Huffpost Spain
María De Sancha Rojo Headshot

'Tetada' española: las madres defienden el derecho a amamantar en público ante Primark (FOTOS)

Publicado: Actualizado:
Imprimir

primark bebes

Tetada a la española. Madres de toda España han acudido esta viernes a las puertas de tiendas Primark para protestar por la política empresarial de la tienda de ropa, que ha expulsado más de una vez a clientas de sus tiendas por amamantar en público.

El movimiento ha sido organizado por Carmen Vega, una mujer vallisoletana y madre de 3 niños que entró en el Primark de su ciudad el 10 de agosto amamantando a un bebé de 7 meses. El guardia de seguridad la invitó a usar los lugares habilitados para ello para no "incomodar a los clientes".

Carmen dió rienda suelta a su indignación en Twitter, y a su estela salieron a la luz numerosos casos de mujeres que habían recibido el mismo trato en locales de la cadena irlandesa, tanto en España como en otros países.

"Hemos oído de casos en restaurantes, en una piscina, en un museo...pero Primark acumula varias denuncias, y no conocemos otro caso tan asociado a una marca concreta", ha asegurado Carmen a El Huffington Post. Su reclamación aún no ha recibido respuesta.

El objetivo de la convocatoria frente a los locales es "normalizar el tema, que no se vea como un acto obsceno, sino algo normal. Los bebés no eligen cuando tienen hambre", sostiene Vega.

En la iniciativa participan dos afectadas de Jerez y Murcia que también fueron expulsadas por amamantar en un Primark. Además de reivindicar el derecho a dar el pecho en público, las concentradas entregarán una queja conjunta a los centros y otra a la Defensora del Pueblo. "A ver si hacen una ley que nos proteja de la discriminación", espera Carmen.

"PARECES UNA GITANA, TODO EL DÍA CON LA TETA FUERA"

En la capital, las madres se han concentrado frente al Primark del centro comercial Isla Azul, en Carabanchel (Madrid). Unas 30 habían confirmado su asistencia, pero al final fueron más de 50, algunas acompañadas de sus parejas y otras sin sus hijos.

primark

Aida Martín López, técnico de laboratorio de 30 años, ha acudido a la convocatoria "para reivindicar el derecho de los bebés a amamantar en cualquier lugar". Ha acudido con su niña de 7 meses, que mama mientras su madre cuenta que tiene un hijo más mayor al que amamantó hasta los 3 años.

"Creo que la lactancia materna tiene poco apoyo, las madres a veces se ocultar para dar el pecho, y cuanto más se vea más normal será. Como mínimo espero que Primark cambie su política respecto a las madres lactantes" considera.

primark1

Una de las madres más jóvenes en la convocatoria es Claudia Rodríguez. Tiene sólo 24 años, pero sostiene en brazos a su pequeño de 7 meses, que mira algo alarmado el gran revuelo frente a la tienda. "Defiendo la naturalidad. Estamos en una vida moderna que tiene más de moderna que de vida".

Para Bárbara, de 29 años, que los bebés mamen es algo básico. Se ha juntado con las otras madres para defender "la libertad de poder amamantar cuando quiera. Cuenta que han llegado a increparla: "Pareces una gitana, todo el día con la teta fuera".

"Es un derecho del bebé y de la madre poder alimentarse en cualquier lugar. No es nada malo" cree Diana, psicóloga de 30 años, mientras su hijo se retuerce en sus brazos.

primark4

Peor es el caso de Ariana García, que se dedica a cuidar a sus hijas, y se siente identificada con las mujeres expulsadas de Primark. Cuenta que, cuando llevó a su hija mayor a un cumpleaños al cine del mismo Isla Azul y se dispuso a darle el pecho mientras esperaban, el guardia de seguridad la instó a abandonar el lugar porque "molestaba a los clientes". "Los niños no conocen de horarios, quieren comer y comen" manifiesta. Su hija tiene ya un año y medio, y su otra niña tres, y hasta esa edad pretende amamantarlas. "Igual que vemos normal dar un biberón, quiero que sea normal dar el pecho".

SIN RESPUESTA OFICIAL

Hay algunas mujeres que se han acercado sin hijos. Es el caso de Cristina, que trabaja en un almacén y no tiene niños pero ha acudido para "apoyar" la iniciativa. "Yo no doy el pecho, pero si el bebé tiene hambre... da igual donde estés", mantiene.

primark3

Isabel ha acudido con cinco de sus nietas y su hija, y cree que no hay ninguna razón para taparse al dar el pecho, "como antiguamente se hacía". "¡Es tan bonito verlas!", exclama al mirar a su hija amamantar a su nieta más pequeña. Sus otras nietas son niñas, pero también han acudido con muñecos a los que fingen dar el pecho.

Primark no se ha pronunciado aún sobre el incidente. Los encargados de la tienda de Isla Azul tampoco quisieron realizar declaraciones a este medio.