ECONOMÍA

El nuevo decreto de becas reducirá hasta la mitad la cuantía de muchas ayudas y endurecerá las condiciones

08/06/2013 10:16 CEST | Actualizado 09/06/2013 10:24 CEST
EFE

Conseguir una beca de estudios a partir del curso que viene será aún más complicado. El ministerio de Educación ha elaborado un nuevo borrador de becas que, previsiblemente, será aprobado entre julio y agosto y que modifica el proceso para la obtención de ayudas, endurece los requisitos académicos y reduce la cuantía de muchas de las becas.

El Ministerio de Educación, sin embargo, asegura que los alumnos de familias con rentas más bajas que obtengan mejores resultados académicos serán los que accedan a importes mayores de becas al estudio con la nueva "arquitectura" del sistema en la que está trabajando y que, a falta del visto bueno del Consejo de Estado, será aprobada antes de verano en forma de Real Decreto.

Fuentes del ministerio de Educación sostienen que este cambio es el mejor modo de garantizar un sistema progresivo en el que no se den grandes diferencias en las cantidades que reciben los alumnos por pequeñas variaciones en sus niveles de renta y sin tener en cuenta su rendimiento académico como, aseguran, venía ocurriendo hasta ahora.

Pero, en la práctica, conseguir una ayuda para los estudios será más complicado. Para las becas en Formación Profesional se exirá al menos un 5,5 de media en segundo de Bachillerato o en la prueba de acceso. En el caso de la universidad, se exigirá un 6,5 de media en la prueba de acceso para obtener una beca en primera matrícula y aprobar el 100% de los créditos para renovarla el curso siguiente, salvo que cursen enseñanzas técnicas, en cuyo caso podrán obtener la ayuda si aprueban el 85% de los créditos matriculados.

Con una nota media de 6,5 se podrá acceder a una beca habiendo aprobado sólo el 90% de los créditos en Arte y Humanidades y en Ciencias Sociales y Jurídicas; y el 80% en Ciencias y Ciencias de la Salud. Para las Enseñanzas Técnicas, con una nota media de 6 se exigirá aprobar el 65% de los créditos para poder acceder a la ayuda pública.

REDUCCIÓN DE LAS BECAS

Como informa la Cadena Ser, otra novedad esencial estriba en el establecimiento de una doble cuantía, fija y variable, para la obtención de una beca. A partir de ahora, los estudiantes españoles sólo podrán optar a cuatro supuestos para lograr una beca: Cuantía fija ligada a la renta del solicitante: 1.500 euros; cuantía fija ligada a la residencia del solicitante durante el curso: 1.500 euros; cuantía variable (vinculada a la nota), cuyo mínimo será de 60 euros y beca de matrícula, que comprenderá el precio público oficial de los créditos en los que se haya matriculado el estudiante por primera vez en el curso 2013-2014

Por tanto, como máximo un estudiante podría recibir 3.000 euros (sumando renta y residencia) cuando las actuales becas salario (que ahora desaparecen) tienen importes que oscilan entre los 3.800 y los 6.000 euros según vayan asociadas a diferentes componentes de ayudas compensatorias o de desplazamiento.

En el ministerio de Educación sostienen que en ningún caso conllevará un ahorro o recorte presupuestario ya que lo que "sobre" tras conceder las ayudas fijas se repartirá bajo el concepto de ayudas variables y defienden que el objetivo es conseguir una mayor eficiencia en las ayudas y "señalizar" a quienes en una situación económica adversa "hacen recíproco el gran esfuerzo de la sociedad" que les concede esa beca.

El acceso a la totalidad de estas ayudas o a parte de ellas dependerá en gran medida del umbral de renta familiar en que se encuentre el alumno y que en ningún caso podrá sobrepasar los 38.800 euros anuales. El borrador fija tres grupos de umbrales de renta divididos en tramos y organizados, a su vez, en función del número de miembros de la familia, tanto en los estudios no universitarios como en los mismos.

SIN BECAS DE DESPLAZAMIENTO

Fuentes de Educación han confirmado a la Ser que desaparecerán las becas de desplazamiento, utilizadas hasta ahora por aquellos alumnos que deben trasladarse a estudiar a otra población fuera de su lugar habitual de residencia todos los días. Esas ayudas oscilaban entre los 192 y los 937 euros en función de la distancia en kilómetros. Quienes quieran lograr una beca de residencia tendrán que acreditar "la necesidad" de vivir fuera de casa, en función de la distancia a su centro de estudios, los horarios lectivos y los medios de transporte disponibles