BLOGS

No comerás

19/03/2014 21:48 CET | Actualizado 19/05/2014 11:12 CEST

En la cruzada del Gobierno por acabar con los vicios que corrompen la sociedad, le toca el turno a la gula. Comerte un filete o darle la papilla a tu hijo es para el Ejecutivo un lujo mayor que comprarte una obra de arte. Montoro y Cañete no descartan una subida de 11 puntos porcentuales en los precios de la carne, el pescado, las papillas, el aceite o el azúcar, entre una larga lista de alimentos de los que consumimos todos los días y forman parte de esa dieta mediterránea tan alabada fuera de España. Tal y como hemos podido constatar esta misma mañana, el equipo de Rajoy no encuentra contradictorio subir al 21% de IVA la cesta de la compra con haber rebajado al 10% el IVA del arte.

¿De verdad que van a subir el IVA de nuestros alimentos primordiales del 10 al 21%, 11 puntos de golpe? "Es que hay que tener en cuenta que tienen un IVA superreducido y reducido", justifica el ministro el Hacienda cuando le preguntamos por una de las principales propuestas que los expertos de Lagares han puesto sobre la mesa en el informe sobre la reforma fiscal. Cristóbal Montoro insiste en que "ahora no estamos en eso", pero recalca que esos alimentos gozan de un tratamiento especial, adelantando así la razón que seguramente esgrimirá el Gobierno cuando apruebe en el Congreso su reforma fiscal dentro de tres meses, una vez pasadas las elecciones europeas. En las próximas semanas escucharemos que Rajoy no mentía cuando prometió bajar el IRPF, aunque solo se beneficien las rentas altas. Lo que se nos ocultará en la campaña para las Europeas será que ese reducción se hará a costa de la subida del IVA, un impuesto considerado injusto porque penaliza igual a los que ganan 100.000 euros al año o a los que solo ingresan 10.000 euros.

Para que la rebaja de impuestos no se traduzca en una caída de la recaudación: ¿qué es lo fácil? "Lo fácil es gravar los alimentos básicos, porque la gente lo último que hace es dejar de comer", responde el diputado socialista Alejandro Alonso, que en la sesión de control ha sacado de quicio a Arias Cañete. "Lo que quieren hacer es una subida en escala. Pasar productos de primera necesidad como pan, leche o huevos, del IVA superreducido del 4% al 10%. Y el resto de los alimentos que ahora están al 10%, pasarlos al 21%. Esto no es nuevo, lleva desde el año pasado encima de su mesa pero ahora el informe de los expertos les da cobertura para volverlo a abordar. Por eso las asociaciones alimentarias se reunieron con Cañete y Montoro el año pasado y consiguieron el compromiso del Gobierno de que no iban a subir el IVA de esa manera", prosigue el portavoz de Agricultura del PSOE.

"¿Se puede comprometer a que no va a subir el IVA de la alimentación?", le ha preguntado Alonso a Cañete en el hemiciclo. También por la fiscalidad del vino y por la reforma de los módulos para la agricultura. "A mí el impuesto del vino no me gusta, en cuanto a los módulos, no sé cuándo se va a tratar en el seno del Gobierno, pero mi opinión personal es que son útiles aunque también hay que luchar contra el fraude", contesta el ministro. Ni una sola palabra sobre la subida del IVA en los alimentos, por eso interrogamos sobre el tema a Cañete al acabar su intervención: "El informe de los expertos no es la posición del Gobierno -responde-. Hablar del IVA de la alimentación es algo muy genérico. ¿Qué alimentos?" Le leemos al ministro la lista. "Pues habrá que discutir cuáles de esos alimentos. Pero no me hartaré de decirlo, sobre la subida del IVA el Gobierno no ha debatido el tema. En cuanto al vino, mi opinión es que no soy partidario de gravarlo", contesta el ministro, casado con una Domecq, una de las sagas vinícolas con más solera.

El problema es que las distintas organizaciones del sector de la alimentación -con FIAB a la cabeza- no les creen y se temen lo peor. Por eso advierten al Gobierno que "una nueva subida del IVA es inasumible" y le recuerdan que "según datos del INE, desde septiembre del 2012 -fecha de la última subida- la caída media del consumo en tasa interanual en los seis meses siguientes fue de un 6,7%". Y de hecho han cuantificado que la subida del 10 al 21% del IVA supondría "una caída de producción superior a los 16.000 millones de euros y la destrucción de más de 155.000 empleos".

Esta por ver que a Rajoy, Cañete y Montoro les influyan pues como dice el ministro de Hacienda, la inflación es casi inexistente. Así que id pensando cómo llenar el estómago sin arruinaros.