MICROSOFT

ISTOCK

Piratear software no nos sale a cuenta

En España, la piratería del software, como la descarga ilegal de libros, música, películas o series de televisión, no sólo no está socialmente censurada, sino que, hasta cierto punto, está bien considerada y es algo de lo que se puede alardear en una conversación. Pasa a nivel privado e incluso profesional.
ISTOCK

Ordenadores cautivos

Los ordenadores son cada vez más los rieles por donde nos deslizamos por un espacio digital limitado, ficticio, amputado, y el horizonte de decisiones posibles de nuestra subjetividad, la de cualquiera de nosotros, en este entorno digital, se adelgaza, deforma y controla. Por eso, la aventura humana de la libertad y del logro de su máxima potencia social, la democracia, necesita la garantía de la neutralidad tecnológica.
REUTERS

Piratear 'software' nos sale muy caro

Que no estemos dispuestos a pagar por el software, incluso cuando lo consideramos importante para nuestro trabajo o para nuestro ocio y disponemos de recursos de sobra para hacerlo, es intolerable. Pero también es, a largo plazo, un mal negocio, porque se pierden puestos de trabajo y se fomenta la economía sumergida, esa que no paga ni escuelas ni hospitales.

OFRECIDO POR NISSAN