Rusia centra la ofensiva en Mariúpol y abandona la toma de Kiev

Ucrania asegura que ha causado bajas "significativas" a las tropas rusas cercanas en la capital y que Moscú trata de crear administraciones de ocupación en el este.
|

Todos los reportes apuntan a lo mismo, Moscú continúa acusando un fuerte desgaste en el norte que le ha hecho centrarse en sus objetivo en el este. Las tropas rusas han abandonado por el momento la ocupación de Kiev y se concentran ahora en el asalto al puerto de Mariúpol, en el Mar de Azov, según un parte emitido esta madrugada por el Estado Mayor de las fuerzas armadas ucranianas.

Se trata de una cuestión de la que ya habían alertado el Pentágono estadounidense, la propia OTAN y la Inteligencia británica. Rusia está reorganizando sus fuerzas para conseguir algún triunfo de relevancia en el Donbás, pero ni se está retirando ni ha dejado por el momento los bombardeos en el flanco norte, atacando Járkov o Chernígov.

“El enemigo, que ha sufrido pérdidas significativas en personal y equipo, no logró bloquear y capturar la ciudad de Kiev. Los ocupantes se vieron obligados a abandonar temporalmente esta tarea”, se ha recogido en el parte del ejército ucraniano, publicado al final del trigésimo sexto día de invasión rusa de Ucrania.

El Ejército ruso “se centró en continuar el asalto a la ciudad de Mariúpol”, dice el comunicado, que afirma que Moscú está utilizando tropas transferidas desde Abjasia, una de las autoproclamadas repúblicas independientes en Georgia y cuya independencia reconoce Rusia. La ciudad está siendo defendida por “las fuerzas de la 36ª brigada de infantería de marina, junto con unidades de otros componentes de las fuerzas de defensa de Ucrania”.

Las administraciones de ocupación rusa y el referéndum en Jersón

El parte ucraniano dice además que Rusia “continúa fortaleciendo grupos de tropas a expensas de unidades del Distrito Militar del Este. Está tratando de formar administraciones de ocupación dentro de los distritos temporalmente ocupados de las provincias de Donetsk, Lugansk, Zaporiyia y Jersón”.

“En vista de lo anterior, es probable que el enemigo intente mantener una presencia militar en las regiones del sur y este de Ucrania en un futuro próximo”, dice el comunicado, que informa también de que continúan los bombardeos contra Járkov “para destruir la infraestructura y las áreas residenciales de la ciudad”.

Precisamente, las Fuerzas Armadas de Ucrania habían asegurado este miércoles que Rusia ha comenzado los preparativos para organizar un referéndum en la región de Jersón, en la que viven cerca de 280.000 personas, tomada por los rusos el pasado 2 de marzo.

“Para controlar los territorios temporalmente ocupados del sur de Ucrania, el enemigo está tratando de crear administraciones militares y civiles y ha comenzado los preparativos para un referéndum sobre una entidad cuasi estatal en la región de Jersón, la llamada “República Popular de Jersón”. Se trata de un giro radical al acuerdo al que llegó Rusia con la administración local ucraniana, a la que prometió que podría conservar su autoridad si acataban una serie de normas como someter a la población a un toque de queda.

Gráfico con los últimos ataques y movimientos de tropas rusas en Ucrania.
Gráfico con los últimos ataques y movimientos de tropas rusas en Ucrania.
EP DATA

El frente de Bielorrusia

Kiev también ha vuelto a denunciar que el territorio de Bielorrusia está siendo utilizado por Rusia para emplazar y acumular sistemas de misiles, según dijo la viceministra de Defensa, Hanna Maliar, en una intervención televisiva recogida por la agencia de noticias Ukrinform.

“Las fuerzas rusas están utilizando activamente el territorio de Bielorrusia para llevar a cabo acciones agresivas contra Ucrania, reubicando sus sistemas de misiles en la región de Homel”, dijo la viceministra.

“Las fuerzas enemigas no abandonan sus planes para capturar por completo las regiones de Donetsk y Lugansk”, agregó en referencia a las autoproclamadas repúblicas del sudeste ucraniano, cuya independencia fue reconocida por Moscú antes de iniciar la invasión de Ucrania.

“También están invadiendo la región de Járkov -añadió- y tratando de fortalecer sus posiciones allí y reagrupar tropas. Ahora estamos grabando los sistemas de misiles que se envían a la región de Homel, y el enemigo está tratando de acumularlos allí, aparentemente debido a planes para lanzar ataques con misiles o usarlos allí como una herramienta para chantajear e intimidar”, afirmó.

Un soldado ucraniano abre fuego de mortero en el maco de los combates para recuperar terreno en las afueras de Kiev.
Un soldado ucraniano abre fuego de mortero en el maco de los combates para recuperar terreno en las afueras de Kiev.
STR / EFE

Evacuaciones en Mariúpol

Por otra parte, la ofensiva sobre Mariúpol está marcada por un alto el fuego humanitario para lograr sacar a los civiles que soportan semanas de un asedio encarnizado. Al menos 1.458 personas han sido evacuadas de la localidad costera y de varias ciudades de la región de Zaporiyia a lo largo de tres corredores humanitarios, ha informado la vice primera ministra ucraniana, Irina Vereschuk.

“El 31 de marzo, 1.458 personas llegaron a Zaporiyia en tres corredores humanitarios acordados en su propio transporte. De ellas, 631 residentes de Mariúpol y 827 de las ciudades de la región de Zaporiyia”, ha detallado en Vereschuk en su cuenta de Facebook.

Vereschuk ha informado, además, de que han salido de la ciudad de Energodar “50 coches particulares y un autobús con niños”. Han pasado todos los controles de carretera y han llegado a Zaporiyia”, ha agregado.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) intentará este viernes suministrar ayuda de emergencia y medicinas a Mariúpol, además de participar en la evacuación de los civiles atrapados en la asediada ciudad, en la que, según Ucrania, siguen unas 160.000 personas sin agua, ni luz ni medicamentos.

Parir en Ucrania bajo las bombas