NOTICIAS

El bulo sobre dos pasajeras de Vueling expulsadas de un avión por hablar catalán que no te debes creer

Un profesor de Barcelona ha demostrado en Twitter que la noticia no era cierta.

14/11/2017 20:42 CET | Actualizado 15/11/2017 16:17 CET
Robin van Lonkhuijsen / Reuters
Un avión de Vueling.

Nuevo lío en el proceso independentista. El diario Vilaweb publicaba un artículo este lunes en el que denunciaba que dos mujeres habían sido expulsadas del vuelo supuestamente por hablar en catalán. Algo que, posteriormente, un profesor universitario residente en Barcelona desveló que no era cierto.

La persona que denunciaba los hechos era Margarita Camps Coll, una residente en Menorca de 72 años. Se encontraba en el vuelo VY3716, que realiza el trayecto entre Barcelona y Mahón el sábado por la tarde. Una vez dentro del avión, la señora se encontraba sentada en los asientos próximos a la salida de emergencia, cuando asegura que una azafata le indicó que debía responderla a un requerimiento en castellano. Algo a lo que Camps se negó.

Tras el encontronazo con la azafata, intervino el capitán, junto a una pareja de la Guardia Civil, que indicó a Margarita y a su acompañante que debían abandonar el vuelo. Posteriormente, las afectadas pusieron una reclamación a la compañía aérea.

Muchos ciudadanos independentistas compartieron la noticia de Vilaweb. Incluso el expresident de la Generalitat Carles Puigdemont se hizo eco a través de twitter:

El nivel de las críticas a la compañía fue tal que Núria de Gispert, expresidenta del Parlament, publicó un tuit donde llamaba al boicot a Vueling.

No sucedió así

El profesor universitario que se hace llamar @resd9 en Twitter quiso desmontar la bola que se había montado a raíz del artículo de Vilaweb. "Te acostumbras a detectar noticias inverosímiles", asegura a El HuffPost.

En un hilo de 19 mensajes en la red social, el usuario incluía mensajes que habían dejado pasajeros del avión sobre cómo se produjo el desalojo. Las dos mujeres no atendieron a las indicaciones de la azafata y montaron un alboroto dentro del avión.

También el novio de una de las trabajadoras de Vueling cuestionaba la información.

La clave: ¿dónde iban sentadas?

Ambas pasajeras se encontraban en la fila de asientos que se sitúa junto a la salida de emergencias. Carlos, un joven con una persona cercana que trabajó en Vueling durante dos años, explicaba que los pasajeros que se sitúan en estos asientos deben cumplir unos requisitos especiales. Por ejemplo, no pueden ser ocupados por embarazadas ni personas con obesidad.

¿Cuál es la política de Vueling respecto a estos asientos?

"No podrán sentarse pasajeros que necesiten extensión del cinturón de seguridad, mujeres embarazadas, menores de 15 años, pasajeros con niños pequeños o con discapacidades funcionales o –en general- todos aquellos que en caso de accidente no puedan prestar al personal de vuelo la ayuda a la que están obligados según la normativa aeronáutica internacional aplicable a los pasajeros situados en los citados asientos", explica la aerolínea en el documento Condiciones generales del contrato de transporte aéreo de pasajeros y equipaje recogido en su web.

La compañía matriz de Vueling, Iberia, es más explícita al señalar que estos pasajeros deben contestar a las instrucciones de seguridad en español o inglés. "Por razones de seguridad, la ocupación de estos asientos está limitada a pasajeros que no tengan dificultades motrices y que puedan entender las instrucciones relativas a la seguridad (tanto escritas como orales, en español o bien en inglés)".

La compañía únicamente ha dejado un mensaje en Twitter sobre el incidente, pero no ha querido hacer declaraciones: