POLÍTICA

Osoro justifica que Rouco Varela ocupe un piso millonario: "En algún sitio tenía que vivir"

22/06/2015 12:57 CEST | Actualizado 22/06/2015 12:57 CEST

Más vídeos en Antena3

El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha explicado este lunes que su antecesor en el cargo, Antonio María Rouco Varela, ocupa un piso valorado en 1,2 millones de euros y de 400 metros cuadrados porque "en algún sitio tenía que vivir" y que "no ha costado absolutamente nada".

En una entrevista en el programa Espejo Público de Antena 3, ha negado que haya costado algo ese piso y que su adquisición es fruto de la donación de una feligresa. "Es un piso que está hecho para sacerdotes y ese piso lo ha ocupado el cardenal porque en algún sitio tenía que vivir. Y ha ido porque no ha costado absolutamente nada, es de la Fundación", ha aclarado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Ese piso estaba "vacío" cuando Rouco Varela dejó el Arzobispado de Madrid aunque Osoro ha reconocido que no sabe si había más disponibles en ese momento.

CASO 'RITA MAESTRE'

Preguntado sobre el posicionamiento de Rouco Varela ante el asalto a una capilla de la Universidad Complutense en 2011 por parte de la portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre —para la que el fiscal pide un año de prisión—, Carlos Osoro ha contestado que cree que tienen "exactamente" la "misma visión".

"Creo que haría lo mismo que estoy diciendo yo", ha opinado. El arzobispo de Madrid ha asegurado este lunes que no juzga a Rita Maestre, a lo que añade que los feligreses que no comprendan su posición es porque "entienden mal el cristianismo" y pide "respeto" para todos los espacios.

El arzobispo ha señalado que son dos las formas de vivir, la del juicio y la de la misericordia. Él se queda con la segunda. "Yo he decidido vivir desde la misericordia, que no es tragarme todo, sino legitimar que es posible que todos podamos vivir, expresarnos, que podamos vivir aquello que de verdad creemos, ya sea en opciones políticas porque creemos que es lo mejor para el servicio a la justicia, pero también en las opciones religiosas", ha detallado.

Respecto a la cuestión de la homosexualidad, el arzobispo de Madrid se ha distanciado del obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Plà, afirmando que sólo ve "personas" y que no juzga a nadie.

POLÍTICA Y RELIGIÓN, NO

El arzobispo de Madrid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha advertido tambiémn de que "no es compatible" la vida religiosa con la política, en referencia al caso de las religiosas catalanas Teresa Forcades y Lucía Caram.

"Me parece bien que haya dejado el monasterio. No se pueden compatibilizar ambas cosas", ha subrayados obre Forcades, que ha salido del convento para implicarse activamente en la plataforma Procés Constituent a Catalunya.

Osoro ha recordado que no lo dice él sino la Iglesia, concretamente, el primer Sínodo de Obispos celebrado en 1971, donde se habló de la presencia de religiosos y sacerdotes en la vida política. Según ha precisado, los sacerdotes, obispos y religiosos son "para todos y de todos" y, por tanto, sus ideas deben "guardárselas".

"Como sacerdote y obispo soy para todos y de todos, yo tendré la mejor de mis opciones pero me las tengo que guardar para mí mismo. Cualquier cristiano puede estar en lugares muy diversos porque cree que la justicia se alcanza de formas distintas", ha puntualizado.

En cuanto a la situación de Lucía Caram, que participa en tertulias políticas, el arzobispo ha insistido en que "cuando uno se mete directamente en el ejercicio político de un partido debe dejar su ejercicio religioso".