La autoescuela Grupo Placentina de Plasencia (Cáceres) ha instado a la Dirección General de Tráfico (DGT) a que actúe de oficio contra el portero del Real Madrid, Iker Casillas, por conducir su vehículo con una mano escayolada tras lesionarse en un partido contra el Valencia.

La autoescuela ha remitido un escrito a la directora general de Tráfico, María Seguí, en el que critica que "por tratarse de Iker Casillas, una buena persona y el portero de la selección, pues no pasa nada" pese a cometer una infracción vial. "Precisamente lo que hacen estas personas, dada su popularidad, es lo que más cala en una gran parte de la sociedad".

Desde la DGT niegan que vayan a emprender acción alguna contra el portero blanco, aunque han visto la imagen y reconocen que no les gusta. Aducen que la fotografía fue captada por una agencia de comunicación, no por un medio de la DGT, como un radar. Por ese hecho no tienen capacidad para emprender acción legal alguna.

ESCAYOLADO NO, CON UNA VENDA SÍ

Las mismas fuentes confirman a El Huffington Post que, con según el código de circulación, está prohibido conducir con una mano escayolada. “Las dos manos deben ir correctamente en el volante y deben agarrarlo con suficiente firmeza”, recuerdan. Escayolado no, pero sí con una venda.

Ante la propuesta de la autoescuela, se limitan a replicar que “pueden pedir lo que quieran”, pero Tráfico no puede emprender acciones legales. En todo caso, subrayan, la autoescuela Grupo Placentina debería dirigirse a la fiscalía de Seguridad Vial, no a Tráfico.