INTERNACIONAL

El tornado de Oklahoma deja decenas de muertos

21/05/2013 08:35 CEST | Actualizado 20/07/2013 11:12 CEST

Un violento tornado ha dejado 24 muertos y 237 heridos a su paso por Oklahoma City, en el centro-sur de EEUU. Varios de los fallecidos son niños, según informa The New York Times.

El paso de las horas ha dado pie a un baile de cifras sobre el número de víctimas en la catástrofe. Las autoridades del estado de Oklahoma han reducido a 24 la cifra de muertos confirmados frente a los 51 —entre ellos 20 niños— y cientos de heridos que se ofreció en un primer momento. Algunos diarios, como The New York Times, llegaron a elevar la cifra a 91 fallecidos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se ha comprometido a aportar toda la ayuda federal que sea necesaria para las tareas de rescate y reconstrucción: "El pueblo de Moore (Oklahoma) tiene que saber que su país continuará sobre el terreno junto a ellos tanto tiempo como sea necesario", ha afirmado el mandatario, en una comparecencia en la Casa Blanca.

Un vídeo aficionado graba el avance del tornado.

40 MINUTOS DE HORROR

El tornado, de más de tres kilómetros de diámetro, duró unos 40 minutos y cumplió un recorrido de unos 32 kilómetros entre las poblaciones de Newcastle y Moore.

Entre los edificios afectados hay dos escuelas, un cine y un hospital y se teme que cientos de familias han perdido sus hogares.

El Centro de Predicción de Tormentas de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) señaló que fue un tornado de categoría EF4, la segunda máxima, con vientos de hasta 320 kilómetros por hora.

Se da la circunstancia de que en 1999 otro tornado afectó a Moore, destruyó parte de la localidad y mató entonces a 41 personas.

"Estamos haciendo todo lo que podemos para encontrar a los que estén heridos o desaparecidos", declaró en una comparecencia de prensa la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin.

"Necesitamos muchas oraciones esta noche", añadió la gobernadora

LA CASA BLANCA, IMPLICADA EN LA GESTIÓN DEL DESASTRE

El presidente de EEUU, Barack Obama, habló por teléfono con Fallin tras ser informado de la devastación provocada por el tornado para expresar su preocupación por lo ocurrido y por todos los afectados, indicó la Casa Blanca.

De acuerdo con Obama, la agencia federal de emergencias (FEMA) ya ha puesto a un equipo de asistencia a disposición de las autoridades locales y estatales para apoyarlas sobre el terreno en todo lo que sea posible.

El gigantesco tornado golpeó a Oklahoma City apenas unas horas después de que en la madrugada del domingo al lunes otros tornados sacudieron el estado y se cobraron la vida de por lo menos dos personas, además de dejar casi una treintena de heridos y unas trescientas casas destruidas.

El tornado de Oklahoma

OFRECIDO POR NISSAN