Hasta que comenzó la crisis, en Bruselas se decía a menudo que los tres grandes pilares sobre los que reposaba la aceptación popular de la Unión Europea eran la moneda única, la posibilidad de cruzar las fronteras sin visado ni pasaporte y las becas Erasmus.

A la crisis del euro y las propuestas para endurecer el control fronterizo se le suma ahora el tambaleo del programa Erasmus, que cumple 25 años con España como pieza clave.

La Comisión Europea se vio obligada a reconocer en la mañana de este miércoles que la partida dedicada a las becas Erasmus se arriesga a una "suspensión de pagos" por la excesiva austeridad de los presupuestos europeos. En palabras de Patrizio Fiorilli, el portavoz de Presupuestos, se ha pagado la totalidad de las partidas a cargo de las cuentas públicas europeas entre enero y y septiembre y el 70% en lo que queda de año, por lo que quedan tres meses pendientes de financiar completamente.

"HACE MESES QUE LO SABEMOS"

"No habrá suficiente dinero" porque la ejecución de los presupuestos es "significativamente inferior" a las "estimaciones de la Comisión" sobre el gasto, advirtió. "Hace meses que lo sabemos", añadió antes de recordar que fue a finales del año pasado, durante la tramitación de las cuentas públicas de este año, cuando se decidió recortar en esta y otras partidas a sabiendas de que la oferta superaba ampliamente la financiación prevista.

¿De cuánto dinero se trata? El presupuesto de la UE para 2012 reserva 450 millones de euros para el Programa Erasmus. Pero ese no es el presupuesto total, ya que es imprescindible la cofinanciación. La UE contribuye con una media de 133 euros al mes por alumno, en el caso de los españoles (la media comunitaria está en 250 euros). La asignación depende del programa concreto y del coste de vida del país, entre otros factores. Bruselas advierte de que, con la falta de liquidez de algunos países, entre los que se encuentra España, los Gobiernos pueden no tener reservas suficientes para cumplir con el calendario de pagos a los alumnos.

ESPAÑA, PRINCIPAL BENEFICIARIO

España es el principal beneficiario del programa. En el curso 2010-2011, un total de 36.183 alumnos se beneficiaron yéndose al extranjero mientras que otros 37.432 de otros países cursaron estudios en España.

España es también es un importante benefactor de otros programas europeos que se ven afectados por la sequía de fondos. Según el presidente de la comisión de Presupuestos de la Eurocámara, también podría ser el país que más pierda. Alain Lamassoure cifra el total en 900 millones de euros el dinero que España dejará de percibir cuando la escasez de fondos toque otras partidas, como la Innovación y la Investigación, que se ven afectadas por el mismo problema. En el caso de Francia, sería de 400 millones, pero Grecia perdería hasta 600, indicó el eurodiputado. El político conservador francés es considerado en la Eurocámara una eminencia en asuntos económicos y presupuestarios, pero la Comisión no ha confirmado sus cifras.

Para solucionar el problema, la Comisión trabaja en una enmienda a los presupuestos que deberán respaldar el Parlamento Europeo y el Consejo, la institución que reúne a los Gobiernos, para que salga adelante. Se trata de un "bricolaje" relativamente común, según la Comisión, que ya ha transferido 420 millones de sus reservas (de los 500 disponibles) para compensar la falta de aportaciones de los Gobiernos.

La austeridad de las cuentas públicas podría compensarse con una enmienda puntual, pero nada parece indicar que se tratará de una respuesta definitiva al problema. Si el año pasado, el Reino Unido encabezó una feroz cruzada por la reducción del presupuesto europeo, al que los socios aportan aproximadamente el 1% de su PIB, las cuentas del próximo ejercício podrían ser todavía más estrictas.

"Sería una pena que los 27 jefes de Gobierno, que en la última cumbre pusieron por escrito que teníamos que invertir más en educación, ciencia e investigación a nivel europeo para salir de la crisis, ignorasen sus propios comunicados y conclusiones para cortar en programas que ayudan a reducir el desempleo juvenil", lamentó Fiorilli.

Sin embargo, en una UE donde sus pilares se resienten, ya todo parece posible.

¿TIENES O TUVISTE UNA BECA ERASMUS? CUÉNTANOS TU EXPERIENCIA EN LOS COMENTARIOS