INTERNACIONAL
05/01/2019 09:03 CET | Actualizado 05/01/2019 09:03 CET

Quédate con sus caras: los personajes que darán que hablar en 2019

5 nombres a los que hay que seguir la pista.

¿No te ha pasado nunca que nada más ver, escuchar, o las dos cosas a alguien tienes una corazonada y sabes que va a llegar lejos? O al menos sabes que van a ser personas influyentes, de las que sí o sí se va a hablar.

Pues eso es lo que, ahora que comienza 2019, transmiten todas estas personas: esa sensación de que a lo largo de este nuevo año van a copar muchos titulares.

Alexandria Ocasio-Cortez

Alexandria Ocasio-Cortez, en una imagen de archivo.

Lo dijimos en junio de 2018, cuando ganó las primarias de su partido. Lo repetimos en noviembre del año pasado, cuando fue elegida la representante más joven de la historia del Congreso estadounidense. Y nos reafirmamos este enero: Ocasio-Cortez es una joven promesa de la política demócrata de EEUU.

La Cadena Fox, la favorita del presidente estadounidense Donald Trump, también lo sabe. Por eso cada vez que puede la "despelleja". Todo lo que hace lo examina con lupa, provocando críticas hacia su obsesión con la joven política, a quien se cuestiona incluso por ser sincera sobre su falta de dinero para mudarse a Washington antes de cobrar su primer sueldo como congresista.

Pero Ocasio-Cortez sigue firme y lucha por sus promesas, entre las que se incluyen "respaldar a las personas mayores", la defensa de los derechos de las mujeres o la financiación "transparente de campañas". También defiende férreamente la medida estrella del excandidato demócrata Bernie Sanders: una cobertura médica universal.

Su nombre suena tanto que incluso se la mira de reojo ahora que el partido demócrata está en un búsqueda activa (y urgente) de su estrella para las presidenciales de 2020. Necesitan cuanto antes un nombre que arroje esperanzas a los estadounidenses frente a la política xenófoba, machista y en múltiples ocasiones insostenible del presidente Donald Trump.

Beto O'Rourke

Imagen de archivo de Beto O'Rourke.

Su 'no-victoria' en Texas en las pasadas 'midterm', donde los republicanos gobiernan desde hace 80 años, fue una de las más lamentadas. Había grandes esperanzas puestas en Beto O'Rourke. Tantas, que ahora su nombre suena con tintes presidenciales.

O'Rourke suma una serie de características que, como Ocasio-Cortez, están en consonancia con lo que parece estar buscando su partido. No quieren a alguien conocido como lo era Hillary Clinton o como lo es, por mucho carisma que tenga, el exvicepresidente de Obama, Joe Biden. Quieren y necesitan a alguien con nuevos aires, que sea capaz, eso sí, de unir a los dos bandos que parecen integrar este partido: el más tradicional y el más progresista, con el que se identifica O'Rourke.

Erigido en representante de los latinos en una zona de población eminentemente hispana, O'Rourke, bilingüe, comenzó la noche electoral con cumbia y hasta recibió el apoyo (en la distancia) de Beyoncé, que subió una foto a Instagram con una gorra en la que se leía "Beto for Senate".

Fans y apoyos no le faltan y parece estar dispuesto a seguir en la lucha.

Jagmeet Singh

Jagmeet Singh, en una imagen de archivo.

Este 2019 hay elecciones en Canadá, donde el primer ministro Justin Trudeau aspira a renovar el cargo. No lo tendrá fácil: el líder del izquierdista NDP, Jagmeet Singh, cuenta con tantos apoyos en su país que es casi obligado seguirle la pista.

Tiene cerca de 130.000 seguidores en Twitter —entre los que está, por cierto, Alexandria Ocaso-Cortez— y más de 200.000 en Instagram; porque cada vez gana más adeptos de la mano de su pelea por los derechos de la mujer, los homosexuales y los refugiados; y porque es un abogado sij originario del Punjab (India) que se ha convertido en el primer político no blanco que comanda un partido en el país norteamericano.

La prensa canadiense destaca que no es un recién llegado, sino que su carrera política es larga, bajo su lema personal, "Con amor y coraje". "La gente tiene hambre de un nuevo liderazgo en nuestro país", dijo Singh al llegar al cargo, "eso es lo que me impulsa a ser su primer ministro".

Su gran día puede ser el 21 de octubre.

Leo Varadkar

Leo Varadkar, en una imagen de archivo.

En 2017 se convirtió en el primer ministro de Irlanda, convirtiéndose en el más joven en hacerlo y en el primer político abiertamente gay en ostentar este alto cargo público en la historia de dicho país, además del cuarto jefe de Gobierno abiertamente homosexual del mundo en tiempos modernos.

Está claro que ha superado barreras y que tiene ganas de seguir haciéndolo. Quiere para su país "una Constitución moderna para un país moderno". Así, cuando el presidente de Irlanda, Michael D. Higgin, ratificó la nueva ley que legaliza el aborto, afirmó que el resultado, inesperadamente claro a favor del 'sí', supone una "revolución silenciosa".

La ratificación de la ley llega más de medio año después de que se aprobara en referéndum la derogación de la enmienda antiabortista de la Constitución de Irlanda con un 66,4% de los votos.

No sólo en política social Varadkar quiere dejar su huella. En el año del Brexit, cuando Reino Unido dejará definitivamente la UE, ya ha anticipado que le queda mucho por hacer. El pasado mes de diciembre calificó de "bastante inviable" la posibilidad de renegociar el acuerdo de salida de Reino Unido de la UE, aunque el Parlamento británico lo rechace en la votación prevista para enero.

Sahle-Work Zewde

Sahle-Work Zewde, en una imagen de archivo.

Saltó a la primera línea de la política el pasado 2018, pero este 2019 no hay que perderle la pista. Hacer historia ya la ha hecho, porque es la primera mujer que está al frente de Eritrea, pero tiene un gran reto por delante: conseguir la paz (real) entre Eritrea y Etiopía.

Los dos países se enfrentaron en una guerra que dejó unos 80.000 muertos y a la que se puso fin con el Acuerdo de Argel, que delimitaba la frontera y que Etiopía no acató. Pero algo cambió el 9 de julio, cuando los dos países han restablecido relaciones diplomáticas, reabierto embajadas y la frontera y en los últimos días Etiopía incluso ha comenzado la retirada de sus tropas apostadas en la linde con el país vecino.

A Sahle-Work Zewde le corresponde culminar el proceso.