profile image

Abraham García

Cocinero, Restaurante Viridiana

He repetido hasta la extremaunción que soy cocinero porque mi primera palabra fue “ajo”. Menos afortunado, un primo mío dijo “teta”, y hoy trabaja en Pascual. En sesenta años al pie del fogón (Viridiana ya ha soplado cuarenta velas) he presenciado los grandes cambios, no siempre a mejor, de la hoy imparable cocina española. Incluso malician que he propiciado alguno. En otros campos, he perpetrado cuatro libros de los que no me arrepiento (el improbable lector lo hará por mí). Fatigué también a los caballos de carreras retransmitiendo éstas durante varios años por el galopante mundo. He desperdigado una reata de artículos de variado pelaje y escasa fortuna. También he prestado mi careto para media docena de cameos, de Berlanga a Almodóvar, hasta que comprendí que mi máxima aspiración como actor podría ser suplantar al hombre invisible. En mi lejano ayer quise ser jockey, pero la impertinente báscula me disuadió. Y por mi parte basta que, como sentenciaba un colega, “es incómodo escribir sobre uno mismo. Mejor sobre la mesa.”
Lo primero fue el

Lo primero fue el nombre

Una jornada de carreras en San Siro no está a la altura de tan magnífico hipódromo (después de saber la mediocridad que sirven
05/11/2018 07:18 CET
Huesos de

Huesos de santo

Se cuenta que la madre de Savarin, al sentir el estertor que anunciaba la guadaña, apremió al servicio con una orden imperativa
30/10/2018 12:40 CET
Soñando

Soñando caballos

Tiempo ha, tuve un caballo que nunca aspiró al Arco, ni siquiera al de Cuchilleros, al que bauticé Catorce de abril. Ocioso
15/10/2018 12:47 CEST
Han muerto las

Han muerto las lilas

Sus padres habían escapado a las matanzas que tras la Primera Guerra Mundial diezmaron a la población armenia. En París, en
03/10/2018 18:24 CEST

EL HUFFPOST PARA CARDHU