BLOGS

Re-CORRER el jardín del Buen Retiro

24/03/2013 10:09 CET | Actualizado 23/05/2013 11:12 CEST

La primavera ha llegado y he esperado a escribir este post para remorderos la conciencia, sí.

Estamos a finales del mes de marzo y quizá alguno ya ha abandonado el sano hábito de salir a correr que empezó el día 1 ó 2 de enero.

El pasado domingo salí a correr en el retiro. Además de familias, zapatillas blancas y perros, ví y disfruté de La Rosaleda, del Parterre y del estanque.


Rosaleda y Parterre con Brassicas. FOTO: Beatriz Gaher.

Cuántos sitios verdes para correr existen en la ciudad de Madrid. Nos quejamos o me quejo, de la contaminación, pero estos grandes parques hacen que te olvides de dónde estás por un momento.

Sitios como el parque del retiro o la Dehesa de la villa son fantásticos para disfrutar de árboles, arbustos y plantas que normalmente no vemos. Si a esto le sumas un día soleado ya no hay excusas para no salir.

Gente con perro y sin él, estrenando zapatillas o mp4, van respirando aire limpio gracias a los fresnos, ailantos, magnolios, madroños, pinos, encinas, cedros, secuoyas, olmos e incluso almendros y granados, entre los casi 22.000 árboles plantados a lo largo de las 118 hectáreas que ocupan los Jardines de El Buen Retiro.


Gente paseando y corriendo por El Retiro. FOTO: Beatriz Gaher.

¿Sabíais que el árbol más viejo de Madrid con casi 400 años vive en este parque? Es un ahuehuete (Taxodium mucronatun Ten.), autóctono de México que tiene 40 m. de altura. Se calcula que lleva desde 1632 y fue testigo de las tropas invasoras de Napoleón. Está situado a pocos metros de la Puerta de Felipe IV.

Existe una senda botánica con 7 tramos diferentes: Los jardines más antiguos, El bosque del Recuerdo y El Huerto del Francés, La Rosaleda y El Jardín de Vivaces, El campo Grande, Jardines de Cecilio Rodríguez y Herrero Palacios, el antiguo Reservado y el último tramo llamado la Zona de Recreo.


Portada de la Senda Botánica. FOTO: Ayuntamiento de Madrid/ Medio Ambiente.

Como curiosidades, el primer tramo citado conserva la planta geométrica trazada durante el siglo XVIII y termina en el Jardín del Parterre, mi sitio favorito de El Retiro. Es un jardín renancentista, realizado por orden de Felipe V, donde abundan los elementos topiarios geométricos, destacan los cipreses y cumple a la perfección con los cánones franceses de grandes espacios abiertos. El monarca encargó el diseño a Robert de Cotte, arquitecto de su abuelo Luis XIV. De aquel ambicioso proyecto tan solo se ejecutó el Parterre puesto que su segunda esposa frenó las reparaciones a favor del Palacio y jardines de la Granja.


Diferentes vistas de El Parterre. FOTO: Beatriz Gaher.


Paseo de la República argentina o de las estatuas. FOTO: Beatriz Gaher.

El Huerto Francés, con más de 300 almendros, guarda la tradición de los árboles ornamentales y frutales. Este tramo se inicia en El Bosque del recuerdo, jardín conmemorativo con 192 árboles (22 olivos y 170 cipreses), construido como homenaje a las 191 víctimas de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid y al agente de las fuerzas especiales también fallecido.


Bosque de los Ausentes. FOTO: Beatriz Gaher.

La rosaleda y El jardín de vivaces: Cecilio Rodríguez, jardinero español, cuya labor profesional se halla íntimamente ligada al Parque del Retiro. Fue nombrado jardinero mayor del Retiro en 1914, diseñando La Rosaleda.


Cartel de entrada a La Rosaleda. FOTO: Beatriz Gaher.


Rosaleda. FOTO: MShades/Flickr / Beatriz Gaher.

Pero en el Retiro también hay espacio para otros tipos de jardines, el jardín de Vivaces, con piedras, maderas y roca natural, está inspirado en los jardines japoneses e incluye árboles exóticos y poco frecuentes como el arce japonés, secuoya gigante o el naranjo de Osages.

El arquitecto municipal Eugenio de Garagarza, durante el reinado de Alfonso XII, fue junto a Eugenio Barrón el encargado de realizar las obras de abrir un gran paseo para transitar carruajes, llamado el Paseo de Carruajes, más conocido en la actualidad como Paseo de coches. Además de esto, De Garagarza da un toque paisajístico al área del Campo Grande con cipreses de los pantanos que viven en el lago contiguo al palacio de cristal.


Dibujo del tramo 5. FOTO: Ayuntamiento de Madrid/ Medio Ambiente.

O los jardines de Herrero Palacios, ubicado en la antigua casa de fieras, y Cecilio Rodriguez inspirados en los jardines italianos y franceses, con un arce plateado y un abeto de Masjoan.


Vistas del Jardín de Cecilio Rodriguez y Pavo real. FOTO: Viviendo Madrid/Flickr y Antonio Tajuelo/Flickr.

El antiguo reservado está ubicado en la zona de la casita del pescador y el actual Florida Park. Es una zona de gran diversidad donde conviven palmeras canarias y un arce campestre con secuoyas rojas y un huingan. Este tramo empieza en la parte posterior del estanque y termina en la puerta de O'Donnell.


Casita del Pescador. FOTO: MANovillo/ Flickr.

Terminamos el recorrido con el séptimo tramo, la zona de recreo. Este tramo empieza en la puerta de Madrid hasta la puesta de la Independencia. Esta zona del jardín estaba destinada al paseo con kiosco, teatro y un templete que permanece para oir música. Aquí están presentes especies de reciente plantación.

Si no te gusta correr en asfalto, el Retiro es perfecto para ello. Cuando te canses para y disfruta de un tramo de los jardines, visitando sus árboles emblemáticos y aprendiendo.

La Senda botánica tiene un recorrido total de 8 km. y cada tramo lo puedes recorrer paseando en 90 minutos. ¿Te apetece que un experto te enseñe y te explique los árboles del Retiro? Existen itinerarios guiados, pero no solo en este espacio verde también en la Dehesa de la Villa, en la casa de campo, el jardín del capricho, Madrid Río, Pradolongo, Juan Pablo II y Fuente del Berro.

¡Disfrutemos de un Madrid verde!