POLÍTICA

Aysha Elmortada, vecina de Cádiz, a la alcaldesa Teófila Martínez: "Sé humana, más que alcaldesa"

01/04/2014 16:52 CEST | Actualizado 01/04/2014 17:09 CEST

Aysha Elmortada acudió este lunes al Pleno del Ayuntamiento de Cádiz a protestar por su situación ante la alcaldesa Teófila Martínez. La regidora le negó la palabra, pero ella sí se hizo escuchar y, a gritos, protestó por su situación.

Las imágenes de la desesperada protesta de esta joven de 23 años con un hijo de tres fueron recogidas por Cádiz Directo en este vídeo. Esta es la transcripción de lo que Elmortada espetó a la alcaldesa:

"No me has dado la palabra con un menor de tres años. Si yo no hablo, tú no hablas. Me vas a escuchar igual que el pueblo les escucha a ustedes. Me vais a escuchar, que lo sabéis todos ustedes. En una pensión me tenéis. ¿No os da pena? Un niño malo. Sé persona y sé humana. Más que alcaldesa, tienes que ser humana. Humana primero, para ser alcaldesa humana. En una pensión me tenéis. Mi hijo malo, que no puede ir al colegio, le han pedido reposo. ¿Qué hago en una pensión? Me tenéis mala de los nervios. Me habéis denegado la palabra. Ustedes no habláis. Ustedes no habláis, me vais a escuchar a mí. Me vais a escuchar a mí y al pueblo. Estoy en una pensión, en una habitación con un niño chico. Me habéis denegado la palabra. ¿No te da vergüenza alcaldesa? Dímelo a mí, dímelo a mí si no te da vergüenza. Contéstame, me merezco que me contestes. Tengo derecho, su deber es hablarme. Ni hablas ni contestas, me tenéis mala de los nervios. Mi niño con depresión con tres años. Con tres años con depresión. ¿No os da pena? Contéstame. Yo me acerco a usted y la miro a la cara. Yo me acerco a usted y la miro a la cara. Que me mires, que me mires a la cara. Que me mires, que me mires por favor. Que me mires. A la cara me vais a mirar y me lo vais a decir. Sinvergüenza. Sinvergüenza. Ustedes no habláis".

Elmortada fue desalojada el pasado enero después de un año viviendo en un piso okupado en Cádiz. Desde entonces vive en una pensión a la espera de las ayudas prometidas por las autoridades municipales. "Me dijeron que no saliera en prensa, que iba a ser peor para mí. Salí en prensa y desde entonces no sé nada", explicaba a la salida del Pleno, aún con lágrimas en los ojos, a los compañeros de Cádiz Directo.

La joven explica que su hijo sufre de crisis asmática y que el pediatra le ha indicado "reposo absoluto", por lo que no puede ir al colegio.

Sobre el incidente en el Pleno, asegura que le denegaron la palabra porque había gente que no había hablado. "Yo sólo he hablado una vez hace cuatro o cinco meses", indica.

INMACULADA MICHININA

No es la primera vez que el Pleno del Ayuntamiento de Cádiz vive una escena de indignación similar. A finales de julio de 2013, Inmaculada Michinina, una vendedora que reclamaba una licencia para poder comerciar en la ciudad, convirtió su reivindicación en todo un fenómeno en el que reclamó "dignidad" para los más desfavorecidos. En septiembre regresó para seguir clamando por sus derechos.

OFRECIDO POR NISSAN