BLOGS

¿Alguien te ha enseñado a sufrir?

27/09/2017 07:23 CEST | Actualizado 27/09/2017 07:23 CEST
Getty Images

Los profesionales de la salud no somos inmunes al dolor. El sufrimiento de nuestros pacientes y de los lugares en los que trabajamos dejan huella. Cada cual trata de defenderse como puede predominando las conductas de huida y de separación que tiñen de frialdad y falta de contacto humano los cuidados.

Nadie nos enseña explícitamente a bregar con el sufrimiento. Lo vamos aprendiendo por imitación de las personas cercanas que nos rodean y de nuestra experiencia personal.

La literatura y las bellas artes están llenas de historias desgraciadas que los artistas plasman para que virtualmente nos acerquemos a esas realidades ardientes que tanto nos asustan. También las tradiciones espirituales tratan de acercarse a los misterios de la muerte y el sufrimiento humano proponiendo caminos. Hay que reconocer que no nos faltan testimonios, la historia de la humanidad está teñida del negro tinte de un sufrimiento que al final también nos termina alcanzando.

Cuando enfermamos o atravesamos una crisis vital experimentamos angustia. Los encargados socialmente de recogerla y atenderla son los profesionales de la salud que, paradójicamente, están excelentemente formados para atender las dimensiones biológicas del dolor pero no las demás.

Señalar este hecho es importante para todos. Para los sanitarios, por abrir la posibilidad de reflexionar y mejorar su consciencia y habilidades. También para la sociedad que aun no sabe bien qué hacer con tanto sufrimiento.

Relacionarnos mejor con nuestro sufrimiento es la piedra maestra del arco, también la más desatendida.

En el libro Diario de un Médico Descalzo profundizo este tema para abrir un espacio de reflexión común y toma de consciencia. No es posible que una sociedad delegue el manejo de algo tan delicado e importante en un estamento especializado. Es labor de todos acoger, acompañar y asistir el sufrimiento propio y el ajeno.

Recordar que es posible sufrir menos, da esperanza. Merece la pena plantearlo, a nadie le gusta padecer de más. Cuando en consulta acompaño procesos difíciles, suelo señalar la libertad que todos tenemos para manejar mejor la dificultad o para bloquearnos e instalarnos en ella. Es frecuente que cuando algo nos preocupa nos atemos a ello hasta el punto de no ser capaces de pensar en otra cosa. Eso nos lo hace pasar mal, entramos en espirales de malestar en las que perdemos el control.

Aprender a soltar, aceptar, tranquilizar y reparar el daño es un bello proceso al que estamos todos invitados. Los sanadores en primer lugar, por la responsabilidad que tenemos hacia los demás. Pero no podremos hacerlo si no empezamos con las propias heridas. A fin de cuentas todos tenemos cicatrices y estamos rodeados de otros que también las tienen y nos piden ayuda.

Hace falta que la sociedad sane. Para ello será necesario que cada cual mejore su capacidad de sanación. Relacionarnos mejor con nuestro sufrimiento es la piedra maestra del arco, también la más desatendida. Sin ella no se sostendrá la bóveda con la que tratamos de protegernos de la intemperie de la vida, con sus heladas y tormentas.

MÁS SERIES