VIRALES
05/02/2019 15:52 CET | Actualizado 05/02/2019 16:26 CET

Buenafuente responde a la pregunta del dinero de Broncano hablando de su momento más complicado

Acudió junto a Silvia Abril a 'La Resistencia' tras presentar los premios Goya.

La Resistencia
Buenafuenta y Silvia Abril en 'La Resistencia'.

Andreu Buenafuente y Silvia Abril fueron este lunes a divertirse a La Resistencia después de presentar los premios Goya y salir ilesos de ellos.

Los cómicos han hablado mucho de su vida privada: Buenafuente se levanta a las cinco de la mañana para comer algo y se vuelve a acostar en otra cama porque su perro y su gato le han quitado el sitio.

A pesar de que son sus jefes —Buenafuente es uno de los directores de El Terrat, productora de La Resistencia— Broncano no se resistió a hacer la pregunta del dinero.

"A él le quedó Matemáticas y no sabe sumar si no tiene un papel... Si quieres sacamos cuentas. ¿Quieres lo de los dos?", respondió Silvia Abril.

"Es que somos muy tontos para eso", dijo Buenafuente.

"¿Quieres lo de Suiza o lo de aquí?", añadió en tono de humor Abril.

"Podéis no contestar. Doy por hecho que no lo vais a decir. Pero la gente tiene una ilusión", dijo Broncano.

"No lo sé exactamente. Eso no quiere decir que tenga mucho... ", empezó diciendo Buenafuente.

"Es que no los hemos gastado todo en la reforma", interrumpió Silvia Abril.

"Hoy es el día más tenso para hacer esta pregunta porque yo soy un empleado de la empresa y según que cifra digas yo llamo a mi abogado...", bromeó el cómico.

"Te voy a decir una respuesta poética. En su momento me gané muy bien la vida, luego la crisis me dio una hostia que todavía la estoy buscando. No sé de dónde me vino. Y esa hostia, que también fue económica, me ayudó a entender que el dinero es mucho menos importante de lo que creemos y que la comedia no tiene precio", respondió Buenafuente.

"Y yo tengo unos 199.000 euros", dijo Abril.

La crisis económica afectó tanto a Buenafuente que El Terrat tuvo que acogerse a un ERE en 2011 que afectó a casi una treintena de empleados. "A nadie le gusta reducir su empresa. Pero a veces no hay otro remedio. Se ruega no hacer leña. Al revés. Comprensión, luchar, ideas y adelante", dijo en su cuenta de Twitter entonces.

EL HUFFPOST PARA IKEA