Huffpost Spain

Por qué los niños deberían empezar el colegio a las 10 y no a las 8

Publicado: Actualizado:
NIOS DUERMEN EN CLASE
ISTOCK
Imprimir

En España, los niños entran al colegio entre las ocho y las nueve de la mañana, dependiendo de las comunidades autónomas y de los centros. Lo que implica levantarse entre las siete y las ocho. Y, si no tienen jornada continua, salen entre las cuatro y las cinco de la tarde. Eso significa que están en la escuela o el instituto durante más tiempo de lo que dura una jornada laboral, entre nueve y diez horas. ¿Se levantan antes que los adultos? ¿No es demasiado?

Con motivo del comienzo del nuevo curso, la Academia de Pediatría de Estados Unidos (AAP, por sus siglas en inglés) publicó un informe en el que afirma que los niños no deberían empezar las clases a las ocho de la mañana, sino, al menos, media hora más tarde. En esta línea, un reciente artículo de HuffPost Parents recoge una información del Centro Médico Nacional Infantil de Washington D.C., según el cual el 40% de los institutos de EEUU comienzan las clases antes de las ocho, un fenómeno que, aseguran "tiene efectos negativos en la seguridad de los adolescentes, en su bienestar y en su educación".

La universidad de Minessota también pide un cambio. Tras investigar a más de 9.000 estudiantes en ocho escuelas de tres estados de EEUU, los especialistas del Centro para la investigación Aplicada para el Desarrollo Educacional de la universidad afirmaron a la BBC que "en Estados Unidos se está repensando el horario de las escuelas, la mayoría de las cuales empiezan las clases a las 7.15, porque cada vez hay más evidencia de los beneficios. Esto está generando mucho debate". Según el estudio, "los adolescentes que entran más tarde al colegio registran mejores calificaciones, les va mejor en las pruebas. También mostraron evidencias de menos depresión y uso de drogas, alcohol y tabaco"

CUESTIÓN DE EDAD Y HORMONAS

“Cualquier horario es mejor que las ocho de la mañana. Empezar a las 08:30 marcará una diferencia, pero comenzar a las 10:00 sería aún mucho mejor”, ha explicado Russell Foster, investigador de la universidad de Oxford, a la revista británica New Scientist, según recoge la BBC En su informe para New Scientist, titulado Por qué los adolescentes necesitan una hora más en la cama de verdad, afirma que el tiempo necesario para descansar es cuestión de hormonas, algo puramente biológico.

niña despertador

Los tiempos de sueño que necesita cada uno varían según la edad. "En la pubertad, tanto la hora de irse a la cama como la de levantarse se retrasan", explica Foster en su estudio. "La tendencia sigue así hasta los 19,5 años en las mujeres y los 21 en los varones". No será hasta los 55 años cuando volvamos a levantarnos a la hora a la que lo hacíamos antes de ser púberes, unas dos horas antes que en la adolescencia. "Esto significaría que, para un adolescente, un despertador a las siete de la mañana es como uno a las cinco para una persona de cincuenta años", explica.

En España, el pediatra Jesús Martínez, bloguero de El HuffPost, defiende retrasar la entrada a clase. En un reciente artículo publicado en su blog aseguraba que los que más sufrían ese temprano despertar eran, efectivamente, los adolescentes: "Los cambios de comportamiento y carácter habituales en los pasos hormonales hacen que también cambie su ritmo de sueño, pasan de dormir a unas horas de niño a desplazar 2 o 3 horas su tiempo de inicio del sueño".

En el proceso influyen varios factores: "La llamada arquitectura del sueño, el ritmo del cortisol y las hormonas sexuales. No es que necesite dormir menos, eso nos pasa a nosotros los viejos, sino que su tiempo de sueño se desplaza y, como cuando cambian el horario en otoño y primavera, sentimos un cierto desasosiego. Ellos, los jóvenes, lo notan a diario, como si se les estuviera cambiando el meridiano de Greenwich todos los días", explica el pedriatra.

Según el Instituto del Sueño, a partir de los 7 años "no es habitual que el niño necesite dormir la siesta" a no ser que padezca de algún problema durante el descanso nocturno. Durante la adolescencia, "el número de horas de sueño disminuirá hasta un promedio de 7 a 8 horas, que podría ser insuficiente ya que se produce un incremento de la somnolencia diurna, que ha llevado a pensar que las necesidades totales de sueño no disminuyan sino que aumenten durante la adolescencia".

LOS HORARIOS EN ESPAÑA

"Entrando a clase una hora más tarde se notarían cambios en el rendimiento y la actitud". Jesús Salido es el presidente de la CEAPA, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos y lo tiene muy claro. Para él, los horarios son fundamentales, y todas las escuelas deberían tener el mismo, centralizado, y no en base a lo que decidan las comunidades autónomas o los propios profesores. "Los horarios dependen de las comunidades autónomas, que pueden elegir entre jornada continua o partida, cuando salen a las 16.30-17h".

Para la Confederación, "la jornada partida es calidad. No es la perfecta, pero es la mejor. Con la jornada continua [en la que los niños salen a las 14-14.30] se pierde atención no solo en las clases, sino también a las familias, las actividades extraescolares, el comedor peligra porque baja el número de comensales, aumentan los deberes (y el pago de clases particulares), disminuye la socialización, hay menos participación familiar... Por la tarde las administraciones se comprometían a actividades gratuitas, pero se ha quedado en nada. Al revés, hay menos comedor, menos rutas".

La implantación obligatoria de la jornada que se aplique en las escuelas (preferentemente partida, según ellos) debería venir de la Administración central. Además, debería primar la jornada partida, aseguran: "Hay estudios que evidencian que la jornada continua es mejor, porque dicen que los alumnos están más quietos. Lo que pasa es que los chicos están dormidos. Ellos a las cinco de la tarde tienen una vitalidad tremenda. Hay unos ritmos que hay que aprovechar".

Para la CEAPA, la jornada de nueve a dos "es muy comprimida, y tiene muchos descansos y más cortos". En cambio, la tarde desarrolla un papel importante en el crecimiento de los niños. En ella se enmarcan los deberes y las actividades extraescolares, fundamentales para socializar con otros chicos de la misma edad. "Lo complicado es compaginar el horario escolar con el laboral. Hay que decidir cual es el mejor horario para el alumnado".

niños cole

EN REINO UNIDO TAMBIÉN QUIEREN ENTRAR MÁS TARDE

En una carta enviada en septiembre de 2013 al diario británico The Telegraph, un centenar largo de profesores, catedráticos e investigadores exigían al Gobierno un cambio en los horarios escolares y retrasar el horario de entrada.

"Estamos profundamente preocupados por el impacto de las políticas más recientes del Gobierno en la salud y el bienestar de nuestros niños y jóvenes", arranca la misiva. "Los primeros años de la vida de los niños sirven para establecer valores y mentalidades que apuntalan el sentido de sí mismos, su actitud hacia el aprendizaje posterior y sus habilidades comunicativas y creatividad natural".

RACIONALIZAR LOS HORARIOS

Uno de los organismos más preocupados por los tiempos y su organización es la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, presidida por Ignacio Buqueras. Para ellos, lo más importante es que en España los niños "duermen menos de lo que tendrían que dormir". "Eso hace que su desarrollo no sea el adecuado. Los niños tendrían que dormir unas nueve o 10 horas, y en España duermen una menos", recalca Buqueras. Exactamente, el español duerme de media 53 minutos menos que la media europea, lo que afecta a su rendimiento.

Buqueras ve correcta la hora de inicio de las clases alrededor de las nueve de la mañana, pero cree que la jornada no debería acabar más tarde de las cinco o las seis. "En España el problema está en la hora de irse a la cama. Los horarios españoles son bastante tardíos. Lo normal sería que la cena fuera, como en cualquier país europeo, sobre las ocho u ocho y media de la tarde, y en España es a partir de las nueve. El prime time de las televisiones también acaba muy tarde", y señala en especial los horarios de los partidos de fútbol, muy tardíos.

"Los niños en España forman parte de la llamada 'Generación de los niños llave'. Están solos en sus casas porque hasta las ocho de la tarde no llegan sus padres, y ven programas de televisión y páginas webs no adecuadas para los niños de su edad". Para él, esto se solucionaría con unos horarios más racionales y cercanos a Europa. Pero la solución definitiva parece que está lejos de llegar.

¿Cuál crees que es el mejor momento para que los niños comiencen y acaben las clases? ¿Ves lógicos sus horarios o crees que deben cambiar? Déjanos tu opinión en los comentarios.

En Internet

Expertos británicos aseguran que los niños deben empezar el ...

¿No mandamos muy pronto a nuestros niños al colegio? | Me ...

Siete mitos sobre el sistema educativo que Finlandia desmonta ...

Las 5 cosas que debes hacer antes de empezar tus clases en la ...