BLOGS

¿Qué es un hombre de verdad?

04/12/2015 07:13 CET | Actualizado 03/12/2016 11:12 CET
ASSOCIATED PRESS
India's director-actor Farhan Akhtar waves on the red carpet of the Zee Cine Awards 2012 in Macau Saturday, Jan. 21, 2012. (AP Photo/Kin Cheung)

El HuffPost Reino Unido ha coordinado una serie de publicaciones sobre la masculinidad en el siglo XXI y las presiones a las que se enfrentan los hombres en lo relativo a su identidad. Building Modern Men [Construyendo hombres modernos] presenta diversas perspectivas de la vida de los hombres: desde la educación de niños hasta la importancia de los mentores, pasando por la violencia contra los hombres, la imagen corporal, la identidad LGBT, los deportes, la amistad y las enfermedades mentales.

Unos bíceps de 45 centímetros de diámetro. Un bigote que denota virilidad. Mirar lascivamente a las mujeres en la calle para valorarlas. Acosar y perseguir a una mujer hasta que se enamore o pegar a tu mujer o pareja. Ninguna de estas cosas define a un mard, que significa 'hombre' en hindi.

Respetar. Apoyar sus decisiones. Defender el derecho de las mujeres a vivir sin violencia y sin miedo. Denunciar cuando se viole este derecho e interrumpir el círculo vicioso de discriminación hacia la mujer. Estas cosas sí que definen a un mard, a un hombre de verdad.

Los últimos estudios indican que, a escala global, una de cada tres mujeres es víctima de violencia física, emocional o sexual. Los responsables suelen conocer a las víctimas -familiares o vecinos- y son los encargados de velar por la seguridad de mujeres y niñas.

Hace casi cuatro años, una abogada de renombre que trabajaba en mi productora fue asesinada por el vigilante del edificio en el que vivía. Intentó violarla y ella trató de defenderse. Este crimen puso de manifiesto ciertas cuestiones importantes: ¿Dónde se puede sentir segura una mujer? ¿Por qué las mujeres siempre se tienen que preocupar de dónde van, de cómo van vestidas o de su estilo de vida? ¿Cuándo llegará el momento en el que podamos dejar de preguntarnos estas cosas?

Me di cuenta de que, por muchas leyes y controles que existan, nada cambiará si no transformamos nuestra forma de pensar.

Creo firmemente que los hombres tienen un papel vital en la tarea de cambiar la mentalidad y la actitud ante mujeres y niñas. Para conseguir una cultura que respete a las mujeres se necesita redefinir el concepto de masculinidad. Se trata de demostrar a jóvenes, hombres y mujeres que hay muchos principios equivocados. Se trata de asegurarse de que olviden los estereotipos y prejuicios que han aprendido.

Podemos conseguirlo. Podemos empezar por reconocer las enormes diferencias que existen a la hora de educar hijos o hijas. Podemos inculcarles un sistema de valores que defienda que las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres, no por sus papeles de hijas, hermanas, mujeres o madres, sino por el simple hecho de que son seres humanos.

Podemos actuar. La horrible violación en grupo que tuvo lugar en Nueva Delhi (India) en diciembre de 2012 hizo que millones de hombres y mujeres se manifestaran. Exigieron que se implementaran inmediatamente unas leyes más estrictas. El proceso judicial aseguró que los culpables se enfrentaran a la justicia. Las manifestaciones también demostraron el poder de la movilización ciudadana y los resultados que puede obtener.

Por eso fundé MARD, Men Against Rape and Discrimination [Hombres en Contra de la Violación y la Discriminación], que también significa 'hombre' en hindi. Enseñamos a los jóvenes que cualquier esfuerzo puede cambiar la situación. Damos charlas en centros educativos y enseñamos a través de música, juegos de rol, defensa y diálogo. MARD llega a miles de jóvenes gracias a las redes sociales. La acogida ha sido enorme y seguimos creciendo.

MARD está estrechamente vinculada con el trabajo que realiza ONU Mujeres y su campaña HeForShe. Como Embajador regional de ONU Mujeres para Asia meridional, considero un privilegio el poder proporcionar mi voz y mi música para ayudar a conseguir la igualdad de género y para pedir a hombres y niños que contribuyan con esta causa. Lo que pido es simple: si alguien dedica un comentario despectivo a una mujer, defiéndela, ya sea en casa, en el colegio o en el trabajo. Actúa cuando veas que una mujer está sufriendo acoso en la calle. Educa a los demás -amigos, familia, colegas- y pídeles que también eduquen. Muchas veces lo único que se necesita es que alguien les guíe para poder cambiar las cosas. Tú puedes ser quien les guíe.

Juntos podemos conseguir un cambio: transformar la forma en la que mujeres, niñas, hombres y niños se ven a sí mismos y entre sí. Haremos historia si logramos que la desigualdad de género y la violencia contra las mujeres sea algo del pasado.

Para seguir leyendo artículos sobre hombres (en inglés), haz clic aquí, y para más información sobre nuestra colaboración con el festival Being A Man del centro cultural londinense Southbank Centre, haz clic aquí.

Este post fue publicado originalmente en la edición británica de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Irene de Andrés Armenteros

Ve a nuestra portada Facebook TwitterInstagramPinterest