Huffpost Spain

En 2030, la nanotecnología nos hará "divinos", según Ray Kurzweil

Publicado: Actualizado:
Imprimir

El inventor futurista y Director de Ingeniería en Google Ray Kurzweil predice que los humanos desarrollarán emociones y características de mayor complejidad como resultado de la conexión de sus cerebros a ordenadores.

"Seremos más divertidos. Seremos más sexis. Vamos a ser mejores a la hora de expresar sentimientos", aseguró recientemente este experto en inteligencia artificial durante un debate de la Universidad de la Singularidad.

Kurzweil predice que para el año 2030 los cerebros humanos podrán conectarse a la nube, lo que nos permitirá mandar correos y fotos directamente al cerebro y recuperar nuestros pensamientos o recuerdos. Esto será posible, afirma, gracias a que habrá nanobots (pequeños robots de la cadena de ADN) nadando por los capilares de nuestro cerebro.

neurona

Ray Kuzweil ve la extensión de nuestro cerebro hacia un pensamiento en su mayoría no biológico como el siguiente paso en la evolución humana, tal y como lo fue aprender a usar herramientas para nuestros antepasados. Esta extensión mejorará no sólo nuestra inteligencia lógica, sino también nuestra inteligencia emocional. "Vamos a añadir más niveles a la jerarquía de los módulos cerebrales y a crear niveles de expresión más profundos", explicó.

Para demostrarlo, propuso una situación hipotética con el cofundador de Google, Larry Page.

"Digamos que estoy paseando, veo a Larry Page acercándose y pienso: 'Más me vale pensar en algo inteligente que decir', pero los 300 millones de módulos en mi neocórtex no van a lograrlo. Necesito mil millones en dos segundos. Sería capaz de acceder a eso en la nube, igual que puedo multiplicar miles de veces la inteligencia con mi smartphone hoy en día".

Además de hacernos más inteligentes, conectar nuestro cerebro a internet también nos hará más únicos. "Ahora mismo todos tenemos una arquitectura de pensamiento muy similar", explicó. "Si podemos expandirla sin las limitaciones de una estructura fija, podremos ser muy diferentes".

Vamos a expandir el neocórtex del cerebro y a convertirnos en seres más divinos.

"La gente será capaz de explorar algunos tipos de música de manera mucho más profunda de lo que hoy somos capaces. Nos llevará hacia una mayor individualidad".

Esta visión contrasta con la percepción común, a menudo retratada por la ciencia ficción, de que la tecnología cíborg [de organismos cibernéticos] nos hace más robóticos, menos emocionales y menos humanos, lo cual preocupa al doctor Miguel Nicolelis, jefe de neuroingeniería de la Universidad Duke (Carolina del Norte, EEUU), quien teme que, si confiamos demasiado en las máquinas, perderemos la diversidad del comportamiento humano porque los ordenadores funcionan en blanco y negro, en unos y ceros, sin distracciones.

No obstante, Kurzweil cree que estar conectados a ordenadores nos hará más humanos, más únicos y más divinos. "La evolución crea estructuras y patrones que, con el paso del tiempo, se vuelven más complejos, más cultos, más creativos, más capaces de expresar emociones, más cariñosos", declara.

"Supone avanzar hacia las cualidades que se le asocian a Dios como ilimitadas". "A medida que evolucionamos, nos acercamos más a Dios. La evolución es un proceso espiritual. En el mundo hay belleza, amor, creatividad e inteligencia, todo viene del neocórtex. Por tanto, vamos a expandir el neocórtex del cerebro y convertirnos en seres más divinos". Pero, ¿darán los nanobots el paso de la ciencia ficción a la realidad o están destinados al mismo fracaso que los coches voladores?

Con los nanobots podremos, por ejemplo, cargar la lengua francesa en el torrente sanguíneo de nuestro cerebro.

Al igual que Kurzweil, Nicholas Negroponte, fundador del MIT Media Lab (laboratorio de investigación del Instituto Tecnológico de Massachusetts), piensa que los nanobots en nuestro cerebro podrían ser el futuro del aprendizaje, lo que nos permitiría, por ejemplo, cargar la lengua francesa en el torrente sanguíneo de nuestro cerebro.

James Friend, un profesor de ingeniería mecánica de la Universidad de San Diego dedicado a la nanotecnología médica, cree que estamos entre dos y cinco años de ser capaces de usar los nanobots cerebrales con efectividad para, por ejemplo, prevenir ataques epilépticos.

Sin embargo, recibir la aprobación de la Administración Nacional de Alimentos y Fármacos de EEUU podría resultar muy difícil, tal como confirmó Friend a The WorldPost.

Para él, la aprobación "o bien tardaría pocos años, o bien no ocurriría nunca porque la gente tiene miedo de meterse cosas misteriosas en la cabeza".

Otros científicos se muestran escépticos respecto a la seguridad y efectividad de los nanobots cerebrales, principalmente debido a lo poco que entendemos actualmente sobre el funcionamiento del cerebro.

Uno de esos científicos es David Linden, profesor de neurociencia en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (Baltimore, EEUU), quien cree que la estimación temporal de Kurzweil sobre que los nanobots estarán en nuestro cerebro en el año 2030 es prematura. Linden afirma que existen grandes obstáculos, como la batería de los nanobots, impedir que las células ataquen a los cuerpos extraños o evitar dañar las proteínas y azúcares en los pequeños espacios entre las células cerebrales.

A pesar de que la Ciencia está lejos de aplicar esto al cerebro, la nanotecnología lleva tiempo anunciándose como un cambio potencial en el campo de la medicina, y la investigación continúa.

El año pasado, los investigadores inyectaron nanobots de ADN en cucarachas vivas y fueron capaces de seguir ciertas instrucciones, incluida la de dispensar medicamentos. Este año, los nanobots fueron inyectados en el revestimiento del estómago de un ratón.

Estamos aprendiendo a mejorar nuestro cerebro, aunque no sea con nanobots.

Los investigadores han logrado mandar un mensaje con éxito de un cerebro humano a otro por medio de estimulación exterior, a través de la inducción electromagnética.

En otro estudio, una estimulación cerebral parecida, consiguió que la gente aprendiera matemáticas más rápido. Además, en un estudio reciente del Gobierno estadounidense, se realizaron implantes cerebrales que enviaban shocks focalizados al cerebro a unas decenas de personas. Como resultado, realizaban los tests de memoria con más éxito.

Ya estamos implantando chips cerebrales a miles de humanos, como por ejemplo a los pacientes de párkinson, quienes cuentan con uno que les permite tener un mayor control motriz, o gente sorda con implantes cocleares que les permiten oír.

Pero cuando se trata de mejorar nuestro cerebro sin enfermedades de por medio y sin fines médicos, surgen preocupaciones éticas y de seguridad.

De acuerdo con una encuesta realizada el pasado año, el 72% de los estadounidenses no están interesados en implantes cerebrales que podrían mejorar su memoria o su capacidad mental.

A pesar de ellos, algunos creen que la mejora de cerebros saludables es inevitable, entre ellos Christof Koch, director científico del Instituto Allen de Ciencia del Cerebro, o Gary Marcus, profesor de psicología en la Universidad de Nueva York. Utilizan el ejemplo de los implantes mamarios analógicos; la cirugía mamaria fue desarrollada para la reconstrucción después de una mastectomía y para corregir defectos congénitos, pero desde entonces se ha hecho popular por los aumentos de pechos. Afirman que los implantes cerebrales podrían seguir el mismo camino.

Éstas son las respuestas de Kurzweil a un par de preguntas que respondió en el debate de la Universidad de la Singularidad:

Ha predicho que en 2029 alcanzaremos la singularidad, el momento en que la inteligencia artificial supere a la inteligencia humana. Sus observaciones abiertas sugieren que se muestra usted favorable a la inteligencia artificial en el mundo a partir del 2029. Otros oradores tienen sentimientos encontrados en este tema, sobre todo en lo que respecta al futuro del empleo. ¿Podría hablarnos de su sensación en general respecto al mundo a partir del 2029?

De hecho, ya he escrito acerca de los peligros de la inteligencia artificial más que la mayoría, pero también soy optimista viendo todo el impacto positivo que ha tenido la tecnología en nuestras vidas.

Cuando se trata de la amenaza existencial de la inteligencia artificial, la estrategia principal viene de los sistemas sociales y de gobierno. Tendremos conflictos entre diferentes grupos de humanos mejorados por la inteligencia artificial.

A día de hoy eso ocurre cuando los humanos utilizan armas inteligentes. La mejor herramienta que tenemos para combatir ese problema es seguir trabajando en la democracia, la libertad y el respeto hacia los demás.

Si hablamos de un posible desempleo causado por la inteligencia artificial, está claro que siempre ocurre si nos fijamos en la cantidad de empleos que están desapareciendo.

Esto comenzó a pasar hace 200 años en la industria textil de Inglaterra. Los tejedores, quienes disfrutaban de un modelo de negocios transmitido de generación en generación, de pronto perdieron sus empleos y fueron sustituidos por máquinas que podían hilar o tejer telas. Podríamos pensar en casi cualquier empleo y ver que no queda mucho tiempo para que se automatice. La realidad es que el empleo creció y todos prosperaron.

Un hombre o una mujer medios ahora pueden tener un armario entero en lugar de solo una camiseta. La vida mejoró y en realidad ahora hay más trabajos.

Si fuera un futurista en el año 1900 y dijera: "Vale, un 40% de vosotros trabajáis en granjas y un tercio en fábricas. Predigo que en el año 2012 solo un 2% de vosotros trabajaréis en granjas y un 9% en fábricas", todo el mundo se echaría las manos a la cabeza pensando que no va a haber trabajo.

Les diría: "No os preocupéis. Vais a conseguir nuevos trabajos creando aplicaciones, sitios web, diseñando chips y analizando datos". Nadie sabría de lo que estoy hablando.

Estamos destruyendo trabajos que requieren un nivel de competencias más bajo y creando nuevos empleos que requieren más competencias.

En EEUU hemos invertido más en educación durante el último siglo. Hemos aumentado significativamente la inversión per cápita en 2012. En 1870 teníamos 50.000 universitarios. Ahora tenemos 20 millones.

Es una situación política difícil porque la gente puede ver que los empleos están desapareciendo y eso duele. Tú dices: "Bueno, pero habrá nuevos empleos" y la gente te dirá: "¿Cuáles?". Pues no lo sé, todavía no se han inventado. Es un argumento algo débil, pero es cierto.

También estamos creando trabajos que le hacen hueco a la jerarquía de Maslow, por lo que podemos pasar más tiempo haciendo cosas que nos gratifican.

La mayoría de gente hace un siglo era feliz si encontraba un empleo con el que alimentar a su familia. A día de hoy, de forma paulatina, la gente siente satisfacción por lo que hace. Buscan una profesión que encaje con su pasión (mucha gente tiene ideas emprendedoras).

Tenemos 20 millones de universitarios y otros 20 millones de personas para enseñarles y apoyar esa infraestructura, todo para pensar en el conocimiento y organizarlo.

Eso no es algo que la gente pasara mucho tiempo haciendo hace uno o dos siglos. Vamos a seguir avanzando en esa dirección.

En el año 2030 seremos capaces de introducir nanobots en cerebros humanos vivos y extraer las memorias de la gente que ha fallecido.

La mayoría de cosas se están convirtiendo en tecnología de la información, incluso la ropa, que se imprimirá en impresoras 3D.

Seremos capaces de cultivar comida en agricultura vertical e imprimirla en 3D, lo que supone un beneficio enorme. A partir de 2020, las impresoras 3D serán una fuente libre y abierta, por lo que se podrá vivir muy bien e imprimir lo que necesitemos, hasta nuestra casa.

La gente dice: "Genial, ahí van todas estas industrias como la moda y la construcción", pero fijaos en todas las industrias que han pasado de productos físicos a productos digitales, como la música, el cine o la literatura.

Existe un mercado de código abierto con millones de productos gratis, pero la gente sigue gastándose el dinero en leer Harry Potter, en ver el último éxito en taquilla o en comprar música de su artista favorito.

Estimulados por la facilidad de distribución y promoción, tenemos la coexistencia de un mercado de código abierto y un mercado comercializado. Ésa es la dirección en que nos movemos.

No puedo describir con exactitud cuáles serán los nuevos trabajos, pero serán muy gratificantes. Ya estamos redefiniendo la naturaleza del trabajo. Yo no siento que estoy trabajando cuando voy a Google porque hago lo que me apasiona. A mucha gente no le gusta su trabajo. Entonces, ¿por qué tienen miedo de que esos trabajos desaparezcan? Hemos creado una sociedad en la que necesitas un trabajo para sobrevivir, pero eso se va a redefinir.

Vamos a conseguir los medios para ofrecer un estándar de vida extremadamente alto para todo el mundo en unos 15 o 20 años.

En el documental sobre su vida, se está preparando para transcender su muerte. ¿Cómo explica su teoría de la inmortalidad?

En la película Transcendent Man habló sobre resucitar a mi padre, Frederick Kurzweil. Ahora estoy escribiendo un libro llamado The Singularity is Nearer (La singularidad está más cerca), que habla sobre este concepto del replicante, donde se resucita a alguien que ha fallecido.

Pasa por diferentes etapas. Primero, crearemos un avatar basado en correos electrónicos, mensajes de texto, cartas y memorias de audio y vídeo de esa persona. Digamos que en 2025 habrá algo parecido, pero no tan realista. Algunas personas tienen mucho interés en traer de vuelta una réplica poco realista de un ser querido.

Para el año 2030, la inteligencia artificial será capaz de crear avatares muy semejantes al humano que vivió. Podemos tener en cuenta su ADN. En el año 2030 seremos capaces de introducir nanobots en cerebros humanos vivos y extraer las memorias de la gente que ha fallecido. Así podrán ser muy realistas.Yo conservo muchas cajas de información sobre mi padre. Guardo sus cartas, su música, sus películas en 8 milímetros y los recuerdos que tengo de él. Será posible crear un avatar realista en un entorno virtual o realidad aumentada. Cuando interactuemos físicamente con el avatar, habrá pasado automáticamente un test de Frederick Kurzweil Turing, lo que significa que nuestra memoria no podrá distinguirlo del verdadero Frederick Kurzweil.

Este artículo fue publicado originalmente en 'The World Post', en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Irene Martín Pineda.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest