ECONOMÍA

¿Cuánto dinero mueve el mercado del arte en España?

24/02/2017 16:15 CET | Actualizado 01/03/2017 10:44 CET
CARLOS PINA

De tradición, opaco. O ganan mucho, y prefieren guardarlo para ellos en su intimidad. O ganan poco, y sienten pudor en reconocerlo. El caso es que hacer que el mercado del arte confiese una cifra de facturación es una tarea bastante fragosa.

El Estado no proporciona datos sobre estas transacciones, de carácter privado, y solo alguna Fundación y entidades extranjeras ofrecen una perspectiva nacional de un sector en que a nadie le gusta enseñar los números.

Así las cosas, ¿cuánto se dice que mueve el mercado nacional del arte? Poco dinero al son de sus artistas en el interior del país, cantidades récord solo con cruzar sus fronteras.

Paradojas de la historia, España, país natal del segundo de los pintores muertos mejor cotizados después de Francis Bacon, Pablo Ruiz Picasso, es maestra en el arte de dar la espalda al arte. El escaso interés del Gobierno, que continúa sin aprobar una Ley de Mecenazgo, y el retraimiento de los coleccionistas mantienen este raquítico perfil puertas adentro, coinciden los expertos consultados por El Huffington Post.

España representa un escueto 1% del mercado

El sector recibió en 2016 una de cal y otra de arena. La de cal le llevó a perder el 30% del mercado, que se aliñó con disputas de alto perfil, falsificaciones y juicios, explica Edward Helmore en The Guardian. Con la de arena, parte de la espuma especulativa salió de la cima del mercado, lo que dejó más tranquilos a quienes pensaban que la burbuja iba a estallar.

LO MISMO QUE EL CINE

España representa un escueto 1% del mercado global del arte. En dinero contante y sonante, alrededor de 600 millones de euros en 2015; más de 400 millones generados en galerías y subastas. Lo mismo que el cine. Los datos son cálculos de Rachel Pownall, profesora de Economía del arte en la Universidad de Maastrich (Holanda) y directora del TEFAF Art Market Report, quizá la más completa estadística global de la economía del arte.

Pownall adelanta en exclusiva para El Huffington Post los datos españoles de la edición 2017 del informe que The European Fine Art Fair (TEFAF), la mayor feria de arte y antigüedades del mundo, publicará con motivo de su 30 aniversario, el próximo 10 de marzo. A su juicio, el mercado español del arte, en el puesto 29 del ránking mundial por tamaño, “es cada vez menos desigual, lo que presume un modelo de negocio saludable y competitivo”, por lo que asegura que, “de acuerdo a los precios promedio en subasta con un repunte del 43% en 2016, el sector está preparado para recuperarse en 2017”.

El sector ya está preparado para recuperarse

Precisamente estos días, el mercado del arte pasa su particular examen en España. La Semana del Arte de Madrid se ha convertido en un ejercicio que excede a Arco, su edición 36 en Ifema hasta el domingo 26, con siete espacios paralelos más (ArtMadrid, JustMad, Drawing Room, Hybrid, Flecha, Urvanity y Casa Leibniz) y voluntad de tonificarse.

arco1

Ya en 2016, la feria mejoró sus cifras y, aunque los galeristas son celosos de sus datos, se sabe al menos que el Museo Reina Sofía de Madrid les compró obras por valor de 400.000 euros.

Los resultados del informe El mercado español del arte en 2014 ponen sal sobre la herida. Pese a un ligera mejoría, el arte y sus números en España arrastran similar ánimo que al inicio de la crisis. El estudio, auspiciado por la Fundación Arte y Mecenazgo, es la única foto fija del sector publicada en España, aunque la captura tiene pasaporte irlandés, el de Clare McAndrew, directora de la consultora Arts Economics y autora de la investigación.

El trabajo de Clare McAdrew en 2014, el último balance del mercado del arte en España y quizá el único realizado a fondo con entrevistas a más de 600 coleccionistas, casas de subastas y galeristas, refleja un magro panorama. Mientras que en Estados Unidos la obra de Pablo Picasso bate récord al adjudicar Las mujeres de Argel por 160 millones de euros en subasta, las ventas nacionales del artista en 2016, a un precio medio de 3.500 euros, no superaron el 0,1% del total.

Los precios medios del arte en España están por debajo de la media mundial

Lo cierto es que los precios medios del arte en España estaban y están por debajo de la media mundial. Clare McAndrew calculó una caída del 13% anual en 2014, frente a una disminución del 7% en el conjunto de la Unión Europea. La rebaja afecta en especial a determinados submercados, en especial a la compra venta de arte contemporáneo. Las cotizaciones desorbitadas que alcanzaron en 2014 artistas jóvenes como Parker Ito, Christian Rosa o Lucien Smith han ido deshinchándose hasta mínimos históricos a finales de 2015.

mujer en la bañera

Para muestra, un extremo. El de Arco, que este año modera el tono estridente que le ha caracterizado. Si en la edición 2016 de la feria española la obra más cara (Mujer en la bañera, de Antonio López) se vendía por 2,5 millones de euros, el precio más alto este certamen se queda un millón de euros por debajo. La escultura de Juan Muñoz Three man laughing at one tiene una etiqueta de 1,5 millones. Ni el mismísimo Dalí remonta órbitas. La segunda obra más cara este año, El Triunfo de Nautilus, del genio loco catalán, se pone en 1,4 millones de euros.

ARCO COMO EXCEPCIÓN

Son excepciones, Arco es una excepción. El 63% de las obras de arte vendidas en el mercado español en 2014 no alcanzó los 3.000 euros, el 99% cambió de manos por menos de 50.000 euros y, para no perder sintonía en los datos, por supuesto que ninguna superó el cheque de 500.000 euros, en datos de Clare Edwards. Pero como en cualquier época de vacas flacas, no hay quien contenga la franja top del mercado.

Desde que España decidió imitar en lugar de crear, se relegó a la marginalidad

“Desde que España decidió imitar en lugar de crear, se relegó a la marginalidad”. La nota la pone la mexicana Avelina Lesper, quizá la más aguda y polémica entre los críticos de arte. “El ejemplo paradigmático es el museo Reina Sofía”, concreta, “con exposiciones que representan la urgencia de España de aparentar que su marca está al nivel de los países más poderosos como Estados Unidos, Inglaterra, Alemania”, arremete. “El arte español VIP (Video, instalación, performance) contemporáneo es una copia a escala de lo que se ve en una galería de segunda de New York”, una buena bronca que viene del otro lado del charco.

ESTA ESPAÑA NUESTRA

“El IVA al 21% es un obstáculo brutal al crecimiento del mercado”, clama Francisco Cantos, coleccionista privado y secretario de la Fundación Arco. “Si a eso se une la inexistencia de una ley de mecenazgo”, continúa, “se traduce en un marco regulatorio verdaderamente nefasto para el crecimiento del mercado”, abunda.

Ya lo advirtió el presidente del Gobierno en su única visita al Museo del Prado, de Madrid, en enero de 2013: “El mecenas no espera nada a cambio”. Mariano Rajoy hundía el dedo en la llaga, donde ya la han puesto otros.

Los grandes perdedores de este modelo son miles de artistas honestos y valiosos

"Los grandes perdedores de este modelo son miles de artistas honestos y valiosos, siento decirlo", reconoce el crítico Fernando Castro Flórez. Los ganadores, “por K.O. en el primer asalto”, precisa, “los millonarios, coleccionistas y petulantes de distintos colores que imponen la ley del dinero en un momento de austericidio absoluto, cuando el Estado se retira de todo lo importante, se apela a la llamada iniciativa privada”, denuncia. “Nos encontramos en bancarrota ideológica y ética, toda estética hoy se desliza, pavorosamente, hacia el cinismo y la impostura”, y su última frase deja sin aliento.

arco2

El rapapolvo cobra mayor dimensión desde las teclas de Avelina Lesper. Para la crítica mexicana, en este mercado hay un único perdedor: el arte. A su juicio, “vender en millones de euros la basura de Martin Creed, Koons o Hirst, que un museo dedique sus salas a las fotografías de performanceras como Ferrer o Abramovic, que los premios de arte sean prolongaciones de las modas del mercado, es parte de un sistema dedicado a destruir la inteligencia”. Los ganadores, para la Lesper, son "los cientos de artistas sin obra, sin talento, encumbrados por el establishment del mercado".

Los ganadores son los cientos de artistas sin obra, sin talento, encumbrados por el establishment

La mayor parte del valor y del volumen global de las ventas en subastas se genera fuera de España. En 2013 únicamente el 3% del valor de obras de artistas españoles vendidas en todo el mundo procedía de ventas realizadas en España, ventas que tan solo representaban el 26% de la totalidad de las operaciones, en datos recogidos por Clare McAndrew en el informe de la Fundación Arte y Mecenazgo.

EL BOOM DE LAS FERIAS

El 35% de las ventas en España tienen lugar en estos espacios por los que pasan en una suerte de turismo de stand, coleccionistas, galeristas, directores de programación y otros agentes del sector. El público generalista también tiene sus días de visita, su recorrido y su precio, a 40 euros la entrada a Arco.

El certamen madrileño no es una exposición ni un museo, es un mercado. Un mercado que ofrece una foto fija no de tendencias artísticas, sino de lo la compraventa de arte. Allí se realiza el 60% del total de operaciones españolas. Es el momento y el lugar. “Desgraciadamente para el sistema, hoy en día se venden más en las ferias que en las galerías”, lamenta el director de Arco, Carlos Urroz, en declaraciones a Efe. Las galerías escogen sus joyas para la feria. “Arco supone filtros: elegimos las galerías y ellos eligen sus mejores piezas”.

arco3

“Las ferias cada día tienen más importancia en las ventas y Arco ha sabido encontrar su sitio en un mercado muy competitivo y atraer a mucho coleccionista internacional, sobre todo latinoamericano, que viene entusiasmado a descubrir nuevos talentos de artistas iberoamericanos de calidad y, en ese nicho de mercado, la española es la mejor feria internacional”, resuelve Francisco Cantos, recién llegado de Ifema con el entusiasmo del primer día de feria todavía empapándole el ánimo.

Muchas galerías se encuentran en estado zombi

Las galerías, sin embargo, renquean. “Muchas se encuentran en estado zombi”, observa también Fernando Castro Flórez, autor de Mierda y catástrofe: síndromes culturales del arte contemporáneo (Forcola, 2014) y uno de los críticos españoles más reconocidos. Ninguno de los 600 galeristas españoles consultados por Clare McAndrew para la Fundación Arte y Mecenazgo había vendido por más de 200.000 euros, frente al 12% a escala global.

MAL DE MUCHOS

“En general los artistas que no sean anglosajones cotizan menos", critica con fuerza la mexicana Avelina Lesper. "El dueño del mercado es Estados Unidos", apuntala. "Donde hay más dinero, hay más artistas, y no es un asunto de talento, sino de legitimación, el dinero los legitima”, reprueba para finalizar.

Fernando Castro cree sin embargo que en España, también en el arte, tenemos una imagen negra de nosotros mismos. “Nos gusta regodearnos en el melodrama patrio, pero entrando al asunto lo que llama la atención es el fracaso estrepitoso de los programas de promoción en el extranjero”, apunta. “ Se ha cimentado poco o nada y así nos luce el pelo”, zanja.

El mercado europeo inició en 2015 una leve recuperación tras perder más de un tercio de su volumen entre 2007 y 2009, aunque el ritmo no es comparable al de China, uno de los grandes motores del sector, que acapara el 41,3% de los ingresos mundiales por ventas en subastas, o Estados Unidos, con un 27% de la cuota mundial, mientras Europa rebaña un infrarrepresentado 30% de la tarta, del que la mitad corresponde a Reino Unido, lo que hace insignificantes al resto de países europeos.

Es el sueño del capitalismo: pagar una fortuna por algo que tendrías en un contenedor de basura

“En este momento en que es arte cualquier cosa por insignificante que sea, el mercado es un éxito”, critica Avelina Lesper. “Las galerías venden como arte, literalmente, basura, desperdicios, entregan certificados por obras que el coleccionista tiene que reproducir como rayones en una pared”, enumera. “Es el sueño del capitalismo, pagar una fortuna por algo que tendrías en un contenedor de basura, es el alarde más grande de riqueza que puede existir”, dice coincidente Fernando Castro Flórez.

arco3

Mal que les pese a los agoreros nacionales, lo del arte no es idiosincrásico -“This country”-, sino continental. Los precios desorbitantes que alcanza al arte moderno y contemporáneo en Estados Unidos (las estridentes tarifas de Damian Hirst y Jeff Koons, entre otros, pero eso lo dejamos para otro reportaje) y la aparición de mercados como el árabe y el chino vacían la caja europea.

LA PISTA DEL DINERO

De hecho, fue Wang Jianlin, el magnate chino con fijación en España, accionista del Atlético de Madrid y propietario del mítico edificio Plaza España, el primer ciudadano de aquel país en poseer un Picasso, Femme au chignon dans un fauteil, que adquirió por 26 millones de euros en Nueva York a finales de 2013. Otro Picasso, el del récord, Las mujeres de Argel, fue comprado por el exprimer ministro de Qatar Hamad bin Jassim bin Jaber Al Thani. De las paredes del Reina Sofía cuelga desde 2015 Nafea faa ipoo (¿Cuándo te casarás?), de Paul Gauguin, propiedad de la Autoridad de Museos de Qatar que pagó por él la desorbitante cifra de 300 millones de euros. El segundo cuadro más caro de la historia y otro fetiche de las vanguardias, Los jugadores de cartas de Paul Cézanne, también fue comprado por la Familia Real qatarí por 250 millones de euros. Hete aquí la pista del dinero.

En 2016, artistas como Monet (81,4 millones de dólares), Willem de Kooning (66,3 millones de dólares), Pablo Picasso (63,2), Peter Paul Rubens (58), Jean-Michel Basquiat (57,2), Amedeo Modigliani (56,2) alcanzaron nuevos récords, pero siempre por debajo de los hitos de 2015. Más ventas a menor precio.

basquiat

El rastro de los ricos, sin embargo, hace poca fonda en España, donde la compra de arte, todavía, se considera elitista. El precio medio de las subastas se situó en menos de un tercio de la media de la Unión Europea y alrededor del 10% de la del Reino Unido en 2013. Solo.

¿Pujas en la sala? ¿Sobre papel? ¿Al teléfono? Luis Pradillo, experto en pintura del XIX, XX y Arte Contemporáneo deja caer el mazo. “Sin título, Rudolf Ernst, 3.000 euros, retirado”, enlaza en un broche verbal al gesto. A juicio de Cristina Mato Ansorena, directora de la galería y casa de subastas Ansorena, la segunda más antigua de España, donde se celebra la puja, hacer accesible el arte es competencia del Gobierno: “Para un mayor acercamiento, es importante que el IVA baje”.

¿Alguien da más?

ARCO 2017

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Cinco claves para ver ARCO según el director de la feria, Carlos Urroz.

- Consejos para los que quieren comprar arte (y no saben cómo).

- Un paseo por ARCO 2017 (FOTOS).

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

OFRECIDO POR NISSAN