TENDENCIAS

Iker Jiménez: "La realidad de 'Cuarto Milenio' es mucho mayor que la de los informativos"

El conductor del programa más longevo de Cuatro revela su obsesión por Altamira y reconoce que ha sufrido muchas campañas de descrédito.

05/10/2017 08:09 CEST | Actualizado 05/10/2017 11:17 CEST

Iker Jiménez lleva a los mandos de la Nave del Misterio más de 15 años. Primero con Milenio 3, en la Cadena SER, y con Cuarto Milenio, en Cuatro, ha conseguido colar OVNIS, fantasmas, psicofonías y conspiraciones varias en multitud de hogares españoles.

Visitar el plató de Cuarto Milenio, programa que capitanea desde noviembre de 2005 y que con 13 temporadas es el más longevo de la cadena, es una experiencia inquietante. Miles de libros, todos ellos auténticos, y numerosos objetos curiosos: calaveras, una copia de la Dama de Elche o animales extraños copan un sinfín de estantes que hacen del recinto un lugar aterradoramente acogedor.

Dice tener más de 30.000 libros en casa y cuenta que la gente lo para por la calle para explicarle casos paranormales. "No lleva pinganillo, se pone a hablar y le sale todo del coco", dicen de él miembros del equipo del programa. En las distancias cortas se presenta como un tipo muy expresivo que pone pasión en todo lo que dice. Asegura que no tiene la clave del éxito y que ha logrado con esfuerzo hacerse un hueco en la parrilla televisiva "contra de los códigos naturales de la tele".

Jiménez se enrolla como una persiana pero es claro y conciso. Así lo demostró cuando atendió a El HuffPost durante un descanso en la grabación del programa.

¿En qué cree Iker Jiménez?

He visto ovnis. He tenido la fortuna de grabar psicofonías que no tienen explicación, pero sin duda mi experiencia en las cuevas de Altamira cambió mi percepción del mundo. Sé que existe algo poderoso que no entendemos, que trasciende a nosotros. Era un periodista de sucesos y cuando estuve en esa caverna tuve la sensación de que en esta vida existen luces y sombras, y no creo en dogmas. Creo en la trascendencia, en que esto es sólo una etapa más de la vida.

He visto ovnis. He tenido la fortuna de grabar psicofonías que no tienen explicación, pero sin duda mi experiencia en Altamira cambió mi percepción del mundo".

¿Qué caso paranormal tienes guardado y no puedes sacar?

Uno que no hemos hecho público porque tiene unas implicaciones criminales muy importantes. Es un caso sobrecogedor de una mujer que apareció en una carretera de Cataluña con los brazos en cruz flotando. Poco después descubrimos que en ese mismo punto había habido un crimen espantoso: otra mujer fallecida que presentaba las mismas características, partida en tres trozos; las implicaciones de aquella historia seguían vivas. Tuve pesadillas, noches de miedo y ese caso siempre me ha acompañado. Es paradójico que lo que más me ha atormentado es un tema del que no he hablado nunca.

¿Hay temas tabú en España, casos de los que no se puede hablar?

Tenemos carta libre porque somos "los del misterio" y eso nos permite tocar muchos temas desenfadados. Hace unas semanas hablamos de unos informes de los problemas psiquiátricos que tienen las víctimas del terrorismo, sobre por qué sueñan los mismo. Vino una profesora de la Complutense que lleva 20 años estudiándolo. Te quedas alucinado de ciertas conexiones que hay en la mente y que son tabú. Por ejemplo, un colaborador recibió amenazas por denunciar que en Aragón se bombardea a las nubes para evitar tormentas. Algo que sirve para modificar el clima en España, que no es el proyecto HAARP de EEUU. Esto pasa en Aragón y hay mucha gente a la que no le interesa que se hable de ello.

¿Vio Adolfo Suárez un ovni?

Si vas a Moncloa, están los informes. El periodismo se ha acelerado tanto que no nos da tiempo a procesar todo. Esto de Aragón y el granizo es un bombazo, gente que a la buena de Dios está manejando el clima en nuestro país emitiendo yoduro de plata. La realidad de Cuarto Milenio es mucho más real que la de los informativos.

¿Se han superado los tiempos de ovnis y fantasmas y ahora el misterio están la muerte de Lady Di, de John F. Kennedy o en la inteligencia artificial?

Mira mi mesa. Tengo un libro de un científico sobre el futuro del hombre millones de años después de un cataclismo nuclear, pura antropología. Grabados de la cueva de los Casares, Prehistoria. Un libro sobre retroinformática española... Ninguno de estos temas encajaría en el misterio clásico.

Un colaborador ha sido amenazado por denunciar que en Aragón se bombardea a las nubes para evitar tormentas".

Entonces, ¿ya no preocupan los ovnis?

Una eminencia genética me contaba cómo es el ADN, qué pasa en nuestro cuerpo en cada momento. Esto me inquieta más que un ovni, porque no hay ordenador en el mundo que pueda hacer ese proceso de datos tan rápido en cada una de nuestras células. El programa se ha convertido en algo raro en el que cabe todo. Cuarto Milenio es el lugar donde me sigo sorprendiendo de la vida.

¿Cómo ha evolucionado el mundo del misterio en España? ¿Hay vida más allá de las caras de Bélmez? Ahora por ejemplo está de actualidad el Expediente Vallecas gracias a la película Verónica...

España es un lugar prodigioso en todos los sentidos. El lugar más poderoso que he visto en mi vida es Altamira, el más misterioso del mundo. Hay grandes misterios que están aquí al lado. El director Paco Plaza (Verónica) descubrió el Expediente Vallecas escuchando Milenio 3. El propio inspector que llevó el caso, que era ateo, se acabó yendo a rezar a las 5 de la mañana por la impresión que le dio todo aquello. Hay vida mucho más allá de Bélmez, pero Bélmez no ha muerto.

¿Cuál crees que es la gran conspiración de nuestro tiempo?

Es superior a las Torres Gemelas o a la muerte de Kennedy. La gran conspiración está en los medios de masas, en cómo intentan llevarnos hacia una humanidad materialista, desconectada de lo elevado, de lo sublime, que no acompaña a la evolución lógica del ser humano. Interesa que el público esté adormecido y aborregado. La conspiración hace que te preguntes poco y consumas mucho. Hay grupos, no los llamemos Bilderberg ni nada así, que quieren convertir el mundo en algo deshumanizado y desprovisto de cualquier conexión con lo espiritual, con el alma... No a nivel religioso si no a nivel espiritual.

La gran conspiración está en los medios de masas, en cómo intentan llevarnos hacia una humanidad materialista, desconectado de lo elevado. Interesa que el público esté adormecido y aborregado.

¿En qué caso te gustaría sumergirte y empaparte al máximo?

No te voy a decir las pirámides ni nada así. Daría gran parte de lo que tengo por estar un tiempo solo en Altamira, donde estuve y sufrí una experiencia de expansión de conciencia que cambió mi vida. Quiero volver porque sé que hay un secreto enorme: el paso de un ser humano, que podía ser un 600, a un Ferrari, que es lo que somos hoy a nivel mental, religioso y artístico. Allí pasó algo, el hombre trascendió, tomó consciencia de lo que era y conectó con 'lo otro', ese 'otro' que no sabemos definir, ese salto infinito.

¿Qué te quita el sueño?

Soy políticamente incorrecto pero me quita el sueño esa condescendencia con el mal que se tiene en la sociedad. Ese relativismo hacia el mal. Cuando ocurre una desgracia siempre sale el experto idiota intentando justificar que los malos no son tan malos. Entra un hombre y mata a cinco niños y sale un experto diciendo que si tuvo un trauma o no sé qué...

Arturo Pérez-Reverte utilizó la palabra "gilipollas" para hablar de una apreciación que se hizo desde la cuenta de Twitter de Derechos Humanos sobre los Mossos de Escuadra durante el atentado de Barcelona, cuando definieron a uno de los terroristas como "de piel oscura".

Es la idiocia absoluta. Yo no soy ni de izquierdas ni de derechas, me considero un individuo que no se contenta con lo que le cuentan. El problema de las ideas es que tienes que comprar el pack completo. Seas del partido que seas, tienes que seguir un patrón.

¿En que estás metido ahora?

Nunca he dejado de estar en mil historias. Veo la biblioteca en mi casa y pienso que nunca podré conocer todo lo que hay ahí y que todos esos libros me van a sobrevivir. Recibimos miles de correos electrónicos con casos nuevos. Tendré unos 300 cuadernos que le daré a mi hija por si vende algo.

Yo no soy ni de izquierdas ni de derechas, me considero un individuo que no se contenta con lo que le cuentan".

Y de esas historias que llegan, ¿cómo sabes cuál es real y cuál no?

Cuando te sientas donde estás tú y alguien ha visto algo de verdad no hay lugar a dudas. Hay muchos menos casos falsos de lo que la gente se cree. Lo que ocurre es que hay veces que esos casos se pueden explicar y otras, no.

¿Cómo te gustaría ser recordado?

Soy un icono. Al principio tratábamos temas muy espinosos y la gente se pensaba que íbamos a traer al tipo loco de la túnica o a una señora echando las cartas. Pero hoy vienen el coronel, el arqueólogo, el universitario o el científico. Sufrí muchas campañas de descrédito y nunca hice ni puñetero caso. Ahora mismo, tanto Carmen como yo, sólo recibimos afecto y me siento muy querido y respetado. Me gustaría ser recordado como alguien que nunca perdió su alma de niño, que supo que reencontrarse con su niñez era muy importante.