Un mal día para Rusia: la contraofensiva ucraniana empieza a dar frutos

La retirada rusa de Jarkov y el hundimiento de un barco en el mar Negro deja un día positivo para Kiev, que aún confía en rescatar a la resistencia de la acería de Mariupol que vive día a día más complicaciones.
Tanque ruso destruido en Ucrania.
Tanque ruso destruido en Ucrania.
John Moore via Getty Images

Diario de guerra, día 79. Una jornada después del terremoto finés, los vientos siguen sin soplar a favor de Rusia. Durante este viernes, las tropas ucranianas han sumado dos victorias, una en el mar Negro y otra en el Donbás. Mientras su presidente insiste en negociar para sacar de la acería de Azovstal al mayor número de supervivientes posibles.

Mientras tanto, a Rusia le salen nuevos frentes en el norte tras el paso que ha dado Finlandia para unirse a la OTAN y que ya empieza a tener consecuencias. A partir de mañana, la empresa eléctrica rusa cortará el suministro a Finlandia por problemas en los pagos.

Respecto al gas, Moscú niega que les vaya a cortar el suministro. Así como hizo con el gasoducto Yamal-Europa que conecta el norte del país con Alemania.

¿Cómo avanzan los ataques?

El ejército ucraniano ha logrado expulsar más allá del río Séverski Donets que cruza el Donbas y que es clave para el control de las regiones de todo el país, incluido Jarkov.

La contraofensiva ucrania parece dar frutos, aunque no hay que descartar aún si el repliegue ruso se debe a un ahorro de fuerzas de cara a un gran ataque final. Aún así, Ucrania relata que los rusos se vieron separados a ambos márgenes del río y en su retirada abandonaron parte de su equipo y vehículos.

Después de Kiev, la retira rusa de Jarkov sería su segundo revés más duro de las tropas de Putin. Y no sería el único del día, porque Ucrania también ha confirmado que ha logrado hundir un nuevo barco en el mar Negro, cerca de la llamada isla de las Serpientes.

Por su parte, Rusia sigue centrado en Lugansk donde han logrado aniquilar con misiles de alta precisión puestos de mando de defensa territorial y un batallón dejando más de 300 bajas mortales.

En Mariúpol, se ha registrado un nuevo intento fallido de entrar en la acería de Azovstal, aunque los soldados que se mantienen en el interior aseguran que la situación es “más complicada cada día”.

Además de ello, Rusia ha atacado una refinería en el centro del país que estaba abasteciendo de combustible a las tropas ucranianas.

¿Cómo responde Rusia?

Ya se está enviando artillería adicional a su zona fronteriza del sur, en la región de Briansk, limítrofe con el norte de Ucrania, para ampliar los bombardeos en los asentamientos de la región de Chernígov, cercanos a Kiev.

¿Qué dice Europa?

Josep Borrel ha anunciado que Bruselas entregará otros 500 millones de euros para apoyar al ejercito ucraniano. Con esta última cifra, el aporte en material armamentístico de la Unión Europea asciende a 2.000 millones de euros.

Respecto al veto al petróleo, Hungría se mantiene enrocada en su posición y ni la visita de Von der Leyen ni de Macron han conseguido un acuerdo.

Al mismo tiempo, el canciller alemán, Olaf Scholz, ha pedido ha Putin un alto al fuego inmediato. Del mismo modo que lo ha hecho el ministro de Defensa de EEUU a su homólogo ruso.

¿Y Turquía?

Por el momento, ha sido el único miembro de la OTAN que ha rechazado el ingreso de Finlandia en la Alianza. Ha sido el propio Tayyip Erdogan el que ha confirmado que “no tienen una opinión favorable” al respecto.

Desde España, el ministro Albares ha confirmado que ha telefoneado a su homólogo para darle su respaldo. No obstante, uno de los requisitos para que Finlandia puede adherirse es contar con el beneplácito de los 30 miembros.

Desfile del Día de la Victoria en Moscú, 2022

Popular in the Community