Huffpost Spain

Qué le hace el café a tu cerebro y cuál es la mejor hora para tomarlo (INFOGRAFÍA)

Publicado: Actualizado:
CAF
GTRESONLINE
Imprimir

La asociación entre lunes y café nunca había tenido tanto sentido como hoy, Día Internacional del Café. Esta bebida es sinónimo de activación por su contenido en cafeína, un estimulante de nuestro sistema nervioso. Sus efectos se empiezan a notar entre 10 y 20 minutos después de ser ingerida y es quien le dice a nuestro cuerpo que no active el mecanismo del sueño.

"Por la mañana te ayuda a empezar el día porque mejora el estado de alerta y la atención, aunque depende de lo sensible que la persona sea a la cafeína", explica Eileen Gordon, secretaria general de la Federación Española del Café. Por eso, la frase de "hasta que no tomo café no soy persona" no va del todo desencaminada. Un estudio de la Agencia Europea de la Salud Alimentaria concluyó en 2011 que hay una relación causa-efecto entre la ingesta de cafeína y el estado de alerta.

Un café solo o con leche contiene entre 75 y 100 miligramos de cafeína, cantidad suficiente para percibir sus efectos estimulantes. Muchos profesionales acuden a él para empezar con energía la jornada laboral; sus mayores consumidores son aquellos que sufren mayor nivel de estrés: periodistas, policías y profesores. "Favorece la concentración y el rendimiento", apunta Gordon, "y se ha visto que previene de enfermedades neurodegenerativas".


Imagen cedida por la Federación Española del Café

LA HORA MÁGICA PARA EL CAFÉ DE LA MAÑANA

A pesar de tomar café, algunas personas tienen la sensación de que no les despierta. Quizá es que no lo toman a la hora adecuada. El neurocientífico Steven Miller, de la Universidad de Bethesda (Maryland, EEUU), se basa en distintas investigaciones para afirmar que hay unas horas en las que la cafeína nos hace efecto y otras en las que no tiene efecto debido a su interacción con nuestros ritmos biológicos.

Un ciclo hormonal de 24 horas, llamado circadiano, es el que indica a nuestro cuerpo cuándo comer o cuándo dormir. Uno de sus cometidos es liberar cortisol, una sustancia que nos ayuda a sentirnos espabilados y alerta. Miller asegura que si se bebe cafeína en el momento de mayor nivel de cortisol en sangre es igual que tomar una medicación cuando no te hace falta: no tendrá efecto y tu cuerpo generará resistencia a esa sustancia.

Ese pico de cortisol en sangre lo tenemos entre las ocho y las nueve de la mañana, por lo que si tomas café a esa hora es básicamente inútil, según este especialista, ya que tu cuerpo ya se está cafeinando a sí mismo. Otros momentos en los que también tenemos el cortisol alto es entre el mediodía y la una de la tarde y las 5:30 y las 18:30, por lo que desaconseja el café en esas franjas. La hora ideal para tomarlo, según este especialista, sería entre las 9:30 y las 11:30.

LA HORA LÍMITE PARA TOMARLO

"Después de comer también es un buen momento para tomar café", apunta Gordon, "por nuestro ritmo circadiano y porque estamos más adormecidos con la digestión". Recuerda además que es muy adecuado si se va a conducir.

La hora idónea para dejar de tomar café y que no nos impida dormir sería sobre las cinco o seis de la tarde, recomienda Gordon, sobre todo si somos sensibles a la cafeína. "Hay quien lo toma por la noche y no nota nada. Por eso, si apetece tomarlo y disfrutar de su efecto reconfortante, siempre se puede optar por uno descafeinado", concluye.

Close
Seis cafés que deberías probar
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Close
Arte con la espuma del café en 3D
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen