POLÍTICA

9 claves para entender cómo te va a afectar la nueva legislación sobre bajas laborales

22/06/2014 21:42 CEST | Actualizado 22/06/2014 21:42 CEST
PHOTOS.COM

El Gobierno está ultimando cambios en las normas que regulan las bajas laborales por enfermedad. ¿Las novedades más significativas? Ya no tendrás que confirmar tu parte de baja todas las semanas y las mutuas tendrán un papel de control mucho más relevante.

Pero las nuevas normas generan todavía dudas entre médicos y trabajadores. Como aún están en fase de borrador, algunos de esos interrogantes no se despejarán hasta el 4 de julio, cuando está previsto que las apruebe el Consejo de Ministros.

1-. ¿QUÉ NORMAS VAN A APROBARSE?

Básicamente dos: un Real Decreto sobre Incapacidad Temporal y una Ley de Mutuas que modificará la Ley de la Seguridad Social en relación con el régimen jurídico de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. El Ejecutivo prepara ambas normas en paralelo.

2-. ¿POR QUÉ YA NO HABRÁ QUE CONFIRMAR EL PARTE SEMANALMENTE?

El Real Decreto sustituirá el actual sistema de expedición de los partes médicos de confirmación de bajas por otro que incorpora tablas no vinculantes con la duración media de las bajas por enfermedad en función del diagnóstico, la ocupación y la edad del trabajador, con el objetivo de luchar contra el absentismo laboral injustificado y ahorrar dinero al sistema.

3-. ENTONCES, ¿EL GOBIERNO VA A FIJAR POR DECRETO LA DURACIÓN DE LAS BAJAS?

No, de acuerdo con los borradores del Real Decreto. Fuentes del Ministerio de Empleo subrayan que el sistema actual no tiene sentido en muchos casos. "Cuando hablas de una enfermedad leve puede ser útil, pero en procesos más complejos, como cuando te rompes una pierna, no tiene sentido tener que renovar la baja todas las semanas porque se sabe que una rotura de hueso no se cura en ese tiempo", aseguran.

Empleo insiste en que lo que se pretende con esas tablas, estimativas pero no vinculantes, es que las bajas, en vez de semanalmente, se renueven en función de una duración aproximada del proceso y que la decisión de dar el alta va a seguir siendo del médico.

Por ejemplo, si te rompes una pierna y, de acuerdo a tu edad y a tu trabajo, las tablas estiman que tienes que estar un mes de baja, no tendrás que renovar tu parte en todo ese tiempo. "Cuando se cumpla ese mes, vas al médico, se te revisa la baja y si el médico dice que no estás para coger el alta no lo coges y te hace otro parte para el tiempo que sea", explican desde el Ministerio.

4-. ¿ESTE CAMBIO NO VA A TRAER PROBLEMAS?

Empleo asegura que no y que la reforma "no tiene absolutamente nada que ver con el tratamiento médico", que se "sigue normalmente". "Así se ahorra molestias al ciudadano y los médicos y el sistema de salud se ahorran trámites", afirman.

El sindicato UGT cree que no tiene por qué haber problemas, de acuerdo con el último borrador del Real Decreto que ellos han manejado tras muchas modificaciones. "Según lo hemos dejado, no tiene ni muchas ni pocas ventajas para el trabajador. Influye más a nivel administrativo", asegura Carmen López, secretaria de política social de la formación.

Otros expertos, en cambio, tienen sus dudas. "Imagínate que a un trabajador le dicen: 'Tienes gripe, esto son cinco días'. Y ese trabajador, por lo que sea, al final tiene que estar 10 días de baja. Yo, como empresa, igual le digo al trabajador que se incorpore a su puesto de trabajo porque en una tabla pone que son cinco días. Como no redacten el Real Decreto muy muy muy bien se va a crear mayor conflicto para los trabajadores", avisa Begoña De la Fuente, asociada senior del departamento laboral de Magán Abogados.

5-. ¿QUÉ PAPEL VAN A TENER AHORA LAS MUTUAS?

El proyecto de Ley de Mutuas genera más dudas que el Real Decreto, sobre todo porque las mutuas harán un seguimiento de las bajas laborales desde el primer día y podrán pedir el alta del trabajador cuando lo consideren oportuno.

Empleo llama a la calma en este sentido: "No va a haber altas sin conformidad médica. El que tendrá la última palabra será el médico, como hasta ahora. Las mutuas, como mucho, podrán hacer una propuesta de alta". El Ejecutivo insiste en que la ley "acortará los trámites", pero "no va a permitir que alguien que se rompe la pierna vaya a trabajar sin poder andar".

"Se ahorrarán costes porque los procedimientos se ajustarán al tiempo real y se mejorará mucho más el control porque se va a estar más encima y se van a eliminar tiempos muertos", afirman.

6-. ¿QUÉ PROBLEMA HAY? ¿LAS MUTUAS VAN A PODER DAR ALTAS?

Médicos, sindicatos y expertos alertan de un aspecto preocupante de los borradores de la norma: si la mutua propone dar el alta a un trabajador y el médico no contesta en cinco días, se producirá un alta automática por silencio administrativo.

Empleo admite que eso está en la propuesta inicial, pero subraya que el texto no está cerrado y va a haber "bastantes cambios". "Vamos a ver la fórmula, vamos a ver cómo queda, porque estamos intentando que sea correcta y no tiene por qué ser la propuesta final".

Carmen López, de UGT, subraya que la mutua no debería llevar "en ningún caso" las contingencias comunes (accidentes o enfermedades no laborales) porque "para eso está el sistema nacional de salud". "Aquí se pone en sospecha que hay dos defraudadores: el médico y el trabajador", lamenta.

Francisco José Sáez, de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, va más allá y afirma que la medida es "una locura". "Lo que se pretende es que no se reclame. Pueden darse casos de trabajadores que estén dados de alta y no se enteren", advierte.

7-. ¿CÓMO VA A SABER LA MUTUA EL ESTADO DEL TRABAJADOR?

Es otra polémica del borrador, dado que los médicos de la mutua no están obligados a visitar en persona al paciente. De acuerdo con los borradores de la ley, podrán conocer su situación accediendo al historial clínico.

"Eso se salta por completo toda la confidencialidad que fija la ley de protección de datos porque el médico de la mutua va a tener acceso a la historia del paciente. No existe separación de la historia clínica para ver sólo los datos de la baja, con lo cual si se le da acceso a la historia clínica va a conocer por completo la historia del paciente", lamenta Sáez, de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia.

Aquí también juegan un papel polémico las tablas del Real Decreto. "Imaginemos que un paciente está de baja por una gripe y esa gripe se complica en una neumonía y eso ya no son los cinco días que puede poner en la tabla. Pero eso lo conoce el sistema público de salud. Esa información está en la historia del paciente. Si la mutua tiene acceso a la historia, vale. Pero si no tiene acceso a esa parte, va a entender que lleva mucho tiempo de baja y va a proponer su alta".

En este sentido, Empleo repite que el texto no está cerrado y que se va a hacer con las "máximas garantías de control y de privacidad para que no haya ninguna presión sobre los trabajadores".

8-. ¿QUÉ BUSCA EL GOBIERNO CON ESTOS CAMBIOS?

Empleo repite que, aunque las medidas se han vinculado con el control antifraude, con estos cambios busca ahorrar costes porque "los procedimientos se ajustarán al tiempo real y se mejorará mucho más el control porque se va a estar más encima y se van a eliminar tiempos muertos".

Begoña De la Fuente, abogada laboralista, cree que las normas ponen bajo lupa a los médicos de cabecera, a los que se va a someter a una control muy exhaustivo. "Extienden los partes de baja como churros. Me he encontrado con compañeros de trabajo que se han encontrado mal, con lumbago, y el médico de turno le ha dicho: 'Si quieres te firmo el parte de baja'. Y el trabajador contestar: 'No, no, si sólo vengo para que recetes algo".

Sáez, de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, también cree que estas normas ponen bajo sospecha a los médicos. "Parece que nos hemos puesto de acuerdo con los pacientes para sacar dinero y dar bajas de manera aleatoria. No tiene ningún sentido porque somos los que más cerca estamos del paciente y somos los que le conocemos."

9-. ¿CUÁNTA GENTE COGE BAJAS POR ENFERMEDAD?

Según los últimos datos de la Seguridad Social, la media de procesos de incapacidad temporal iniciados en los tres primeros meses del año ascendió a 374.612 bajas, de las que 330.427 se debieron a contingencias comunes y 44.185 a accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Los trabajadores se ausentaron de su puesto de trabajo una media de 3,77 horas al mes por estar de baja por incapacidad temporal, según la Encuesta Trimestral del Coste Laboral relativa al cuarto trimestre de 2013 que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE). En ese periodo, las percepciones diarias por incapacidad temporal ascendieron a 16,41 euros por cada trabajador.

El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Alvarez de Miranda, elevó a casi dos millones las incapacidades temporales (IT) que, entre el 1 de octubre de 2010 y el 31 de diciembre de 2012, se concedieron sin que mediara ningún tipo de control por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), por un importe estimado de 1.185 millones de euros.