POLÍTICA

La infanta Cristina, ante el juez por el 'caso Nóos': "Yo confiaba en mi marido"

08/02/2014 09:48 CET | Actualizado 08/02/2014 18:54 CET

La infanta Cristina ha declarando este sábado durante más de seis horas en los juzgados de Palma de Mallorca como imputada por el 'Caso Nóos'.

La duquesa de Palma, que estaba citada a las 10.00 horas por el juez de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, ha llegado a los juzgados a las 9.46 horas acompañada de su abogado, Miquel Roca. Ha abandonado las dependencias a las 18:11 horas diciendo "hasta luego" y "gracias".

Durante toda la mañana, sólo Castro, quien ha tratado a doña Cristina de "señora" y no de "alteza", preguntó a la infanta. En concreto, le hizo cerca de 400 preguntas en cinco horas. La infanta ha renunciado a responder a las acusaciones populares y a los abogados defensores de las otras partes. A las 12.30 se produjo el primer receso, de 10 minutos. Luego, hubo un descanso de dos horas para comer.

En esas pausas, Manuel Delgado, el abogado de Frente Cívico, ha asegurado que la infanta había venido "muy bien preparada" y que había "contestando el 95% con evasivas" como "no sé" o "no me consta". El País informa de que la infanta ha negado conocer los empleados y actividad Aizoon, la empresa al 50% que tenía con su esposo.

La infanta también ha asegurado ignorar todo de Nóos y ha argumentado que ella confiaba en su marido en la gestión de las empresas en las que ella también participaba. Según Delgado, en todo momento está delegando en su esposo Iñaki Urdagarin la gestión de las empresas por las que ha sido imputada por los delitos de blanqueo de capitales y delito fiscal.

"Yo confiaba en mi marido", ha repetido, una frase que le ha servido también para justificar su firma en muchos documentos. En este sentido, ha subrayado que firmaba todo lo que le pedía Urdangarin porque confiaba en él.

Además, ha afirmado que desconocía que los empleados domésticos que trabajaban en su casa habían sido contratados a través de Aizoon. Y ha negado que ella fuera un escudo fiscal para Aizoon porque a ella "Hacienda le investiga más que a nadie".

CONOCÍA LA ORDEN DEL REY

La infanta sí ha reconocido, sin embargo, que sabía que el rey le había pedido a Iñaki Urdangarin en 2006 que dejara los negocios relacionados con Nóos, informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Según el testimonio de la infanta, la petición se la habría hecho directamente el monarca al Duque de Palma. Pero ha asegurado que la atribuyó a una cuestión de estética e imagen de la Casa Real, por lo que no le dio importancia. Delgado ha afirmado que el grado de conocimiento del rey sobre lo sucedido ha estado "flotando en el ambiente."

Además, doña Cristina ha manifestado que los 1,2 millones de euros que recibió del rey para la compra de su casa de Barcelona son un préstamo que está devolviendo poco a poco, (ya ha devuelto "como puede" 150.000 euros) y que, como es su padre, confía en que le devolverá el dinero.

NO SABÍA DE DÓNDE SALÍA EL DINERO

Durante el interrogatorio, a la infanta se le han sido exhibido centenares de facturas y tickets de gastos personales cargados a su empresa Aizoon y ha reconocido que incurrió en ellos. Ha asegurado, sin embargo, desconocer que éstos fueran sufragados de forma directa por la sociedad cuya titularidad comparte con su marido, Iñaki Urdangarin.

Así lo han informado a Europa Press fuentes presenciales en la comparecencia, que han señalado que el magistrado se ha mostrado insistente en sus preguntas respecto a las facturas y que, respecto a tickets relativos al pago de gasolina, la imputada ha manifestado que eran sus escoltas quienes cargaban estos gastos y que, por tanto, desconocía si éstos corrían o no cargo de Aizoon.

Asimismo, en relación con la tarjeta Visa que ella disponía de Aizoon, ha reconocido que la utilizó pero sin que este hecho supusiera para ella algo irregular, según han precisado las mismas fuentes. En concreto, entre los datos arrojados a lo largo de la instrucción de la causa por parte de la Agencia Tributaria consta el importe de hasta 698.824 euros que los Duques destinaron desde su sociedad a gastos estrictamente particulares.

"LA TEORÍA DEL AMOR"

Los dos abogados de la acusación, Virgina López (por Manos Limpias) y Manuel Delgado denunciaron al término de la sesión matinal que la infanta está utilizando continuamente la "teoría del amor", para usar a Urdangarín como cortafuegos.

Así, por ejemplo el letrado Manuel Delgado indicó que la Infanta había respondido al juez Castro, que ni siquiera "sabía que en su casa había una empresa", en referencia a Aizoon. El domicilio de la empresa era el palacete de Pedralbes de Barcelona donde vivía la pareja y sus hijos.

"SE HACE PASAR POR TONTA"

Por todo ello, la letrada de Manos Limpias indicó que no se siente satisfecha del resultado, porque como ya se esperaba, la infanta se está escudando en la "teoría del amor" y en que "no sabe".

Sin embargo, ambos han coincidido en elogiar el rigor del juez Castro en el interrogatorio. En este sentido Delgado ha afirmado que ha dejado poco trabajo para los abogados.

Fuentes judiciales que cita Europa Press han comentado que Doña Cristina ha hecho "el papelón de su vida" al "hacerse pasar por tonta" ya que muchas de las preguntas han sido contestadas con un "no sabe, no contesta" y porque ha repetido en varias ocasiones que "confiaba plenamente en su marido".

Jesús María Silva, abogado de la infanta, ha negado que la la hija del rey se haya mostrado evasiva durante el interrogatorio. "Creo que ha quedado muy claro lo que sabía, lo que no sabía, lo que debía saber y no lo que debía sobre su intervención y no intervención", ha asegurado.

MUCHA EXPECTACIÓN

Ante una gran expectación de medios de comunicación, y con el sonido de una manifestación de fondo, la hija del rey hizo finalmente el paseíllo, dado que llegó en coche hasta la puerta del juzgado.

Después se bajó y, muy sonriente, saludó a los periodistas y a uno de sus abogados. Cuando fue interrogada por cómo se encontraba se limitó a contestar: "Bien, bien", para entrar a continuación en la sede judicial. Luego, pasó el control de seguridad.

La infanta ha sido llamada a declarar por el magistrado para que aclare si participó en presuntos delitos de fraude fiscal como copropietaria al 50% con su marido, Iñaki Urdangarin, de la empresa Aizoon y si blanqueó mediante gastos privados fondos públicos obtenidos de forma ilícita por su esposo a través del Instituto Nóos.

NOTICIA PATROCINADA