TENDENCIAS

Ana Obregón enseña el título de bióloga a Bertín Osborne

14/01/2016 10:09 CET | Actualizado 14/01/2016 16:17 CET

Bertín Osborne ha vuelto. Este miércoles regresó a la parrilla de En la tuya o en la mía, el programa que ha supuesto el regreso del andaluz a la vida de los españoles. Después del parón de Navidades, el presentador visitó la casa de Ana Obregón, quien confesó por enésima vez que Fernando Martín fue el hombre de su vida y que mostró ante las cámaras su título de bióloga. ¡Por si había algún incrédulo!

El encuentro de estos viejos conocidos fue seguido por 3,4 millones de espectadores (un 19,3% de share). Esto supone que el programa más visto sigue siendo el de Mariano Rajoy, emitido el pasado 2 de diciembre. 4,3 millones de personas (23%) vieron popular en la casa de Bertín.

Twitter se encendió durante las casi dos horas de entrevista y, mientras muchos la aplaudían, otros muchos hacían bromas sobre el título de biología, que la presentadora decidió estudiar después de tener que someterse a una operación de estómago con 13 años. La misma que le dejó una cicatriz en la barriga que tapa cada verano con sus famosos trikinis.


SPIELBERG, DE NIRO Y EL EQUIPO A

También fue especialmente comentada la carrera como actriz de Obregón y su relación con importantes figuras de la pantalla grande como Steven Spielberg, Robert De Niro o Bo Derek. Hasta el propio Bertín alucinó cuando dijo que había hecho 45 películas. "¿45?" "En total he hecho 45 películas, no me acuerdo de todas. En Italia muchas también, tres o cuatro".

Obregón recordó también cuando conoció a Robert De Niro y el día que lo invitó a su fiesta de cumpleaños. "Conocí a Robert De Niro antes de irme para allá. En mi 22 cumpleaños le dije de cachondeo si quería venir y vino", cuenta la actriz que después visitó la casa del actor y descubrió que tenía el Oscar encima de water.

La otra anécdota de cine la tuvo con Steven Spielberg, al que conoció en Londres cuando doblaba Bolero. Después coincidieron en Los Angeles y la presentadora/actriz le ofreció hacerle una paella. La famosa paella de la que se ha hablado en cientos de medios de comunicación y que le salió terrible. "El arroz no me salía ni amarillo y me decía no '¿tiene que estar amarillo el arroz?' Estaba como verde y no sé lo que hice", confesó. "Soy la peor cocinera... Soy capaz de hacer un huevo frito y que me salga alrededor lo rojo [sí, definió el color de la yema como rojo] y lo blanco en el medio".

También habló de sus tres capítulos del Equipo A y su nueva película. Este verano rodó una cinta de Santiago Apóstol en la que hace de la Reina de Hispania y en la que propuso que llamasen a Bertín Osborne para hacer de rey.

Además recordó cómo la idea de crear Ana y los siete nació gracias a su hijo: "Mi hijo tenía como cuatro años y pensé por qué no ideo yo una serie que puedan ver los padres, los hijos, los abuelos... toda la familia. Entonces empecé a darle vueltas y nació la idea de hacer Ana y los siete". Contó que escribió la serie inmediatamente y fue un éxito de audiencia, a pesar del cachondeo inicial de la gente: "Pero quien ríe el último, ríe mejor. Mira el éxito que tuvo, se ha vendido a EEUU, a través de Televisa se ha vendido a toda la televisión americana... y ahí está".

"Era un cuento de hadas, era un hada streaper pero era un hada". Según contó, se basó en Sonrisas y Lágrimas aunque con un pequeño giro: "¿Por qué voy a ser monja? Voy a ser una streaper porque hay que darle un poco de pimienta al tema".

EL INCIDENTE DEL BOCADO

La entrevista de En la tuya o en la mía contó también con la presencia de Álex Lecquio Obregón, el hijo de Ana Obregón y Alessandro Lecquio, a quien le tocó hablar del día que mordió el micrófono de unos paparazzi. "Me acuerdo porque me lo recuerdan todos los días", dijo cuando le preguntó Bertín.

El joven 23 años reconoció que ya lo tiene digerido pero que fue un acontecimiento que le marcó bastante. Además explicó por qué se lanzó a morder la almohadilla del micro. Y no, no fue porque estuviese enfadado con los medios. Según contó, tenía 2 o 3 años y le estaban creciendo los dientes. "No había merendado ese día, me ponen una cosa redonda delante mío, lo toqué un poquito y dije palante. Y ya está", dijo para después confesar que creció en un Gran Hermano constante por lo que no le parecía raro tener a los medios detrás todo el día.

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

NOTICIA PATROCINADA