Biden dice que el mundo está ahora más cerca del Armagedón que en plena Guerra Fría

La excanciller alemana Angela Merkel pide no tratar "como un mero farol" las amenazas de Rusia
|
El presidente de EE.UU., Joe Biden, durante el acto de los demóccratas en Nueva York
El presidente de EE.UU., Joe Biden, durante el acto de los demóccratas en Nueva York
MANDEL NGAN via Getty Images

“No creo que se puedan usar armas tácticas nucleares sin terminar en el Armagedón”. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo este jueves que el mundo está más cerca de su final de lo que lo ha estado desde la Guerra Fría.

“Por primera vez desde la crisis de los misiles de Cuba, tenemos la amenaza de un arma nuclear si las cosas siguen yendo de la manera en que han ido hasta ahora”, dijo Biden en un evento de recaudación de fondos organizado por el Partido Demócrata en el estado de Nueva York.

El presidente estadounidense indicó que su homólogo ruso, Vladímir Putin, se encuentra en una situación en la que es difícil encontrar una salida -especialmente tras los últimos reveses militares en Ucrania- y que probablemente esté buscando soluciones que le permitan salvar la cara.

Explicó que le conoce “bastante bien” y que no bromea cuando dice que podría utilizar armas tácticas nucleares o biológicas porque sus Fuerzas Armadas están demostrando un nivel inferior al que se esperaba.

La advertencia de Angela Merkel

Por su parte, la excanciller alemana Angela Merkel ha pedido no tratar como “un mero farol” las amenazas hechas durante la invasión rusa de Ucrania, después de que algunos líderes europeos hayan restado importancia al aviso del presidente ruso, Vladimir Putin, sobre el uso de armas nucleares.

Merkel ha asegurado que es mejor tratar las amenazas con seriedad para estar bien aconsejados en el caso de que las palabras no sean “un farol desde el principio”, según ha recogido la agencia alemana DPA.

Asimismo, la exmandataria alemana ha subrayado que una paz duradera en Rusia solo puede producirse con la participación de Moscú: “Mientras no hayamos conseguido eso, la Guerra Fría tampoco habrá terminado realmente”, ha dicho la veterana política.

Palabra de experto

Biden no está solo en su visión del peligro. El diplomático español y exdirector del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Jorge Dezcallar, también ha afirmado este jueves que en este momento, el mundo “vive el peligro más alto de guerra que se ha conocido desde la crisis de los misiles de Cuba en 1962”. “Quiero creer que no se producirá, pero tampoco creía que iba a haber una guerra en Ucrania”, ha indicado en declaraciones a Efe poco antes de participar en un debate en Bilbao.

Ha apuntado que “una guerra imperialista en pleno siglo XXI resulta absurda y el uso del arma nuclear está fuera de lugar, pero el solo hecho de que se hable del tema como algo natural me pone los pelos de punta -ha dicho-”. “Realmente, un régimen desesperado y acorralado, o un líder acorralado que se sienta en peligro, puede recurrir a cualquier cosa”, ha añadido.

“Realmente, un régimen desesperado y acorralado, o un líder acorralado que se sienta en peligro, puede recurrir a cualquier cosa”

- Jorge Dezcallar, diplomático y exdirector del Centro Nacional de Inteligencia (CNI)

¿Qué pasó en la crisis de Cuba?

La crisis de los misiles, conocida en Cuba como la “crisis de octubre”, tuvo lugar en octubre de 1962: EE.UU. descubrió el 15 de ese mes que la URSS había instalado en Cuba 42 misiles con ojivas nucleares de alcance medio apuntando a su territorio, y el entonces presidente John F. Kennedy lo denunció públicamente el día 22.

La devolución de la base de Guantánamo, el levantamiento del embargo financiero y el fin de las acciones de subversión ideológica y propaganda, actos de piratería en las costas cubanas y sabotajes eran los puntos que el entonces líder Fidel Castro -fallecido en 2016- habría llevado a la negociación.

Al límite de un enfrentamiento nuclear, Kennedy y el entonces líder soviético Nikita Jrushov negociaron a contrarreloj una solución para la crisis mediante un cruce de cartas entre el 25 y 28 de octubre de 1962.

Los cubanos prácticamente se enteraron del acuerdo por la prensa, a pesar de que la entente incluía el desmantelamiento y salida de los misiles de su territorio -junto con la retirada de 56 misiles estadounidenses situados en Irán y Turquía, cercanos a la frontera sur de la URSS-.