Huffpost Spain
Arianna Huffington Headshot

¡Hola! Os presento a El Huffington Post

Publicado: Actualizado:
Print Article

¡Hola! Estoy encantada de anunciar el lanzamiento de El Huffington Post, una aventura en colaboración con El País que va a aunar la mezcla de noticias, blogs, comunidad y participación social que caracteriza The Huffington Post, con la legendaria tradición periodística de El País. El Huffington Post tendrá sus raíces en la cultura española, una personalidad muy definida y su propia forma de abordar el mundo. Llega en un momento en el que España se enfrenta a unos retos de enormes consecuencias no solo para los españoles sino para toda Europa y el mundo en general.

Estamos muy contentos de que la directora de El Huffington Post sea Montserrat Domínguez. Conocí a Montserrat (o Montse, como la llama todo el mundo) una mañana de domingo, cuando me entrevistó durante dos horas para su programa de radio en la Cadena SER, en Madrid. Me gustó de inmediato, por la pasión que siente hacia la información y la narración, su inteligencia y su talento para lograr intimidad.

El Huffington Post será una entidad periodística y, al mismo tiempo, una plataforma que capture las perspectivas, las voces y el espíritu de los españoles. Un motivo por el que nos satisface especialmente estar asociados con PRISA y El País es que no solo conocen muy bien ese espíritu, sino que son una parte fundamental de él, con su larga historia de defensa de la democracia y la libertad de expresión. Juntos, contaremos las historias que más interesan a los ciudadanos e, igualmente importante, les ayudaremos a contarlas ellos mismos.

Y este es un momento que está clamando para que se cuenten esas historias. Como dice Alan Solomont, el embajador de Estados Unidos en España: "La participación cívica no es un lujo sino una necesidad en una democracia sana". Estamos decididos a que El Huffington Post se sume a esa participación cívica, a hacer realidad uno de los propósitos fundacionales de HuffPost en 2005: Entrar en las conversaciones de la máquina de café y alrededor de la mesa --sobre política, y arte, y libros, y comida, y compromiso social-- y llevarlas a la red.

España se encuentra en un instante crucial de su historia, envuelta en una crisis y con retos muy difíciles por delante. La tasa de desempleo del país es del 24% --aproximadamente la misma que Estados Unidos durante la Gran Depresión--, y sube al 50% en el grupo de 16 a 24 años. Como escribió Jonathan Blitzer, "esta generación es la más preparada en la historia del país y, sin embargo, sus miembros son los primeros, desde la Guerra Civil española, que tienen peores perspectivas de trabajo que sus padres".

Con el hundimiento del sistema bancario español, las pequeñas y medianas empresas no pueden obtener préstamos, lo cual paraliza a posibles empresarios y hace trizas las esperanzas de quienes buscan trabajo. Cada vez son más los españoles que buscan oportunidades de las que hoy no disponen en su propio país, y el número de los que viven en el extranjero es ya del 23%, lo cual significa que España está quedándose sin la creatividad, el ingenio y el espíritu emprendedor de muchos de sus mejores talentos.

La crisis hizo que El País se preguntara: "¿Es el ocaso de la marca España?" Lo cual significa que, además de sus dificultades más tangibles, España --como numerosos países europeos, incluida mi Grecia natal-- sufre una crisis de identidad. Aunque no está ni mucho menos agotado, el espíritu nacional español necesita que lo reanimen. Como dice Raphael Minder: "La percepción desde fuera, en realidad, no es muy diferente de la que hay dentro, ha desaparecido el optimismo".

Desde luego, si España "cotiza a la baja", como decía El País, y su optimismo está desapareciendo a toda velocidad, este es el momento perfecto para "apostar a que la buena gente hará cosas buenas", como dijo en una ocasión el estadounidense y defensor de los derechos cívicos John Gardner. Por consiguiente, aunque El Huffington Post hablará de lo que falta en España, también nos centraremos en lo que le sobra. Porque España, hoy, posee más innovación, creatividad y empatía que puestos de trabajo. Como escribía José Ignacio Torreblanca la semana pasada en El País, España necesita con urgencia restaurar la confianza en sus instituciones. Y mientras se desarrolla este proceso de reconstrucción, la gente está descubriendo sus propias aptitudes de líderes.

Vemos ese compromiso de servicio a la comunidad en los jugadores de un equipo campeón de fútbol como el Real Madrid, cuya fundación organiza actividades deportivas y de adquisición del espíritu de equipo destinadas a niños y adultos en barrios pobres de la capital. Vemos ese compromiso entre los habitantes de Higuera la Serena, un pequeño pueblo que se quedó sin dinero a principios de este año. Ante la perspectiva de tener que cerrar la mayor parte de sus servicios esenciales --desde la limpieza de las calles hasta la guardería--, los residentes del pueblo se reunieron y empezaron a encargarse ellos mismos de todas esas tareas. Cada domingo, un grupo de unos 80 voluntarios se reúne para ayudar y comer después en un almuerzo al que todos contribuyen con algo.

Al mismo tiempo, los empresarios sociales están esforzándose para adaptar su desbordante espíritu de innovación y su preocupación por sus conciudadanos a las necesidades insatisfechas del país. Como Cristóbal Colón, fundador de La Fageda, una granja lechera de Cataluña manejada por quienes son también sus dueños, que son trabajadores discapacitados. O Jerónimo Aguado Martínez, fundador de CIFAES-Universidad Rural Paulo Freire, que ofrece formación y educación informal a habitantes de pueblos rurales, una inversión crucial ahora que los españoles se trasladan a vivir cada vez más a unas ciudades superpobladas. O Antonio García Domínguez, que, con AHIGE, está ayudando a combatir la idea de que la igualdad para las mujeres significa una pérdida de poder para los hombres.

En El Huffington Post también aplaudiremos la rica y variada vida cultural española, desde su arquitectura, su literatura y su cine hasta sus equipos de fútbol, su comida y su música. Y, además de las noticias más importantes, también hablaremos de las más entretenidas, ya sea el percance del rey Juan Carlos cazando elefantes o la prohibición, después revocada, de que los futbolistas utilicen Twitter durante la Eurocopa. Como plataforma, El Huffington Post servirá de punto de partida de conversaciones sobre todas las pasiones, las diversiones y las tradiciones que confieren a España su particular identidad.

Como directora, Montserrat Domínguez aporta décadas de experiencia periodística en diversos medios, en empresas como la Agencia de noticias EFE, Canal +, Antena 3 y Tele 5. Durante los cinco últimos años dirigió y presentó en la Cadena SER "A vivir que son dos días", el programa más oído de la radio en las mañanas de los fines de semana. Escribe una columna política habitual en La Vanguardia y es vicepresidenta de la sección española de la Asociación de Periodistas Europeos.

Montserrat tendrá como estrecho colaborador al redactor jefe Guillermo Rodríguez, antiguo redactor jefe del diario Público, ha trabajado también en Vocento, el mayor grupo de medios regionales de España, y en Baquía.com, un innovador sitio sobre nuevas tecnologías.

Delia Rodriguez será responsable de información. Ha sido redactora en SModa.es, la revista semanal de moda de El País y Condé Nast, y su popular blog en El País es de lectura obligada para los interesados en las tendencias digitales.

Mientras trabajábamos para hacer realidad El Huffington Post, ha sido un auténtico placer conocer a la gente de El País y PRISA, como el director Javier Moreno y el subdirector digital Borja Echevarría. Y Juan Luis Cebrián, el primer director de El País, hoy consejero delegado de PRISA, que se ha convertido en un buen amigo (y que en su artículo de hoy, añade elocuencia y un tono apremiante a la cuestión de una Europa que se encuentras en una "encrucijada histórica").

Y quiero agradecer al increíble equipo editorial y técnico del HuffPost que ha estado trabajando infatigablemente para preparar el lanzamiento: Nicholas Sabloff, Travis Donovan, David Flumenbaum, Elena Haliczer y Philip Moortgat, junto a Jimmy Maymann, que ha liderado nuestra expansión internacional.

Desde hace más de tres décadas, El País está en primera fila en el periodismo español e internacional. En 1976, cuando España salía de la dictadura de Franco, el periódico recién fundado encontró su voz como defensor de la democracia bajo el liderazgo de José Ortega Spottorno, y en años sucesivos se estableció como modelo ético y estilístico. La influencia de PRISA se hace sentir en toda España y fuera de sus fronteras de diversas formas, a través de su Escuela de Periodismo, que ofrece un título de máster en periodismo multimedia, en colaboración con el Instituto Cervantes, que promueve la lengua y la cultura española en todo el mundo, y con programas educativos como El País de los estudiantes, que ayuda a los alumnos de bachillerato a utilizar internet para crear su propio periódico.

Nuestro plantel inicial de blogueros incluye al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que incide en la importancia de la confianza en España; Esteban González Pons, vicesecretario general de Estudios y Programas del PP, sobre cómo los políticos tienden a simplificar temas complejos; el activista del 15-M Pablo Prieto sobre cómo mejorar y reforzar la democracia participativa en España; María Blasco, responsable del Centro Nacional de Investigaciones sobre el Cáncer, que reflexiona sobre la manera de que los hospitales puedan ofrecer tratamientos más a la medida de cada paciente; el artista de hip hop El Meswy sobre cómo la música puede enfrentarse al status quo; el autor Francisco Mora sobre si nuestro cerebro está diseñado para la felicidad; el pediatra Jesús Martínez sobre qué pueden hacer padres y médicos para mejorar la atención de urgencia a los niños; y el periodista deportivo Eduardo Verdú sobre las esperanzas del fútbol español después de ganar el Mundial de 2010.

Nos complace invitar a los lectores en España e hispanohablantes de todo el mundo --así como a quienes se interesan por la gente de España, sus problemas y su rica cultura-- a participar en la conversación. Sus perspectivas, sus voces y su espíritu han hecho posible el lanzamiento de El Huffington Post y serán los elementos que le permitirán florecer en el futuro. Como escribe Montserrat Domínguez en su saludo de hoy, "creemos que el periodismo desempeña un papel fundamental a la hora de explicar las respuestas a tantas incógnitas y explorar los mejores caminos para avanzar hacia una Europa más tranquila y democrática. Y sabemos que esto solo es posible ganándonos la confianza de los lectores cada día con informaciones que sean valientes, objetivas, independientes y variadas".

Así, pues, bienvenidos a El Huffington Post. Por favor, utilicen la sección de comentarios para hacernos saber lo que piensan.