El escándalo de la carne de caballo en productos etiquetados como 100% vacuno ha dado de lleno en uno de los productos estrella de Ikea: las albóndigas de sus restaurantes. Consideradas como el plato estrella del establecimiento con un coste de 4,95 euros por ración, el gigante sueco ha retirado estas albóndigas en 14 países europeos, entre ellos España, después de que las autoridades de la República Checa encontraran carne equina en ellas. También las ha retirado de sus tiendas.

"Aunque los análisis realizados por las autoridades checas sólo afectan a un lote de albóndigas disponible en la tienda sueca, en Ikea Ibérica hemos optado por retirar todas las albóndigas de la venta hasta obtener los resultados de los nuevos análisis", dice la cadena sueca en un comunicado.

La compañía puntualiza que hace dos semanas realizaron análisis de ADN de todos los productos cárnicos y se examinaron doce muestras de diferentes lotes de albóndigas "que no mostraron trazas de carne de caballo". Ahora, Ikea asegura que realizarán nuevos análisis.

Además de en España, Ikea ha retirado las albóndigas en Eslovaquia, República Checa, Hungría, Gran Bretaña, Portugal, Italia, Países Bajos, Bélgica, Chipre, Grecia, Irlanda y Suecia. Fuentes de Ikea consultadas por El Huffington Post explican que las albóndigas se guardarán "hasta obtener los resultados de los análisis".

La retirada coincide con el hallazgo de una partida de canelones con carne de caballo de la marca La Cocinera, propiedad de Nestlé, preparados en Madrid y analizados por el Ministerio de Agricultura.

Loading Slideshow...