BLOGS

La navidad ya está a la vuelta de la esquina

15/12/2015 07:26 CET | Actualizado 15/12/2016 11:12 CET


Canción recomendada: Thank God It's Christmas, Queen.

La cena navideña, como la conocemos más o menos, nace en el medievo. Pero no estaba constreñida a un solo día, más bien era una celebración larga, que podía sobrepasar tranquilamente la semana de duración y que tiene su origen en las Saturnalias romanas, que la religión cristiana adaptó posteriormente. La celebración original era en honor a Saturno, iba del 17 al 23 de diciembre. Posteriormente, en el siglo IV, empezó a celebrarse la navidad el día 25. Ya en la Edad Media, cuando la navidad se extiende por Europa, los banquetes navideños de los nobles se hacían con gallina y ganso, manjares muy apreciados en la época. Eso los señores feudales, claro. Ya imaginaréis que los pobres súbditos bastante tenían con poder llevarse algo a la boca arrojado por el caritativo señor.

Lo primero que recuerdo es ayudar a mi madre en la cocina en la preparación de ese festín para veintidós personas que se servía cada año en mi casa. Y preparaba besugo a la sal, cordero asado, ensaladilla rusa y, como buena asturiana, mariscos varios. Y de postre, oh qué postre, un flan enorme de casi tres pisos.

Con el paso de los años y mi afición a los viajes, he podido pasar la navidad en distintos lugares del mundo, probando los manjares locales con que se agasaja a la familia y los amigos en esas fechas.

Bueno, hecha esta breve introducción, ¿qué tal si elaboramos, elaboráis, un menú navideño con cocinas del mundo?

Yo os propongo cuatro recetas (que poco a poco iré colgando) para todos los bolsillos, comenzando por este Falafel.

#sedcuriosos

2015-12-10-1449764419-8021387-Falafel.jpg

Ingredientes (4 personas):

Medio kilo de garbanzos o de habas secas peladas (dejar en remojo la noche anterior)

2/3 cebollas picadas

1/2 taza de perejil fresco

1/2 taza de cilantro fresco

½ taza de menta fresca

3 dientes de ajo, picados

2 cucharaditas de comino molido

1 cucharada de bicarbonato (aconsejado) o levadura en polvo

1 cucharadita de sal

1 pizca de pimienta negra

1/2 cucharadita de cayena molida (opcional)

Aceite para freír

Preparación:

Lavar con agua y escurrir los garbanzos o habas dejados en remojo la noche anterior. Triturar directamente los garbanzos (sin cocer) o las habas con la batidora o picadora junto con las cebollas, los ajos, el perejil, el cilantro fresco y una taza de agua. Mezcle hasta conseguir una textura espesa. Añadir la sal, el comino molido, la pimienta negra, la cayena (opcional) , el bicarbonato y mezclar un poco. Dejar reposar la mezcla durante 30 minutos.

Forme con la mezcla pequeñas bolas o mini hamburguesas, del tamaño de una pelota de ping pong. Aplástelas un poco. Si la mezcla le queda demasiado húmeda y le es difícil formar bolitas, se puede añadir un poco de pan rallado o harina de trigo.

Freír en abundante aceite de oliva a fuego medio/fuerte hasta que le queden dorados (5-7 minutos). Servir caliente.

Sugerencia para servir:

El Falafel puede ser servido como aperitivo con Hummus o con Tahini, o como plato principal. En bocadillo rellenar el pan de pita con falafel, lechuga, tomates, Tahini, sal y pimienta.