INTERNACIONAL
23/03/2021 23:55 CET | Actualizado 24/03/2021 00:03 CET

Biden pide prohibir las armas de asalto tras el tiroteo en Colorado

El presidente de Estados Unidos insta a cerrar las lagunas en el sistema de verificación de antecedentes.

EFE/EPA/STEFANI REYNOLDS
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en la Casa Blanca.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha reactivado este martes el debate sobre el control de armas, uno de los más intensos y estériles de la política estadounidense. El mandatario ha instado al Congreso a prohibir las armas de asalto y los cargadores de alta capacidad y a cerrar las lagunas existentes en el sistema de verificación de antecedentes para adquirir armas de fuego.

En un discurso pronunciado desde la Casa Blanca, después de que un hombre armado matara a diez personas en un comercio en la localidad de Boulder, en Colorado, Biden ha hecho hincapié en que “no necesita esperar un minuto más y mucho menos una hora” para “tomar medidas de sentido común que salvarán vidas en el futuro”.

“Urjo a mis colegas de la Cámara de Representantes y del Senado a actuar”, ha pedido, según ha recogido The Hill. Así, ha reclamado al Senado que apruebe “inmediatamente” dos proyectos de ley, a los que la Cámara de Representantes ya ha dado luz verde, para ampliar los controles de antecedentes penales para la venta de armas de fuego. “Esto no es y no debería ser un asunto partidista, es un asunto estadounidense”, ha reiterado el mandatario.

El tiroteo que reabre el debate

Lo hechos ocurrieron este lunes, cuando un hombre armado irrumpió en el centro comercial King Soopers de Boulder. Diez personas, incluido el agente de Policía Eric Talley, de 51 años, uno de los primeros en llegar al lugar de los hechos, fallecieron. El sospechoso de cometer el tiroteo, identificado como Ahmad al Aliwi Alissa, de 21 años, ha sido imputado con diez cargos de asesinato en primer grado.

En este contexto, el presidente estadounidense ha subrayado que las autoridades estadounidenses aún esperan conseguir más información sobre el presunto autor, su motivación y las armas que usó. La prensa del país ha señalado durante la jornada que usó un fusil de asalto AR-15 para llevar a cabo el ataque.

El mandatario, que ha precisado que ha recibido actualizaciones regulares sobre lo ocurrido de mano del fiscal general, Merrick Garland, el director de la Policía Federal de Estados Unidos (FBI) Christopher Wray y que está en contacto con las autoridades de Colorado, ha dedicado espacio ha agradecer la “heroica” labor y el “coraje excepcional” del agente fallecido, al tiempo que ha ofrecido sus condolencias a sus allegados.

“Estos pobres amigos que han fallecido dejan atrás a sus familias y les dejan un gran agujero en el corazón”, ha lamentado el presidente, que ha reiterado que es necesario “actuar para que no haya más” familias que sufran por la violencia armada. 

Vetar las armas de asalto

El presidente ha pedido “prohibir de nuevo las armas de asalto y los cargadores de munición de gran capacidad”, en referencia a un veto nacional de ese tipo de rifles que se aprobó en Estados Unidos en 1994, pero que caducó en 2004 sin que el Congreso lo renovara.

También ha urgido al Senado a aprobar “inmediatamente” dos proyectos de ley que ya han recibido el visto bueno de la Cámara Baja y que “cerrarían los vacíos legales en el sistema de verificación de antecedentes” de los compradores de armas.

Sin embargo, estas medidas requerirán los 60 votos necesarios para salir adelante en el Senado, donde la estrechísima minoría demócrata debería convencer a diez republicanos para sumarse a ellos.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, ha señalado poco después que Biden podría usar también su poder ejecutivo para impulsar un mayor control de armas, pero su capacidad para hacer cambios unilaterales al respecto es limitada.

Cuando era vicepresidente de Estados Unidos, Biden y el entonces mandatario, Barack Obama, impulsaron una serie de reformas para controlar las armas, pero el Congreso no aprobó siquiera la que generaba más consenso en todo el país: un sistema de verificación de antecedentes de los compradores de armamento.

El propio Obama ha contribuido este martes a retomar el debate sobre el tema, al pedir en un comunicado que se “supere la oposición de los políticos cobardes y la presión de un lobby de las armas que se opone a cualquier límite a la capacidad de cualquiera de reunir un arsenal”. 

Photo gallery Las portadas de la investidura de Joe Biden See Gallery

EL HUFFPOST PARA HUE