ECONOMÍA

¿Qué riesgos trae la legalización de las tragaperras online en España?

03/01/2015 10:01 CET | Actualizado 03/01/2015 10:02 CET
ISTOCK

El sonido de las máquinas tragaperras es inconfundible y constituye la banda sonora de muchos bares españoles. Ahora, esa característica musiquilla estapresente en las casas de todo el que quiera gracias a que el Gobierno lha legalizado las tragaperras online y las apuestas cruzadas por Internet.

Hasta ahora, esos dos tipos de modalidades se encontraban en una especie de limbo legal, dado que se quedaron fuera cuando en 2012 se legalizaron las grandes modalidades del juego en Internet, como el póker, las apuestas deportivas y los bingos.

La memoria de impacto de la medida, realizada por el Ministerio de Hacienda, recoge una regulación de las tragaperras (también llamadas slot) online similares a la que tienen Italia, Reino Unido o Dinamarca. Es decir, establece que el sistema tiene que avisar al usuario de forma obligatoria, automática y periódica del tiempo que lleva jugando y del dinero que ha invertido. Le permite, además, autoimponerse límites de gasto y de duración de partidas.

Pero esas medidas son, para muchos, insuficientes para luchar contra la ludopatía. Es el caso de Mariano Chóliz, director de la Unidad de Investigación 'Adicción al Juego y Adicciones Tecnológicas' de la Universidad de Valencia. Argumenta que las tragaperras son los juegos que más enganchan y la principal causa de ludopatía. "Se estima que son responsables de la adicción de más del 80% de todos los jugadores en tratamiento", explica.

¿POR QUÉ SON ADICTIVAS?

Avisa de que las slots online tienen las principales características adictivas de las tragaperras tradicionales ("accesibilidad, apuestas de coste bajo, inmediatez de la recompensa, rapidez de las jugadas...") a las que se suman las propias del juego por Internet: "Comodidad, posibilidad de jugar en cualquier momento o lugar con muy diversos dispositivos, intimidad, etc". "Todos estos factores las hace especialmente peligrosas", subraya.

El Gobierno argumenta, en cambio, que la legalización "no sólo no incrementará la ludopatía" sino que "ayudará a combatir su surgimiento, detección y remedio" en aquella "reducida proporción de jugadores que potencialmente tengan contacto con este grave problema".

El Ejecutivo insiste en que su voluntad es aumentar la protección del jugador mediante su inclusión en la adecuada regulación, frente la situación que existe en la actualidad, donde tal juego se ofrece en entornos no regulados. Y, dice, así se asegurará que ningún menor ni las personas autoexcluidas accedan al juego.

Un argumento que no es válido para Chóliz. "Cae fuera de toda lógica, porque si hay alguna variable que está relacionada con la adicción es la disponibilidad y obviamente resulta mucho más fácil saltarse la norma cuando determinados juegos están ampliamente disponibles que si están taxativamente prohibidos".

EL NUEVO PERFIL DEL LUDÓPATA

Juan José Lamas Alonso, de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fejar), admite que el juego online ha cambiado el perfil del adicto. "Si hace 20 años estábamos hablando de un paciente de entre 35 y 45 años con un periodo de juego de entre 8 y 10 años y con un caudal de gasto bastante considerable, en estos momentos hablamos de un perfil de entre 18 y 25 años, con un periodo de 6 meses a dos años, y con relativamente poco gasto en juego", explica.

Asegura que la mayor parte de los jugadores de Internet son universitarios "que se creen que el póker va a ser su sistema de vida". "Como se lo venden como un deporte, como una competición para mentes inteligentes, se introducen ahí y acarrean en algunos casos una situación de patología y de tratamiento", resalta. Con todo, admite que la gran mayoría de los pacientes a los que tratan lo son por el juego convencional, dado que se calcula que únicamente el 10% del pastel del juego en España es online.

Lamas Alonso subraya, en cualquier caso, que son partidarios de regular todos los tipos de juegos para establecer un control de acceso. En ese sentido, destaca que lo importante son los matices de la regulación. Por ejemplo, reclama más control para las máquinas tragaperras convencionales y que, por ejemplo, tanto en ellas como en las de Internet se corte la conexión cuando el jugador lleve "un tiempo apostando" y dar "la posibilidad de un periodo de enfriamiento". "Que te avisen es una medida muy fácil de salvar. Lo eficaz no es eso", advierte.

Pau Cazorla, de la Asociación de Usuarios de Juego Online (Aujo), cree que también sería recomendable la creación de algún programa que detecte signos de ludopatía, como por ejemplo el creciente número de horas jugado o la cada vez mayor cantidad apostada "para poder avisar al usuario y tomar medidas de forma consensuada". "Además de destinar una dotación económica para programas de apoyo a personas que ya estén en esa situación", añade.

¿QUÉ PASARÁ CON LA RECAUDACIÓN?

Precisamente la recaudación económica que prevé obtener el Gobierno es otro de los aspectos más discutidos. Desde que se legalizó parte del juego online, los españoles se han dejado 8.165 millones de euros (principalmente en apuestas deportivas y póquer) que generaron 346 millones de ingresos netos a la Administración, según la Dirección General de Ordenación del Juego. Hacienda estima ahora que los españoles jugarían en torno a 814 millones de euros a las slot de Internet y a las apuestas cruzadas, que dejarían unos ingresos limpios en las arcas del Estado de unos 22,5 millones.

Laura Guillot, experta en la industria del juego, ocio y medios, cree que esos cálculos son "muy optimistas" porque las cifras en relación al juego digital se han hecho por lo general al alza cuando, advierte, hay muchos empresarios del sector que están pasando dificultades.

En su opinión, si las slots en Internet no se han regulado antes no ha sido por la protección a los jugadores con tendencias a la ludopatía, sino por "presiones" de, entro otros, el "lobby del juego presencial".

LA PUBLICIDAD EN LOS MEDIOS

Además, se muestra partidaria de que se regule la publicidad, pero no sólo de los juegos online. "También para la de la LAE, que parece que si te toca el premio te salva la vida. En Alemania, por ejemplo, nunca te cuentan películas de fantasía, de qué maravilla si te toca un premio. Yo regularía el juego público, el privado, el presencial y el digital. Y no autorregulación sólo".

Actualmente, la publicidad de los juegos por Internet se rige por una autorregulación que el Ministerio de Industria firmó con los principales operadores de televisión, anunciantes y empresas del sector de los juegos de azar. Así se comprometieron a no emitir anuncios en los bloques de programación destinados al público infantil y a emitirlos solo entre las 22.00 y las 6.00. Además, no se permite la utilización de menores en la publicidad ni que la comunicación comercial vaya dirigida a ellos.

En este sentido, Guillot ve un agravio comparativo entre el juego público y el privado. "Por ejemplo, los niños de San Ildefonso pueden cantar los números de la lotería y no en un un bingo. Que en el fondo es lo mismo: un juego numérico".