POLÍTICA

Bruselas aclara al Gobierno por carta que una Cataluña independiente estaría fuera de la UE

30/10/2012 16:27 CET | Actualizado 30/12/2012 11:12 CET
Gtresonline

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reding, ha remitido una carta al secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, en la que aclara que comparte el análisis del Gobierno de Mariano Rajoy de que una Cataluña independiente de España implicaría su salida de la Unión Europea.

La misiva ha sido enviada, según reveló El País y confirmaron diversas fuentes de Bruselas y el Ejecutivo, después de que el secretario de Estado remitiera otra carta a Reding en la que le advertía de que unas declaraciones suyas sobre este asunto podían llevar a confusión, han informado a Efe fuentes del Gobierno.

Con todo, un portavoz de la Comisión aseguró que el Ejecutivo comunitario sólo emitirá un dictámen jurídico. "No es nuestro papel expresar una postura sobre cuestiones de organización interna relativas a arreglos constitucionales en el Estado miembro",en palabras de Olivier Bailly de este martes.

LA CRONOLOGÍA DE LA POLÉMICA

La iniciativa de Méndez de Vigo pretendía que Reding aclarara sus palabras en una entrevista concedida al Diario de Sevilla en las que aseguraba que no pensaba "ni por un segundo" que Cataluña quisiera dejar la UE y añadía que la legislación internacional "no dice nada" sobre la posible exclusión de esta comunidad de la Unión Europea en el caso de que se independizara de España.

Poco después, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, aseguró ante el pleno del Congreso que la vicepresidenta de la Comisión había pedido disculpas al Gobierno por sus palabras al reconocer que fueron "extraordinariamente desafortunadas".

En la carta enviada por Reding, ésta asegura coincidir plenamente con el análisis que hacía en la suya Méndez de Vigo sobre el marco constitucional europeo y que concluía que si Cataluña fuera independiente saldría inmediatamente de la Unión Europea.

En concreto, Méndez de Vigo señalaba que el Gobierno español considera que la organización territorial de los socios comunitarios es competencia exclusiva de éstos, según el artículo 4.2 del Tratado de la UE.

En consecuencia, advertía de que no se puede reconocer una secesión unilateral en ningún estado miembro.