22/02/2021 10:05 CET | Actualizado 22/02/2021 10:05 CET

Los más jóvenes lo tienen claro: las tareas del hogar son responsabilidad de todos

#LosRolesCambian: el trabajo en casa es cosa de madres y padres, pero también de niñas y niños.

GETTY

Son la generación de la esperanza. Los niños y jóvenes de esta sociedad de los ‘felices años 20’ son el baluarte de unos ideales que ellos llevan por bandera: conciencia medioambiental y un modo de vida sostenible, espíritu solidario, un horizonte sin límites en lo que a evolución tecnológica se refiere y firmes creencias en la igualdad de género.

En este sentido, aunque aún queda mucho por hacer, ellos tienen claro que son los responsables de empezar a desterrar escenas que han quedado desfasadas y que enfrentan claramente con el ideario de igualdad laboral y social que ellos están integrando.

Hay una esfera de la vida en la que esto está cobrando una especial importancia: la conciliación y la corresponsabilidad en las tareas del hogar. La desigualdad de género en los trabajos domésticos es cuestión de ejemplo y de educación, pero también es una cuestión de edad: de niñas y y niños. 

  

En casa, un gran equipo

Los cimientos del cambio están puestos, pero que la igualdad sea real depende de todos nosotros: de propiciar grandes reformas en las estructuras sociales y pequeños cambios en el día a día. Y en ese sentido, la vida en familia es fundamental.

Reforzar el papel de la familia como un equipo en el que grandes y pequeños colaboran es uno de los objetivos del proyecto educativo Pequeños Amos de Casa. Esta iniciativa de Ana Sancho tiene claro que educar a los niños, niñas y adolescentes en las tareas del hogar es apostar por valores de corresponsabilidad e igualdad de género. Conciliar con la ayuda de todos es mucho más fácil.

 

Pero no pudo jugar porque tenía que planchar

“Lunes antes de almorzar, una niña fue a jugar pero no pudo jugar porque tenía que planchar. Así planchaba así, así... Así planchaba así así...”

La letra de esta famosa canción de ‘Los payasos de la tele’, que toda una generación ha cantado en su infancia, ha quedado un poco desfasada... o no. Que la niña tenga que cooperar en las tareas del hogar es corresponsabilidad. Que lo hagan sólo las niñas, es desigualdad. Las tareas del hogar no son de hombres ni de mujeres: son de todos.

“Deberíamos darnos cuenta de que no sólo tiene que hacerlo la mujer, también tienen que hacerlo el hombre y los niños”, asegura una de las niñas que ha participado en el taller puesto en marcha por Ariel y Pequeños Amos de Casa. 

Por todo esto, la marca de detergente Ariel busca la colaboración de la sociedad para reeditar y actualizar la canción de los días de la semana, a través de sus redes sociales y con el hashtag #Cambiarlosroles, para que contribuya a educar y conjugar los roles de reparto de tareas del hogar. 

“El propósito de Ariel es que la canción ‘Los días de la semana’ siga siendo icónica y contribuya a educar y a conjugar los roles y el reparto de tareas del hogar, comenzando con los más pequeños y adolescentes”, aseguran desde la marca.