BLOGS

Un poco de azúcar para un oceáno tan ácido

19/02/2014 07:05 CET | Actualizado 20/04/2014 11:12 CEST

El dióxido de carbono que se libera de las actividades industriales está provocando un calentamiento progresivo de nuestro planeta y una disminución del pH de los océanos. Esta reducción es debida a que casi un tercio del dióxido de carbono (CO2) es absorbido por el océano, y al disolverse en el medio acuoso se forma ácido carbónico (H2CO3). Debido a esta reacción, el pH oceánico medio ha disminuido de 8,2 a 8,1 en la actualidad, que representa una acidificación del 25-30% con respecto a los niveles de pH de los últimos siglos. Los efectos de esta acidificación del pH son claramente visibles en la actualidad y son responsables de cambios en la morfología, fisiología e incluso reproducción de una gran variedad de organismos marinos.

Por ejemplo, en experimentos con variaciones de pH se ha observado una disminución en el tiempo de reacción en la vista de peces y en la capacidad de escape de moluscos para evitar a sus depredadores. Los efectos más evidentes se han encontrado en corales debido a que la disminución del pH hace que disminuya el índice de calcificación del exosqueleto de los corales porque se encuentran expuestos a aguas más corrosivas. Sorprendentemente, varios investigadores han observado que algunas especies de corales se ven favorecidas por el fenómeno de la acidificación e incluso han comprobado que ciertos corales pueden modificar el pH del agua que absorben. Sin embargo, son escasas estas excepciones y las predicciones que han realizado los científicos para las próximas décadas son poco halagüeñas.

El principal problema de la acidificación es que va en aumento y para el año 2100 se prevé que los océanos sean más ácidos (50% más) en comparación con los niveles de la era preindustrial, hace poco más de 200 años. El grado de corrosión del agua marina será tan elevado que el proceso de calcificación de corales y de conchas de moluscos requerirá una mayor cantidad de energía y, por tanto, será más difícil para que pueda llevarse a cabo. Necesitamos más datos para conocer el verdadero alcance de este fenómeno en el océano y para ello hay que realizar estudios a largo plazo y multitud de experimentos para conocer con exactitud cómo se adaptan los organismos marinos a la acidificación de las aguas oceánicas.

Este proceso es debido únicamente a las emisiones de dióxido de carbono procedentes de las actividades humanas y no está relacionado con el cambio climático. Por esta razón, la disminución de pH debe considerarse en escenarios futuros conjuntamente con el incremento de la temperatura oceánica y la pérdida de oxígeno que se está produciendo en las últimas décadas como consecuencia del cambio climático. Lo que los científicos han comenzado a denominar "el trío mortal" (acidificación, calentamiento y anoxia).

OFRECIDO POR NISSAN