándose hacia la abstención. Pero ella sigue firme a su ‘no’ a Rajoy. Después de aquel fatídico día, comentan fuentes de su entorno a El Huffington Post, se convocaron reuniones en las agrupaciones locales y se organizaron asambleas en Baleares para “escuchar a la militancia”. Allí han acudido Armengol y también Fracesc Antich -que forma parte de la gestora- para explicar la situación del partido y “saber la opinión” de los socialistas del archipiélago.

La conclusión: “El 99,9% de la militancia está dando ánimos a Francina para que siga manteniendo su postura del ‘no”. Esa es la “fuerza”, comentan las fuentes, para que ella siga defiendo su postura. Y desde su entorno apuntan que ese mensaje le llega también desde otras partes de España y desde las redes sociales, a las que está muy atenta estos días.

El pasado miércoles, Armengol acudía a la villa y corte madrileña para los actos de la Fiesta Nacional (desfile militar y recepción en el Palacio Real). Allí mantenía una conversación frente a frente con el presidente de Asturias y de la gestora del PSOE, Javier Fernández. Le trasladaba su posición contraria a la abstención y además insistía en que esa decisión de tal calado debería ser consultado entre los cerca de 190.000 militantes del partido. Fuentes cercanas a ella describen la situación: “Con Javier no coincide coyunturalmente, pero la relación sigue siendo cordial y periódica”.

francina

En el extremo contrario en esta lucha aparece la figura de la presidenta andaluza, Susana Díaz. “Con ella nunca ha tenido una relación fluida, es una relación cordial. Pero tampoco ha habido una gran proyección estatal de Armengol, por lo que coincidían sólo en congresos, conferencias del partido”, señalan las fuentes.

"MANTENER LA COHERENCIA"

Ahora Armengol sí ha pasado a tener un perfil nacional. Su entorno dice mostrarse “un poco sorprendido” porque esto haya sucedido al defender en el Comité Federal “algo que no es tan extraño”. “Nuestro relato es mantener la coherencia”, añaden. Esa palabra se repite constantemente entre Armengol y los suyos: “Coherencia, coherencia, coherencia”. “Estamos un poco extrañados porque lo que tendría que ser una posición coherente sea ahora la crítica. Llama la atención”, reflexionan las fuentes.

Armengol no sólo defiende ese ‘no’ a Rajoy, sino que es una firme partidaria de intentar un Ejecutivo alternativo. De hecho, ella gobierna gracias a un pacto entre el PSOE, Podemos y MÉS. “Nosotros en Baleares llevamos formando gobiernos de pactos y de alianzas con otros partidos desde 1995. Aquí sabemos lo que es pactar con otras fuerzas, aunque tengas que renunciar a una parte del programa. Lo único que queríamos era poder formalizar un pacto de ese estilo en España. No entendimos que se vetara a Pedro para poder hablar con todo el mundo en el arco parlamentario”, comentan.

Cree que el PSOE perdería credibilidad si se abstiene

En el PSOE balear domina la teoría de que ir a terceras elecciones “pilla al partido en un mal momento, pero es que en peor momento pillarían las siguientes si ahora nos abstenemos”. “A lo mejor faltaría un año o un año y medio, dependiendo de lo que dure la legislatura. Pero nuestra credibilidad se perdería cuando facilitas un Gobierno del PP. Si lo facilitamos, quedas diluido para hacer oposición y de cara a las próximas elecciones”, comentan las fuentes.

En este debate del socialismo siempre aparece con fuerza esa relación con Podemos. Se gobierna con ellos en algunas autonomías, mientras que en otras la relación es malísima -como en Asturias y Andalucía-. En el caso balear los tienen como socios externos, aunque cada cierto tiempo siempre surgen noticias de que los morados podrían entrar en el Ejecutivo de Armengol -ahora lo integran el PSOE y los econacionalistas de MÉS-.

sánchez

Los socialistas baleares son conscientes con Podemos de que tienen una relación “con un socio nuevo al que le cuesta encontrar su espacio” y que cada cierto tiempo “necesita su espacio mediático”, explican. “Hay algunas discrepancias”, describen, pero creen que la realidad que salió de las urnas de las autonómicas de 2015 “se entiende en base al diálogo y a que tienes que negociar cada medida”. Hay reuniones semanales de seguimiento de este pacto. Esa pluralidad, añaden, obliga a “hablar mucho”.

Cuando Armengol fue investida presidenta de Baleares -la primera mujer que lo ha logrado-, se marcó como prioridad recuperar los derechos perdidos durante el anterior gobierno del PP. Las islas, según fuentes socialistas, habían vivido una legislatura de José Ramón Bauzá marcada por el “autoritarismo” y una “mayoría absoluta arrolladora”. Armengol se sienta especialmente satisfecha con la recuperación de la universalidad de la sanidad, la renta social, la contratación de más profesores y todas las iniciativas para fortalecer el Estado del Bienestar.

UNA FAMILIA "PROFUNDAMENTE SOCIALISTA"

“No tengo tiempo para mí”, suele decir a sus colaboradores, siempre centrada en el Govern y en el partido. “Es una persona profundamente socialista. Lo ha mamado desde pequeña en su casa. Su padre fue alcalde de su pueblo y su madre, una luchadora feminista incansable. Lo ha vivido siempre”, dicen personas que la conocen desde hace años.

Esa experiencia siempre la ha marcado por dos vías: el socialismo y la Farmacia. Es licenciada en esta especialidad por la Universidad de Barcelona y trabajó en la botica familiar entre 1995 y 1999. Sucumbió pronto a la tentación de la política y con 27 años ya era concejal en Inca. Después estuvo en el Consell de Mallorca (1999-2004) y consiguió un puesto en el Parlament autonómico en 1999. Su figura institucional subió cuando logró ser presidenta del Consell de Mallorca entre 2007 y 2011.

Armengol llegó a la Secretaría General del PSIB-PSOE en febrero de 2012 tras vencer en un congreso a Carles Bona. El socialismo balear no es precisamente una balsa de aceite y la hoy presidenta tuvo que enfrentarse a unas duras primarias abiertas en abril de 2014 contra la exalcaldesa de Palma Aina Calvo para ser la candidata en las elecciones autonómicas. La guerra se repitió unos meses más tarde. En la consulta para secretario general de julio de ese año entre Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, Armengol se mostró neutral. De todas formas, el aparato se volcó con el madrileño, mientras que Calvo y los suyos apoyaron al vasco. Sánchez logró una ajustada victoria por 32 votos en el archipiélago.

Desde aquel momento, Armengol se volcó en apoyar a Sánchez. Pero ya no tiene líder al que respaldar. El PSOE balear acudirá al próximo Comité Federal -donde tiene seis puestos- con ese ‘no’. En el entorno de Armengol esperan que no sea tan duro como el anterior, pero “puede” llegar a ese extremo. “Tenemos la fuerza que nos están dando las reuniones, vamos a seguir adelante hasta las últimas consecuencias. Está muy claro que vamos a mantener nuestra postura. Después, ya veremos lo que pasa”, vaticinan.

Todos en el PSOE se preparan para esta decisiva cita. Ella consigue desconectar de vez en cuando escuchando música y leyendo. Y una cosa también tiene clara: si no se dedicara a la política, le gustaría ser cooperante humanitaria en algún país de África, Asia u Oriente Medio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- La hora de Mario Jiménez

- Javier Fernández, un hombre para poner paz en el PSOE

Close
La gestora del PSOE
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest