TENDENCIAS

¿Dónde acaba la ropa que das para reciclar en las tiendas? Así es el proceso completo

18/07/2015 21:53 CEST | Actualizado 11/10/2016 12:42 CEST
JENNIFER TAPIAS

Se trata de cerrar el círculo, tanto en el consumo como con el Medio Ambiente. Cada vez son más las marcas que dan la opción de llevar las prendas usadas, las que ya no se quieren o están pasadas de moda, a una de sus tiendas, tanto si es en la que se habían adquirido o no. Allí, por esa ropa, se entrega un vale de descuento para próximas compras.

Lo que muchos se preguntan es qué ocurre con esas prendas. ¿Dónde van a parar? ¿Se reciclan de verdad? Entre las tiendas más conocidas que ya permiten dejarlas a cambio de un pequeño incentivo están Intimissimi, Calzedonia o H&M. Desde esta última explican que ese vale que dan a cambio "es una recompensa por la educación, por ir creando concienciación". "Tratamos de evitar que la ropa que la gente no se vaya a a poner acabe en el vertedero", relatan desde las oficinas de H&M en España. Además, por cada kilo de ropa, la marca dona 0,02 euros, que se entregan a distintas ONG según los países. En España ya se han recogido más de 1.203.000 kilos, y se han donado más de 24.000 euros a Acción contra el Hambre.

¿Qué tipo de ropa se acepta para reciclar? En Calzedonia explican que se pueden llevar "prendas usadas, de cualquier marca, en los contenedores dispuestos al efecto". "Por cada una recibirás un vale canjeable para la compra de un nuevo bikini, bañador o prenda de playa", explican. Desde H&M cuentan que aceptan "todo: calcetines desparejados, trapos de cocina, pantalones de cualquier marca... que se convierten en algo totalmente nuevo, desde materiales de aislamiento para industria hasta fijaciones para alfombras. Se refibran para usarse como materia prima".

El objetivo ya no es uno solo, sino varios. Uno de ellos, "que ninguna prenda acabe en el vertedero", cuentan los responsables de la sueca H&M. Otro, "apoyar la innovación para que se cierre el ciclo". Así, por ejemplo, reciclando ciertas fibras se consiguen otras más avanzadas o se descubre que hay otras que no van bien para el reciclaje, como el algodón. "Al ser más natural, el proceso es difícil. Las fibras resultantes son muy cortas, por lo que para volver a usarlas deben mezclarse con algodón".

conscious denim

Parte de la colección Conscious Denim de H&M

En ocasiones, esas telas obtenidas vuelven a comercializarse en las mismas tiendas donde se entregaron, como ocurre con una nueva colección de vaqueros que ha lanzado H&M realizados con un 80% a partir de ese mismo tejido y con procesos sostenibles que necesitan menos agua y energía. Aparte de eso, la empresa sueca asegura que no obtiene "ningún beneficio: todo forma parte de la Fundación Conscious, que busca mejorar la innovación". España, curiosamente, es uno de los países donde mejor funciona la iniciativa. Y eso que aquí no venden ropa de segunda mano, como en otras tiendas del grupo repartidas por todo el mundo.

¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS DE TODO?

Tras el proceso de reciclaje de muchas de estas marcas, ya sean Calzedonia, Intimissimi, The North Face, Puma o H&M, está la empresa alemana I:CO, que desde 2009 lleva a cabo este proceso para más de 60 empresas en todo el mundo. Sus responsables explican por correo electrónico a El Huffington Post cómo funciona el grupo, que tiene sus sedes en Alemania: en Wolfen, en el centro del país, al norte de Leipzig (donde está la planta de SOEX, empresa de reciclaje textil a la que pertenece I:CO, con más de mil empleados y oficinas en ocho países, entre ellos España), y sus oficinas en Bad Oldesloe, al norte, cerca de Hamburgo.

tejidos reciclados

Tejidos reciclados en la sede de SOEX GROUP

El proceso comienza cuando "las prendas y los zapatos que se recogen en las tiendas de nuestras empresas colaboradoras son distribuidas hasta nuestra planta de distribución y reciclaje", explican desde I:CO en Alemania. Entonces, ahí se separan algunas de ellas: "Toda prenda o calzado que pueda valerle a alguien se separa del resto de materiales. Estos artículos son transferidos para ventas globales. Creemos que los textiles son recursos que deben utilizarse en su estado original tanto tiempo como sea posible. Los textiles que no pueden servirle a nadie más se reciclan del mejor modo según sus características".

Así, por ejemplo, "las telas que tienen una buena capacidad de absorción se convierten en paños de limpieza", relatan desde I:CO, remachando también lo que explicaban desde H&M. "Otros textiles solo se trabajan para conseguir fibras sueltas. Estas son materias primas muy valiosas para, por ejemplo, materiales aislantes en casas o coches. Una pequeña proporción que no puede ser reciclada de ninguna de las maneras previamente mencionadas se somete a un reciclado térmico, es decir, se usa como energía".

2014-11-27-9788420691824.jpg

Los tejidos que no pueden usarse para obtener fibras y hacer otros tejidos se reutilizan para crear dos tipos de materiales: aislantes para la industria del automóvil y cubiertas protectoras para la pintura. Sobre el reciclaje de otras partes más complejas, como botones o cremalleras, desde I:CO cuentan que durante el proceso mecánico también hay un sistema que permite seleccionar botones y otros materiales duros, que pasan por procesadores de metal y que, si no pueden ser tratados, se someten a dicho reciclado térmico, "adaptándose a la regulación vigente de desechos de metal".

¿Y cuáles son exactamente los beneficios económicos y medioambientales de este proceso? Desde la empresa de reciclaje destacan la eficiencia y el ahorro, ya sea moviendo las prendas por mercadillos de segunda mano en 90 países de todo el mundo o reciclándolas. "Así podemos dar a más de la mitad una segunda vida, ahorrar recursos y regenerar el Medio Ambiente". Como ejemplo, pone el del ahorro de agua: "La producción de una camiseta consume entre 10.000 y 30.000 litros y supone una emisión de 3,6 kilos de CO2. En un proceso reciclado, apenas se gastan un 5% o un 10% de estos recursos".

PASO A PASO

Pero, ¿cómo es el proceso? Estos son los pasos que sigue aquel bikini viejo y ese vaquero que ya no te cabía cuando salen de las tiendas donde los dejaste a cambio de un bonito vale.

CLASIFICAR

Se hace una preselección a mano según el tipo: pantalones, vestidos, chaquetas... Después un grupo de expertos realiza una selección más refinada de todas las prendas según su calidad, materiales y aspectos de moda.

Cada día se dividen 2.200 kilos de ropa usada por expertos, que tienen en cuenta 350 criterios distintos. Estos expertos deben estar perfectamente informados sobre las tendencias. Si hay, por ejemplo, algún objeto que merece la pena por moda o tendencias y está en buenas condiciones, pasa al circuito de mercados de segunda mano.

reciclaje cubos

Momento de la clasificación en la planta de SOEX GROUP

REUTILIZAR

Todas las prendas que todavía puede ponerse alguien pasan a mercados de segunda mano de unos 90 países. Eso ocurre con más de la mitad de la ropa recogida que llega a las instalaciones de SOEX en Alemania. De este modo, toda prenda puede tener una segunda vida, ahorrar recursos y ayudar a aliviar el medio ambiente.

RECICLAR

Todo aquello que ya no sirve para vestirse se usa como base para crear tejidos limpios. Proporcionalmente, representan más del 15% del total. Otros textiles usados que ya no pueden llevarse más y que no encajan para seguir en un proceso posterior se usan para crear fibras manufacturadas y fibras que no sean de tejidos.

El polvo que se produce durante la fabricación de las fibras se prensan en bloques que se usan en la industria papelera. Así, casi el 100% de la ropa puede reciclarse.

vaqueros

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest

OFRECIDO POR NISSAN