Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Instituto de Ingeniería del Conocimiento Headshot

Los científicos de datos, una profesión de futuro

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Escrito por David Aguado

Twitter sabe qué pensamos y sentimos; LinkedIn recoge nuestras habilidades como empleados potenciales; Amazon monitoriza nuestras preferencias de compra; Google, nuestros hábitos de navegación; Facebook, todo eso y más: nuestras relaciones sociales; las operadoras de telefonía saben con quién hablamos... hasta de la actividad diaria más habitual -hacer la compra- se recogen una gran variedad de datos que luego son analizados y puestos al servicio del negocio. Para nuestra desgracia, pueden deducir hasta nuestra edad, con poco margen de error, a partir de un algoritmo de reconocimiento facial que calcula eficientemente un conjunto de parámetros. De hecho, esta edad facial es un mejor indicador del estado de salud de las personas que los análisis de sangre.

2015-04-20-1429533978-8996558-Cientficosdedatos.jpg

Foto: unplash.com

En EEUU, un padre preocupado por la educación de su hija entró un día en un supermercado de la cadena Target para poner una reclamación porque, al pagar en la caja, le habían dado a su hija cupones para ropa de bebé y mobiliario infantil. Teniendo en cuenta que aquella chica estaba aún en el instituto, al padre no le pareció nada adecuada la oferta. Al cabo de poco tiempo, volvió para pedir disculpas: la chica estaba embarazada. Los científicos de datos de la cadena de supermercados habían analizado los datos de ventas, tarjetas cliente y programas de fidelidad con el objetivo de, entre otras cosas, ver si descubrían el embarazo de sus clientas por patrones de compra. Llegaron incluso a estimar la fecha del parto de las clientas con muy poco margen de error.

¿Qué tienen en común todas estas cuestiones?

Sin duda, el hecho de que pertenecen a un campo de actividad que está hoy en día en boca de todos: el Big Data, que emplea, para cuestiones de lo más variado, el mismo tipo de técnicas, la misma mirada sobre los negocios para hacerse buenas preguntas, y un conjunto de especialistas en análisis avanzado de datos, los «científicos de datos». Una nueva profesión que ha generado una previsión extraordinaria de crecimiento del mercado. De hecho, el informe Gartner pronostica para 2015 un crecimiento del mercado de Big Data y Analytics de 3,7 billones de dólares en productos y servicios, que se verá acompañado de 4,4 millones de nuevos puestos de trabajo. En palabras de Thomas H. Davenport, la profesión más sugerente del siglo XXI.

¿Hablamos de supercientíficos de datos?

La formación de estos analistas de datos contempla una cierta mezcla de matemáticas e informática: combina un fuerte dominio de técnicas matemáticas y estadísticas avanzadas con una gran capacidad de generar algoritmos informáticos que implementen tanto formulaciones matemáticas como otras técnicas de acceso y uso de grandes volúmenes de información.

Pero estos conocimientos técnicos no parecen ser suficientes. Al analista del futuro se le exigen, además, tanto competencias empresariales para comprender las claves de los negocios para los que opera, como competencias transversales como la comunicación para poder explicar a los stakeholders organizativos las bondades de su trabajo (cómo leer los resultados) y, en definitiva, poder acercar al usuario aproximaciones técnicamente complejas y no accesibles de forma intuitiva para el gran público. Porque, con frecuencia, hallamos profesionales con un gran dominio técnico en cuanto al análisis de datos, pero que pueden adolecer de las habilidades interpersonales necesarias para entender cuáles son las preguntas relevantes de un negocio, para saber cómo comunicarse o trabajar en equipo, aptitudes necesarias para llevar adelante con efectividad cualquier proyecto de Big Data.

¿Puedo ser yo uno de ellos?

Las instituciones educativas han comenzado ya a ofrecer formación específica en este campo, y en España es posible encontrar ya diversos programas máster en Big Data (tanto en universidades públicas como privadas), así como cursos de especialización de duración más corta e, incluso, programas formativos online. Para acceder a ellos, se suele requerir formación previa en ingeniería, matemática, informática o física; en definitiva, en aquellas disciplinas científicas en las que, de alguna forma, el aspirante haya aprendido las nociones básicas de la programación informática.

Aun así, no te desanimes si no te encuentras en la primera línea de salida, la motivación es, en este caso, fundamental: tanto la especificidad de las técnicas como la existencia de paquetes y programas predefinidos juegan a tu favor y, con un esfuerzo adicional y algo de ayuda, puedes adquirir las competencias que son el objetivo de estos cursos.

Así que, si estás pensando en una profesión de futuro, Científico de Datos puede ser tu opción. Utiliza los algoritmos inteligentes de las búsquedas de Google, y encuentra un programa formativo adaptado a tus posibilidades.

Además, no olvides desarrollar (o mejorar si ya las tienes) las habilidades de comunicación y trabajo en equipo que te serán imprescindibles para desenvolverte con éxito en un entorno laboral complejo y cada vez más multidisciplinar.