BLOGS

"Saquear a nuestro país": ¿cuánto cuesta un lapsus en las redes sociales?

12/05/2015 07:11 CEST | Actualizado 12/05/2016 11:12 CEST

Post escrito por Carmen Torrijos

El pasado 22 de abril, Lynguo, nuestra herramienta de análisis automático de redes sociales, nos saludó por la mañana con un pico inusual de menciones referidas a María Dolores de Cospedal, que empezaba tímidamente sobre las siete y que a media mañana ya superaba las 25.000 apariciones. Al final del día, el pico era de 46.936: casi diez veces su volumen habitual.

2015-05-11-1431350152-839610-presenciacospedalFINALImagen1.png

Cuando esto sucede, la forma más rápida de saber lo que está ocurriendo es acudir a las palabras más representativas en forma de nube de ideas, donde nos encontramos: saquear (29.154 apariciones), lapsus (16.515), saqueo (1.424), sinceridad (1.725), sincero (1.094) y otras como error, subconsciente, traicionero o traicionar. "Hemos trabajado mucho para saquear a nuestro país" es el lapsus que las redes sociales no perdonaron a María Dolores de Cospedal.

2015-05-11-1431352098-2069326-nubecospedal.png

Desde las 9 de la mañana, los usuarios de Twitter utilizaban la ironía y el humor para difundir el lapsus, con tuits cada vez más creativos:

@XSalaimartin: Cospedal: Hemos hecho mucho para saquear a nuestro país. Ahí le has dado! No te voy a decir que no!

@AlbertoSotillos: Pues si el objetivo era saquear el país como dice Cospedal, hay que reconocer que sí han cumplido el programa electoral al 100%

@TaboadaLucia: -Pues saqueao buena tarde, Cospedal. -Basta ya con la bromita.

@cristina_pardo: Lapsus de Cospedal: Hemos trabajado mucho para saquear a nuestro país. Oye, Virgen del Rocío, el trabajo que tenías que crear no era ese.

@gerardotc: Es un lapsus. Cuando Cospedal ha dicho saquear, quería decir dejarse la piel de forma desinteresada por España.

Sin embargo, Cospedal no fue la única. Pocos días antes, el 15 de abril, también Pedro Sánchez experimentaba un pico de presencia superior al habitual que pasaba de las 30.000 apariciones en redes sociales.

2015-05-11-1431350239-8992579-presenciapedroFINALImag3.png

El secretario general del PSOE había votado por error a favor de la reforma de la ley del aborto planteada por el PP, y en este caso la nube de ideas hablaba de votar (9.428 apariciones), error (4.213) o aborto (967), pero también en otro tono de dedo, botones, botón azul, botón rojo, liarla parda.

2015-05-11-1431354466-1630189-nubepedro.png

La creatividad a la que Twitter nos tiene acostumbrados nunca nos falla:

@cometelasopa: -Pedro, por favor, dale al botón ese grande que pone Evitar Desastre Nuclear. -Voy. Pedro Sánchez, Chernobil, 26 de abril de 1986.

@norcoreano: A lo mejor Pedro Sánchez llamó a Sálvame porque confundió el nombre con Salvados.

@PokemonDice: Pedro Sánchez también eligió a Bulbasaur por accidente.

@RubenSanchezTW: En el PSOE se están pensando abortar a Pedro Sánchez.

¿Qué impacto tienen los lapsus en las redes sociales?

Podemos hacernos varias preguntas, poniéndonos serios: ¿cómo de caros se pagan los patinazos? ¿Qué impacto tienen en la opinión de los usuarios de redes sociales y en la imagen del político? ¿Cuánto dura la resaca de una metedura de pata? En la siguiente imagen podemos ver el porcentaje de opinión negativa, en rojo, para Pedro Sánchez el 15 de abril y para Mª Dolores de Cospedal el 22 de abril, ambos por encima del 70%.

2015-05-11-1431351880-8689788-barrasopinion.png

De modo que, en términos absolutos de opinión, tener un lapsus sale muy caro. Pero, ¿cuánto hay que esperar para que se olvide en las redes? Lo que observamos a continuación es la evolución de la opinión sobre Mª Dolores de Cospedal en el tiempo, desde unos días antes hasta unos días después de sus declaraciones.

2015-05-11-1431354090-1551567-evolucioncospedal.png

Del mismo modo, podemos ver la evolución temporal de la opinión sobre Pedro Sánchez, desde dos días antes de su voto por error hasta seis días después.

2015-05-11-1431354138-3796281-evolucionpedro.png

En el caso de Cospedal, vemos una caída más pronunciada y una escarpada escalada de su reputación hasta alcanzar de nuevo los niveles normales. En el caso de Pedro Sánchez, en cambio, la caída es más suave y la remontada menos abrupta. Sin embargo, en términos de tiempo, Cospedal vuelve a cruzar la línea del 0 hacia arriba en apenas dos días y medio, mientras que Pedro Sánchez tarda casi el triple, seis días, en conseguir que su reputación en las redes sociales vuelva a la normalidad.

En 2015, año electoral, no queda un solo político de primera línea que no tenga un perfil en redes sociales, más o menos activo o más o menos personal. No obstante, no todo está bajo nuestro control, como los tuits que ponemos o las fotos que publicamos, sino que somos también protagonistas involuntarios cuando lo que decimos en los medios tiene una repercusión descontrolada en las redes. Una crisis que supera las 30.000 o 40.000 menciones solo es posible observarla y abarcarla con herramientas automáticas de medición, y solo es posible contrarrestarla con una estrategia de medios sociales. Y al fin y al cabo, "saquear a nuestro país" le puede pasar a cualquiera.