TENDENCIAS

9 consejos para volver a tu talla habitual tras los excesos de verano

27/08/2015 07:55 CEST | Actualizado 27/08/2015 07:55 CEST
GTRESONLINE

Las vacaciones son para relajarse, por supuesto que sí pero, a veces, se nos va de las manos aquello del "adiós ejercicio, bienvenidos helados, tapitas, cervecitas a pie de playa, pescado frito y terrazas al sol". Y entonces... ¡oh sorpresa! Cuando volvemos a la vida real descubrimos que toca hacer salto de altura para entrar de nuevo en los vaqueros.

Lo primero ahora es no sufrir: a lo hecho, pecho ¡y que te quiten lo bailao! Una vez conscientes de esto, pongámonos manos a la obra: con la vuelta al cole toca retomar los hábitos de vida saludable. En menos de un mes se pueden perder hasta dos kilos si se siguen estos consejos de la nutricionista Concepción Maximiano Alonso.

Estos son los puntos a tener en cuenta para recuperar el cuerpo después del verano. ¡Allá vamos!

1. Aumenta el consumo de hortalizas y verduras en almuerzo y cena: tienen potasio y fibra, básico para desintoxicar el cuerpo.

2. Haz cinco comidas al día: teniendo siempre en cuenta que el desayuno es la comida más importante del día y que las cenas han de ser ligeras.

3. Aprende nuevas formas de cocinar saludable: al vapor, al horno, a la plancha, wok…

4. Sustituye alguna vez la comida por licuados y zumos: aumentarás el consumo de alimentos recomendables como frutas, hortalizas y verduras. *Haz esto de manera ocasional y cuando no tengas una dura jornada por delante.

5. No dejes de salir con los amigos: tampoco tienes que martirizarte, simplemente saber qué pedir. Evita las salsas a base de nata o grasa y los fritos.

6. Vigila el consumo de alcohol: tiene muchas calorías y pocos beneficios para el control de peso.

7. En la oficina, un tupper sano: intenta comer como si lo hicieras en casa. Verduras cocinadas o en ensalada, pasta, arroz con verdura…

7. Llévate tu snack de media mañana para evitar la tentación de ir a la máquina de vending y acabar picando calorías vacías.

8. Bebe suficiente mucho: y no solo agua, sino también tisanas, zumos sin azúcar, caldos… a veces crees que tienes hambre cuando, en realidad, lo que sientes es sed. Cuando el cuerpo está en los niveles de hidratación correctos, es más fácil adelgazar. Las toxinas se eliminan con más facilidad y nos aporta los minerales necesarios.

9. Proponte un plan de ejercicio físico que realmente puedas llevar a cabo. Todavía hace buen tiempo, así que aprovecha para salir a caminar, correr o nadar (mientras las piscinas sigan abiertas).

Sigue leyendo más consejos en Grazia.es

Y ADEMÁS...

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest