BLOGS

Los negocios y el cambio climático se dan cita en París

27/11/2015 07:09 CET | Actualizado 26/11/2016 11:12 CET
Chesnot via Getty Images
PARIS, FRANCE - NOVEMBER 09: Flags of different nationalities fly in the garden of the Unesco headquarters in Paris. France will host the Climate change conference (Cop21) where over 193 countries will gather in Paris from November 30 to December 11, 2015. (Photo by Chesnot/Getty Images)

"Si de verdad quieres llegar a casa, mirar a tu familia a los ojos y decirles que has hecho algo para que tengan una vida más larga y sana, tienes que centrarte en mejorar el clima ya".

Eso fue lo que dijo Michael Bloomberg en octubre, de cara a la la Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático, también conocida como COP21, que dará comienzo el 30 de noviembre en la ciudad de París. Una conferencia en la que, según la revista estadounidense Newsweek, "los líderes y los altos funcionarios de las 196 partes tienen 12 días para llegar a un acuerdo que pueda salvar el planeta".

No es ninguna exageración. Hay mucho en juego y no vamos a disponer de muchas oportunidades en las que todo el mundo esté de acuerdo para encontrar una solución equitativa al problema.

El mundo de los negocios va a tener que ser parte de la solución. Por ello, me alegra muchísimo que Michael Bloomberg, cuyo compromiso a la hora de trabajar para encontrar soluciones a esta crisis me resulta inspirador, me haya pedido que comparta mi opinión sobre el tema como participante en la "Businesses for Climate" [empresas por el clima], una serie de artículos que tratan la manera en la que las empresas están abordando el cambio climático de cara a la conferencia. Además de ser una de mis pasiones personales -ya que este asunto fue el que me hizo convertirme en una de los fundadores de The B Team, una organización sin ánimo de lucro pensada para reorientar el mundo empresarial y hacer que se centre en la gente y en el planeta y no solo en los beneficios-, es una de las prioridades editoriales de El Huffington Post.

Nuestra cobertura editorial se basa en que creemos que hemos llegado a un punto crítico en el que ya ni siquiera tenemos que convencer a la gente de que el cambio climático es real y deberíamos centrarnos en las soluciones que, a mayor escala, podrían evitar que aumentara la magnitud del desastre. Desde las innovaciones en energías renovables y transporte hasta los modelos económicos como la economía circular.

Nuestra cobertura previa a la conferencia de París también consiste en exponer alternativas para construir una economía basada en un menor uso del carbono, en informar sobre qué alcaldes están haciendo algo por cambiar la situación y en explicar cómo y por qué los países nórdicos son los que más necesitan una transformación económica. También felicitaremos a los líderes que han conseguido que el mundo preste atención al problema del cambio climático y que siguen haciendo campaña.

Por muchas razones, esta conversación no podría ser más oportuna. La urgencia moral de la COP21 no es nada nuevo. Pero los trágicos ataques que ha sufrido París son un aliciente más para resolver este asunto. Como declaró Andrew Steer, presidente del Instituto Mundial de Recursos, "hay un grado de solidaridad a nivel internacional en este tema, no exactamente sin precedentes, porque probablemente no hayamos visto nada igual desde el 11S. Si acaso, aportará determinación para resolver el mayor problema de acción colectiva de la historia".

Entonces, ¿qué pueden hacer las empresas para acelerar el cambio que nuestro planeta necesita tan desesperadamente?

Ya hay muchas empresas que han pasado a la acción. El año pasado, por ejemplo, el número de empresas que se comprometieron a dejar de utilizar combustibles fósiles mediante la creación de objetivos financieros reales, en lugar de promesas vacías, se triplicó. La mitad de las centrales eléctricas construidas en 2014 son ecológicas. Diferentes empresas -como Starbucks y Nike- se han comprometido a reducir las emisiones y a incrementar su uso de energías renovables. Incluso los grandes bancos se están posicionando, reduciendo los préstamos a empresas mineras.

Como declaró John Kerry, secretario de Estado de los Estados Unidos, el tipo de acuerdo que tiene como objetivo el COP21 "proporcionará confianza a los líderes de empresas que dudan de nuestro compromiso colectivo y que no están seguros de invertir en alternativas bajas en carbono porque los gobiernos perciben indecisión por su parte".

Uno de los líderes mundiales en abordar el cambio climático es Unilever, que se ha comprometido a reducir la huella de carbono de la empresa en un 50% para el año 2020. Bajo el liderazgo de su director ejecutivo, Paul Polman, Unilever -que engloba a cientos de marcas conocidas como Ben & Jerry's, Dove o Lipton- ha lanzado un plan de vida sostenible cuyo propósito es aumentar simultáneamente el impacto y los beneficios de la empresa. Polman cree que las empresas pueden ayudar a solucionar los mayores problemas del mundo, pero, según explicó, estos problemas "no van a resolverse por informar de ellos de vez en cuando. Requieren soluciones a largo plazo y no presiones por obtener resultados en 90 días".

Quiero agradecer a Michael Bloomberg que haya comenzado esta conversación de vital importancia previa a la COP21. Y me complace pedir ahora a Paul Polman que comparta su propia perspectiva sobre el papel de las empresas en este asunto.

Este artículo es el primero de la serie "Businesses for Climate", liderada por Michael Bloomberg y 'The Huffington Post', en colaboración con LinkedIn. Con esta serie, se pretende llamar la atención sobre las empresas y sobre cómo podrían liderar la acción contra el cambio climático como adelanto a la vigésimo primera Conferencia de las Partes que se celebrará en París la semana que viene. Aquí podrás consultar todos los artículos de la serie (en inglés).

Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero

Ve a nuestra portada Facebook TwitterInstagramPinterest

NOTICIA PATROCINADA